Home > Salud y Bienestar > Nutrición

Dietas

¿Cómo escapar a los atracones de comida?

¿Sientes que no puedes escapar de esos atracones inevitables? Te enseñamos técnicas para evitar que esa inspección de rutina al refrigerador antes de ir a la cama se transforme en una segunda cena

Ya no más atracones de comida 

La mayoría de nosotros somos personas “normales”. No todos llevamos adelante dietas perfectas y muchos tenemos reiterados atracones de comida. Pero, ¿si estamos al tanto de estas falencias, por qué no intentamos mejorar? Conocer un poco sobre nuestra salud y la nutrición alimentaria puede ayudar a tomar decisiones adecuadas. 

Muchas personas son víctimas de atracones por antojos de comida. Distintos estudios señalan que es común que estos atracones ocurran en ciertos momentos, a menudo cerca de la hora de ir a la cama. Tu guardia puede estar baja, puedes haber tenido un día particularmente difícil, y la forma en que decides darte un gusto podría no ser la más feliz. La fatiga y el estrés, con frecuencia, se combinan y asumen un papel protagónico. 

Cuando los antojos de comida no son forzados, lo que comienza como un simple bocadillo antes de ir a la cama, se transforma rápidamente en un irrefrenable frenesí alimentario. En muchas ocasiones, ni siquiera nos damos cuenta de lo que está ocurriendo.  

A veces, nos dirigimos a la cocina y a todos aquellos lugares donde se esconde la comida, borrando nuestras propias huellas a medida que avanzamos en el camino.      

La mayoría de estos excesos poco tienen que ver con la satisfacción de una necesidad nutricional. De hecho, parecen estar más relacionados al aspecto emocional y la gula. Exactamente, no se conoce los motivos por los que nos permitimos estos desbarajustes, sin embargo el conocimiento sobre el tema cada vez es mayor. Estos son algunos pensamientos e ideas acerca de los atracones: 

Si la comida no está disponible, no la puedes comer. Vacía el jarro de galletitas y aléjalo de tu vista. Mantén a mano las opciones alimenticias más saludables. 

Reconoce los sentimientos y las emociones que te conducen a atiborrarte con comida. ¿Esto ocurre cuando estás aburrido, solo, o estresado? Si puedes identificar el disparador, podrás combatir la emoción que te hace desear ciertas comidas. Trata de manejar los disparadores de la mejor manera posible. 

A veces, el hecho de ser conciente de que está ocurriendo un atracón parece no ayudar. No te desanimes. Siempre hay un mañana. Llama a un amigo o amiga, has uso de tu red de apoyo y comparte tus sentimientos con alguien. 

Duerme lo suficiente. Cuando estás casado, es más fácil caer en la tentación de la comida. 

Nunca te rindas. Cuando estés en la cama, y sientas la proximidad de ese deseo irrefrenable, has lo necesario para volver a ganar el control. Trata de practicar la restricción, pero no te vuelvas legalista y desequilibrado en tu búsqueda de perder peso. Piensa en la moderación más que en la abstinencia. 

Entiende que el autocontrol y la disciplina, en sí mismos, en lo cortarán. Si dependes completamente de tu control, podrías fallar. Necesitas formar un círculo de relaciones de apoyo e interés. Si todavía no tienes una red de soporte, comienza a construirla en este momento. 

Ejercita. La actividad física incrementa la producción de endorfinas, lo que te dará una sensación de bienestar. Trata de realizar, al menos, 30 minutos de actividad física por día. 

Emplea la moderación. En lugar de saturarte con todo tipo de comidas esperando que tus antojos desaparezcan, consume de 100 a 200 calorías de tu comida “antojadiza”. 

Sustituye con comidas bajas en grasas y complejos hidratos de carbono. Si sientes deseos de chocolate, prueba con un yogurt dietético de ese sabor. Trata con barras de cereal para saciar tus deseos dulces. 

Nunca saltees las comidas. Come cada tres o cinco horas. Realiza seis pequeñas comidas o colaciones regulares con snacks nutritivos. 

Comprende que los atracones muchas veces están relacionados al estrés. En ese sentido, intenta otras formas de tratar el estrés crónico (un paseo en el parque, conexiones espirituales, baños de espuma, etcétera).  

Todos éstos estimulan los neuroquímicos que activan regiones del cerebro que inducen al placer. Las técnicas de relajación pueden funcionar al reducir la producción total de estrés. De modo que debes sustituir las comidas placenteras por experiencias placenteras.    

Ten cuidado de ciertas medicaciones. Éstas pueden estimular el apetito. Las drogas empleadas en el tratamiento de la depresión y del desorden bipolar pueden ser estimulantes del apetito. Otras drogas, asimismo, pueden tener los mismos efectos.  

Si estás bajo un tratamiento farmacológico, discute este tema con tu médico de cabecera o farmacéutico de confianza. Debes poder encontrar una alternativa que no te lleve a abrir la puerta de la heladera con desesperación. 

Distráete. Encuentra algo que hacer. Realiza una actividad que saque de tu cabeza las ansias de comer. Y continúa haciéndolo hasta que el deseo haya desaparecido.  

Efectúa una revisión de tu refrigerador y de los aparadores de la cocina, y lleva a cabo una “limpieza general”. Arroja todo aquello que no sea saludable, todo aquello que está esperando para sabotear tu dieta, y comienza a comprar con más inteligencia.  

Un poco de previsión y un cuidadoso planeamiento serán la forma de mejorar tus chances de éxito. 

Si quieres conocer las dietas que realmente funcionan, descarga ahora nuestro libro gratis Adelgazar con salud-Las dietas que funcionan, haciendo clic aquí.

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

Cómo hacer pendientes con abalorios

Cómo hacer pendientes con abalorios

Te enseñamos a realizar pendientes flotantes con abalorios

¿Pensando en unas vacaciones “all inclusive”? Lea esto primero.

¿Pensando en unas vacaciones “all inclusive”? Lea esto primero.

Los servicios “todo incluido” son tentadores cuando se está pensando en las vacaciones. Pero tenga cuidado. Muchos gastos extra que no había presupuestado pueden sorprenderlo.

La piel madura y sus problemas

La piel madura y sus problemas

Várices, manchas, seborrea, picazón... la piel humana puede sufrir una serie de problemas relacionados con la edad, que hay que aprender a reconocer para poder combatirlos

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: