¿Cómo escoger una residencia geriátrica?

No es fácil escoger una residencia para un ser querido, pero muchas veces es lo mejor opción…
Cuando estas eligiendo una residencia, y te encuentras en una de ellas, tienes que dejarte llevar por instinto. Se trata de cómo el personal trata a las personas, se trata de los aromas. Serán olores pasajeros, pero no debe haber olores desagradables en una residencia.

Tienes que recorrer y visualizar cuan estimulante es el ambiente, están las paredes decoradas con elementos visuales, táctiles, que van a mantenerte al menos intrigado?

Observa también las interacciones del personal; ¿usan nombres propios?, ¿cómo se dirigen a los residentes? Averigua si hay actividades, mira los folletos y demás.

La residencia debe pedirte información y tú debes proporcionarle lo más que puedas. Cuanta más información se tenga, mejor podrá diseñarse la asistencia. Una vez que la persona llega a la residencia, el personal sabrá como tratarlo, que esperar, como guiarlo, para que se sienta en casa.

Es natural tener el sentimiento de culpa al dejar a un ser querido, es horrible pero no es normal. Es por eso que debes escoger la residencia adecuada, para saber que lo estas dejando en buenas manos y que esa culpa, sea menor y tenga sus fundamentos.