Cómo evitar los contratos tramposos y los convenios fraudulentos

Posiblemente, usted crea que es lo suficientemente listo como para no caer en uno de los tantos fraudes y engaños que a diario se realizan. Aunque sea un comerciante con experiencia y un avezado negociador, mejor lea esta nota primero.

Mientras lee esta nota, millones de personas a lo largo de todo el mundo, que al igual que usted se consideraban inmunes, son estafadas y engañadas por verdaderos “artistas” del fraude, perdiendo así sus casa, autos, electrodomésticos, ropa, joyas, negocios, y todo tipo de propiedad que usted puede imaginar.

 Sucede que los artistas del robo y del fraude pueden ser verdaderamente muy hábiles, y, aunque no los veamos, pululan por todas partes y se pueden encontrar en restaurantes, hospitales, tiendas de muebles, ómnibus, taxis, e incluso en el taller mecánico al que llevamos a nuestro auto para arreglar. Pero lamentablemente, en determinado momento sí se hacen ver, y es allí cuando nos reprochamos no haber tomado los recaudos necesarios. Por eso, es fundamental que sepa como prevenirse de esta indeseable gente.

 A continuación, le mostramos dos de las estrategias de estafas más usadas por los artistas del engaño, y que podría hacer usted para defenderse de las mismas:

  1. Contratos adicionales u omisiones

Esto tiene que ver con cláusulas, enmiendas, y otro tipo de palabrería que parece aparecer misteriosamente (generalmente en letra chica) en los contratos, las garantías, y los acuerdos, sin su consentimiento o cualquier otra advertencia. Esto sucede generalmente cuando es el la “otra parte” la única encargada de preparar el contrato.

 Para prevenirse de esto, es necesario verificar los siguientes puntos, antes de efectuar la operación:

 a. El precio del producto

Siempre asegúrese de chequear que el precio que acordó pagar sea el mismo que el precio que se lee en “los papeles”. Verifique siempre sus órdenes de compra, facturas y contratos muy de cerca antes de firmarlos, ya que los estafadores y vendedores poco éticos podrían, por ejemplo, ponerle en su cuenta de tarjeta de crédito una cifra diferente a la acordada (ej. 320 dólares en lugar de 320 unidades de su moneda local).

 b. Acuerdos exclusivos

Si se dedica a fabricar o vender al por mayor un determinado producto, podrían caerle vendedores fraudulentos que tratarán de incitarlo a firmar un acuerdo que les permita a ellos vender exclusivamente su producto o servicio. Esto significa que ellos son los únicos vendedores autorizados que pueden vender el producto o servicio en su beneficio, de manera que al firmar estos contratos exclusivos, usted puede perder todos los derechos sobre su propio producto. ¡Tenga mucho cuidado con estos tipos de acuerdos!

 c. Tasas de descuento

Asegúrese de que el contrato explicite claramente la tasa de descuento que usted negoció previamente. Muchas veces podrá negociar ciertos descuentos basados en la cantidad comprada. Por ejemplo, usted podría comprar 100 unidades a $ 50 cada una, pero si compra 150 unidades, el precio podría bajar a $ 45. A veces, esto será expresado en términos de porcentajes como descuentos de 50 o 75 por ciento. Pero muchos artistas del fraude redactarán el contrato con una tasa de descuento menor, esperando que, gracias a la confusión de los porcentajes, usted no se de cuenta del cambio con respecto a lo acordado.

 Existen dos tipos de descuentos que usted podría negociar:

 c.1 Los descuentos acumulativos

Tener un descuento acumulativo significa que la cantidad para cada orden se sumará durante un período de tiempo especificado. El descuento se basará en las adquisiciones totales durante ese período. La duración típica de estos tipos de descuentos, son de un año. Esto significa que si usted coloca tres órdenes durante un año, una de 50 unidades, otra de 75 unidades, y una última de 200 unidades, el descuento final que obtendrá será ajustado tomando en cuenta la cantidad total, por lo que su descuente se basaría en la suma total de las 325 unidades colocadas.

 c.2 Los descuentos por ordenes

Tener un descuento por ordenes, significa que sólo obtendrá un descuento basado en la cantidad que compra por vez (todas las compras previas no se suman a la actual, que es el único parámetro para efectuar el descuento).

d. Los términos de pago

Asegúrese de que su acuerdo incluya las pautas del pago. Los “términos de pago” se refieren a cuántos días tendrá la “otra parte” para pagar los productos y servicios que usted le haya entregado. Por otro lado, se refiere también a la cantidad de tiempo que usted tendrá para pagar a sus proveedores por sus productos y servicios.

