Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Cómo evitar el resfriado en los niños

Una guía de cuidados preventivos para evitar la aparición del resfriado en los niños 


Los cambios climáticos y la facilidad de contagio son factores que no se pueden controlar. Sin embargo se pueden tomar prevenciones en  caso de que ocurran estos imprevistos.

Recomendaciones para prevenir los resfríos infantiles

· Es conveniente que exista una rutina en cuanto a la higiene se refiera. Lavarse las manos antes, después de comer y luego de ir al baño. También es fundamental hacerlo antes de preparar alimentos y tras soñarse la nariz.

· La asistencia de los bebés o niños pequeños a las guarderías  a veces es inevitable, pero debido al contagio de enfermedades hay que tener en cuenta el acudir a escuelas en las cuales haya pocos niños, así el riesgo de contagiarse se reduce.

· Los desinfectantes son de gran ayuda ya que colaboran en la eliminación de los gérmenes. Hay lociones y jabones especiales.

· Evitar compartir toallas, y cualquier utensilio de cocina

· Alimentarse adecuadamente. Los niños que comen bien y todo tipo de comidas tienen el sistema inmunológico más fuerte y protegido. Se enferman menos porque se contagian menos. El yogurt es una bebida muy recomendada ya que contiene bacterias buenas que ayudan a prevenir el resfriado.

· Es importante no darle un antibiótico al niño sin que se lo recete especialmente un médico ya que su uso sin criterio hace que el cuerpo se acostumbre y haga resistencia.

· Es fundamental que los niños estén al tanto de las medidas de higiene como por ejemplo taparse la boca al toser cuando están en el colegio y lavarse bien las manos para que los gérmenes no se propaguen.

· Mantener al niño adecuadamente hidratado y como modo preventivo ya que uno de los trastornos más frecuentes son los resfriados que se complican con la acumulación de mucosidad en los pulmones. Beber abundante agua ayuda a que no se peguen en los pulmones y compliquen el cuadro.

· La ventilación también es importante y hay que renovar el aire todos los días para mantener a las bacterias lejos. Cambiar las sábanas de modo frecuente y también limpiar la habitación sobre todo durante los meses que más frío hace.

· El agua de sal y las nebulizaciones ayudan a eliminar la tos y los resfriados. Es una muy buena alternativa ante los primeros síntomas o también a modo preventivo poder realizar una nebulización cada noche para que el niño duerma tranquilo y evite que si se está incubando un resfriado, éste se vaya rápidamente o no prospere.

¿Quieres que tu bebé descanse plácidamente toda la noche, sin interrupciones? El libro "Cómo dormir bebés", de Claudia Cervantes, te enseña 5 simples pasos que borrarán definitivamente el cansancio de tu rostro…


Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
EnPlenitud ©Copyright 2000-2018