Cómo evitar que tu perro robe comida

Muchos perros son grandes aficionados a hurtar alimentos, aprovechando el menor descuido de sus dueños. ¿Qué hacer para evitarlo?

Hay animales que siempre están hambrientos y dispuestos a comer a toda hora. Los animales muy ansiosos, demostrarán una conducta inadecuada con respecto a la comida y lo que no hay que hacer es exponerlos a que este comportamiento se agrave aún más.

Entre los consejos más acertados, podemos mencionar:

1.- Mantener el área de la cocina debidamente cerrada para que el perro no pueda acercarse al sitio donde se preparan los alimentos. De este modo, el can no tendrá posibilidad de robar ningún trozo de comida.

2.- Evitar ofrecerle al perro restos de comida humana ya que basta solamente una vez para que el animal se acostumbre y pida una y otra vez más alimentos que no le corresponden y en horarios que no son los adecuados.

3.- A la hora de la comida, si el perro convive con la familia dentro del hogar, el comportamiento más apropiado es alejar al animal del área donde se comerá y por más que se tenga la costumbre de ofrecerle comida, lo mejor es mantener una actitud madura y responsable.

4.- Respetar una rutina en relación a los horarios que el perro tiene estipulados para comer. Cuanto más se considere este aspecto, menos ansiedad manifestará el animal y sabrá que solamente en determinados horarios podrá disponer de alimento.

5.- Decir “no” en forma clara y autoritaria cuando el perro está hurtando comida. Con paciencia y perseverancia se puede corregir esta conducta.

Es importante que todos los integrantes del hogar mantengan una misma postura en cuanto al tema para que el perro no reciba órdenes distintas que lo confundan y que no colaboren para lograr el objetivo deseado.

6.- A medida que la mascota va comprendiendo que robar comida o comer a deshoras son comportamientos negativos, se lo puede premiar con una caricia o un paseo.

También es fundamental que el perro se sienta motivado ya que hacer las cosas bien también tiene sus recompensas que no siempre están relacionadas con la comida.

7.- Muchas familias están acostumbradas a darle las sobras a la mascota. No solamente el perro debe modificar una conducta sino también la familia que vive con él.

Para no tirar los restos de comida, se pueden valorar otras opciones como conservarla para el día después y elaborar diferentes platos con ellos.

Educar a la mascota es imprescindible no solamente para que entienda cuáles son las reglas del hogar, sino para protegerlo contra la obesidad y muchas enfermedades que se originan por el consumo de alimentos que dañan severamente a los animales.

¿Quieres conocer a tu perro? Inscríbete ahora en nuestro curso gratis, haciendo clic aquí.