Cerciórese de que el potencial cliente fraudulento no trate de modificar a sus espaldas los plazos a, por ejemplo, 90 o 120 días más allá de la fecha estipulada en el acuerdo. A diario, muchos negocios quiebran debido a su insuficiente flujo de fondos, es decir baja liquidez.

 Al mismo tiempo, debe solicitar que en el término máximo de 60 o 90 días le sea efectuado el pago. ¿Por qué? En muchos casos, usted tendrá que afrontar los pagos a sus proveedores en esos plazos, por lo que se podría dar la situación de que tenga que poner dinero de su propio bolsillo. En efecto, se sorprenderá de cuántas compañías le requerirán efectuar los pagos entre 60 90 días. Además, en los países donde hay inflación, el costo podría “licuarse”.

 e. Cláusulas de indemnidad

Estas cláusulas le garantizan que si alguna de las partes está en falta, o hace algo ilegal, ella será la única responsable de todo el daño. Muchos estafadores firman, con clientes cautivos, acuerdos ilegales de productos y servicios, y por supuesto no gozan de ningún derecho en los mismos. Por lo tanto, si llega a haber algún pleito, usted podría quedar involucrado. Pero con una cláusula de indemnidad, usted está protegido. Trate siempre de concordar con la “otra parte” esta cláusula de indemnidad. Si esta “otra parte” desecha agregar una cláusula de indemnidad o la omite en el contrato, usted ya puede saber con quien está tratando, por lo que debe tomar otra dirección.

2. Garantías

 Las garantías (escritas o implícitas) son promesas formales o reaseguros de que un producto o servicio reunirá los beneficios prometidos o anunciados. Una garantía, generalmente contendrá un reembolso, canje, devolución, o reparación gratuita del producto. Los artistas del fraude harán todo lo posible para omitir las garantías en los contratos.

 Existen dos tipos de garantías que usted debe conocer y entender:

 a. Garantías escritas

Esto es un documento formal escrito que viene de parte del fabricante o del distribuidor. Las garantías escritas expresan generalmente algún tipo de la promesa (¡100 por ciento satisfacción garantizada!), y el procedimiento de devolución (¡si usted no es satisfecho, nosotros le devolveremos su dinero!). Los estafadores, raramente incluirán en sus productos una garantía escrita. Y si no lo hacen, tampoco se harán responsables de las posibles roturas, defectos, o falta de prestaciones anunciadas.  

b. Garantías implícitas

Las garantías implícitas son garantías verbales o tácitas. Si un vendedor afirma que usted puede devolver la mercadería si esta no le satisface, ello se considera una garantía verbal implícita. Si bien es cierto que usted podrá llevar estos casos a pleito, debe saber que el proceso será más dificultoso de resolver, ya que usted no contará con documentos que avalen su postura. Por eso, muchos profesionales del fraude tratarán de hablarle de los beneficios, antes que ponerlos en un papel. 

Si se niegan a dejar la garantía por escrito, podrá sospechar legítimamente que no está haciendo negocios con la persona indicada. Generalmente, si alguien no quiere publicarle una garantía escrita, será por el hecho de que esa persona está vendiendo un producto o servicio que es inferior al anunciado, o no suplirá sus expectativas.

 Ahora que ya sabe la diferencia entre las garantías escritas e implícitas, deberá conocer un subconjunto de las mismas. Estas son las garantías condicionales e incondicionales. Para protegerse de estafadores, tiene que conocer y entender cada una de estas garantías:

 a. Garantía incondicional

Una garantía incondicional es una garantía escrita o implícita que expresa que puede devolver la mercadería y recibir un reembolso por cualquier razón que usted considere. Las garantías incondicionales varían dependiendo del producto y la compra, pero, en la mayoría de los casos, se puede recibir un reembolso por cualquier razón.  

b. Garantía condicional

Una garantía condicional es una garantía escrita o implícita que requiere reunir algún tipo de obligación antes de devolver la mercadería u obtener un reembolso. Algunos de las condiciones que incluyen, son la presentación de los números de autorización de devolución que debe encontrar entre las facturas (muchos de los comerciantes esperan que usted sea demasiado perezoso), desperfectos del producto, disposición de stock por parte del comercio, y cambios de precios. Muchos artistas del fraude tratarán de poner en este tipo de contrato todo tipo de cláusulas ridículas, esperando que le sea realmente costoso reunir todos los requisitos que ellos demandan para devolverle el dinero o cambiarle el producto.

