Cómo evitar el estrés en los perros

En muchas ocasiones, el mal comportamiento de los perros se debe a situaciones de estrés generadas por sus dueños. La clave reside en prestar atención al lenguaje corporal y al tono de voz que se utiliza cuando se entabla relación con las mascotas...

Los animales, al igual que las personas, necesitan encontrar las herramientas para poder lidiar con las situaciones de ansiedad.

Es muy importante que la mascota pueda descargar la energía acumulada para impedir la aparición de conductas disfuncionales. Dedicar unas semanas a modificar un comportamiento nocivo beneficiará tanto al animal como a su dueño.

Como primer paso, hay que analizar los gestos y la manera que se tiene de dirigirse a la mascota ya que los animales reaccionan de determinado modo según sea el estado emocional de la persona.

Si al animal se lo trata con respeto y sin gritos, difícilmente responda con una agresión.

Los movimientos bruscos y rápidos pueden tensionar al animal. Lo ideal es hacer pocos movimientos cuando estamos cerca de ellos para que no se asusten ni se tensionen.

Es muy importante poder pasar tiempo con los animales para que puedan desahogar todo el nerviosismo que acumulan. Entre las mejores alternativas, los largos paseos, brindarles espacio para que puedan correr sin restricciones y jugar diariamente con ellos son las mejores opciones.

Las recompensas son fundamentales. A medida que el animal va adquiriendo una buena conducta es conveniente premiarlo con algo que le guste para que sepa que el camino a seguir es el de las buenas maneras.

Si la mascota se comporta adecuadamente en una situación de estrés, hay que brindarle una recompensa ya que la próxima vez que se vuelva a generar una situación de ansiedad, el animal recordará el proceder.

Los masajes son otro de los procedimientos que se pueden llevar a cabo. Los animales disfrutan mucho de este momento íntimo de armonía y otorga muy buenos resultados ya que relaja a la mascota y le ayuda a dormir y comportarse mucho mejor.

Todos los integrantes de la familia deben poder proporcionar a los animales un momento de calma. Antes de jugar intensamente con ellos, es conveniente que cada miembro del hogar pueda acariciar a la mascota durante varios minutos.

Hay muchos animales que no se dejan manipular, pero hay que hacer lo posible para que de a poco se vayan adaptando a vivir en un ambiente apropiado.

Intentar reducir las situaciones que generan estrés. Hay factores externos que no se pueden evitar. Si el animal se queja mucho y hace ruidos molestos, hay que acercarse a ellos de modo pacífico sin alterarse y tranquilizarlo con caricias y palabras suaves.

De modo contrario se estará consiguiendo un efecto contrario al deseado. En el caso de los perros, los huesos son una herramienta que los puede ayudar a calmar la ansiedad y la angustia.

La Dra. Teresita Caballero, médica veterinaria, tiene la solución para los problemas de comportamiento de tu perro, en su "Guía de adiestramiento canino paso a paso", que encontrarás haciende clic aqui