 Además…

 a. Órdenes de compra

Asegúrese de que todas las partes de la orden de compra estén llenadas correctamente, y escriba una cruz en cualquier área en blanco. Nunca permita que la “otra parte” tenga la oportunidad de escribir información en esos lugares, la cual seguramente será totalmente en su propio beneficio.

 b. Cláusulas de propiedad

Averigüe bien y cerciórese de que la “otra parte” tenga el derecho legal de venderle sus bienes y servicios. Podría sorprenderse al saber cuántos vendedores fraudulentos distribuyen producto de compañías confiable, pero de forma ilegal, lo cual podría tener que ver con que es mercadería robada o defectuosa, no apta para la venta. Asegúrese siempre de que el vendedor acuerde (por escrito) una cláusula en el contrato que exprese claramente que el mismo tiene todos los derechos para distribuir y vender la mercadería que le está ofreciendo.

 c. Pago inicial

Averigüe bien y asegúrese de que el pago inicial que se suscribe en el contrato o acuerdo, sea descontado de la cantidad total. Muchos estafadores le podrán hacer pagar dos veces la misma cosa, si es que no está claro a cuenta de que usted realizó su pago.

 d. La duración del contrato y la fecha de vencimiento

Asegúrese siempre que tanto usted como la “otra parte” convengan en fijar un plazo claro sobre la duración del contrato o garantía. Poniendo la duración, puede diseñar una estrategia determinada por si tiene cualquier problema (ej. en el caso de un auto, deberá testearlo en ruta antes de que expire su garantía). La mayoría de los contratos duran entre uno y dos años. Los bienes y servicios que generalmente se consideran de alto valor, requieren de una duración más larga del contrato.

 Atención, asegúrese de que sus contratos siempre tengan una fecha de vencimiento. No es suficiente saber la duración. Usted necesita saber la fecha exacta de vencimiento, para poder saber en que fechas deberá concurrir a renegociar los términos para el futuro. (Esto es especialmente importante en los contratos laborales).

 e. Manejo de mercadería dañada o defectuosa

Asegúrese de que la “otra parte” convenga los términos de qué se considera mercadería mal manejada y mercadería defectuosa. Encontrará que muchísimos estafadores le dirán, frente a la rotura de los productos (o las grietas, partes aplastadas, o roturas que ya contengan), que ellos no se hacen responsables por que la mercadería estuvo mal manejada. Asegúrese que estos términos estén por escrito.

 f. Mercadería defectuosa

 Necesita cerciorarse de que el fabricante avale la calidad del producto por escrito. También debe exigir (por escrito) pruebas de que ellos tienen asegurado el producto por una determinada cantidad de tiempo. No firme ningún contrato que no tenga este tipo de seguros. Esta exigencia es una pequeña inversión que podría salvar a su negocio del desastre.

 Antes de firmar el contrato

 Tome siempre notas detalladas durante cada negociación, con respecto a cualquier término acordado. Antes de que termine la negociación, asegúrese de leerle en voz alta los términos acordados y consultarle si tiene alguna pregunta. Entonces, cuando el contrato se vaya a firmar, podrá tomarse su tiempo para cerciorarse que todo lo acordado previamente está en el documento, y asegurarse de que no exista alguna adición u omisión no autorizada.

 Si encuentra que un potencial artista del fraude ha agregado información falaz o ha omitido plazos u otras condiciones, podrá hacerle notar su atención y pedirle que clarifiquen la divergencia. Cuando le conteste, verifique su fisonomía, el tono de su voz, y los signos de nerviosismo que exhibe su cuerpo. Si parece nervioso o incómodo, probablemente el error será deliberado, y no una falla honesta, por lo que deberá abortar la operación.