Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Cómo entrenar a tu perro para evitar que se envenene

¿Cómo evitar que tu perro sufra envenenamientos intencionales o accidentales?
  
  


Debido a
la enorme y lamentable cantidad de casos de
perros envenenados provocados por
personas malintencionadas, es muy importante el entrenamiento de
perros
para que no acepten alimentos de manos de extraños o
cebos que encuentre en el suelo de nuestro jardín o en la calle cuando lo
sacamos a pasear y así evitar posibles envenenamientos.


Para tener en cuenta en este entrenamiento de perros

El olfato
del perro cumple una función esencial en su vida diaria, donde todo percibe a
través de este sentido. Los perros tienen una la llamativa curiosidad y una gran
atracción hacia todo lo nuevo o extraño, con movimiento o sin él, y por sobre
todas las cosas la tentación que pueda llegar a provocarle un trozo de carne.

Debido a
esto, nuestro perro está expuesto a ser envenenado, motivo por el cual no debes
desesperarte sino, prepararte para aprender las técnicas apropiadas de
entrenamiento de perros para evitar este gran peligro.


Los Envenenamientos pueden ocurrir de dos maneras diferentes:

Forma
Indirecta:

Esta es
la manera más común. El animal ingiere normalmente en la calle alimentos que son
productos de desperdicios químicos o industriales como el plomo, o cualquier
otro elemento corrosivo o tóxico, siendo en todos los casos de alto poder
venenoso.

Pero atención. No hace falta que se trate de veneno para provocarle la
muerte, puede ser también restos de comida en descomposición.

Por ejemplo, han
ocurrido muchísimos casos en los cuales los perros encuentran huesos de pollo en
una bolsa de residuos de alguien que la dejó en el cesto de la basura.

Forma
directa:  Es el provocado por el hombre.

La forma
directa como su nombre lo indica es lanzando un trozo de carne por ejemplo, por
arriba de la medianera lindante por algún vecino enojado con nuestro perro, en
la mayoría de los casos por el excesivo ladrido, o bien por algún delincuente
con intenciones de entrar a la vivienda con fines de robo.

Dos de
los Venenos más utilizados tradicionalmente son la estricnina o cianuro, aunque
ahora existen muchos otros de distinta potencia y peligrosidad.

También
son comunes los casos en los que alguien arroja un poco de carne picada en forma
de albóndigas rellenas con vidrio molido o pequeñas partículas metálicas.

Lo ideal
que todos quisiéramos lograr es que nuestro perro no coma de otra mano que no
sea la nuestra, ni tampoco fuera de su plato de comer, veremos cómo podemos
lograr esta ardua tarea.


Algunas Técnicas de entrenamiento de perros para evitar envenenamientos

1º)
Técnica del Cebo Repugnante!!!!

Pasos:

El día
antes del entrenamiento, el perro debe comer muy poco a fin de que quede con
hambre, debemos asegurarnos que antes de la lección tenga muy buen apetito.

Usaremos
un ayudante, en lo posible desconocido por el perro, para que no deje rastros
que le son conocidos. El auxiliar elegido, tendrá como misión, dejar tres
pedazos de carne (previamente preparados) en lugares de fácil acceso de tu
jardín, pero bastantes separados unos de otros.

El perro
no debe ver al ayudante
. Los pedazos de carne, no deben ser muy chicos como para
que sean tragados de una sola vez, sino por el contrario, deben tener un tamaño
adecuado, para que lo obliguen masticarlo.

En un
costado del trozo de carne, haremos un corte con bastante profundidad, a fin de
poder rellenarlo. Toda la operación de relleno, debe hacerlo una persona con
guantes, cuidando de no dejar ningún tipo de identificación.
Utilizaremos ingredientes como el ají, granos de pimienta negra y ají molido.

Hacemos una mezcla con 2/3 partes de ají, 1/3 de pimienta negra y 1/3 de ají
molido.
No deben quedar restos de los ingredientes en la superficie de la carne, pues si
detecta su presencia desconfiará y no lo tocará.

La cantidad de relleno, debe ser abundante, para que de resultados
satisfactorios.

Una vez
colocado el relleno, es necesario hacer unos puntos de costura a los trozos de
carne para evitar, que se derrame el contenido.

No olvides que el trozo de carne debe ser bastante grande para obligar al perro
a masticarlo, y así el ejercicio salga bien.

Una vez
colocado los tres pedazos en el jardín, por parte de nuestro ayudante y habiendo
transcurrido un lapso de media hora, comienza la práctica.

Se motiva al perro, para que salga afuera al jardín y cuando lo hace, nosotros
nos escondemos, con el fin de observarlo sin ser vistos.

El perro
iniciará su acostumbrado recorrido del jardín y se detendrá ante el primer
trozo, luego de olfatearlo se decidirá a comerlo.

Cuando lo
ponga en su boca y comience a masticarlo, los ingredientes comenzarán su efecto,
haciéndolo estornudar.

Esa es la señal, que esperamos, para salir de nuestro
escondite y rápidamente dirigirnos hacia él, reprendiéndolo con voz fuerte NO !!

Al llegar
a su lado, tomamos la carne y la guardamos, luego lo llevamos al interior de la
casa nuevamente.

Media
hora más tarde lo dejamos salir por su propia voluntad, y nosotros nos
escondemos nuevamente para observar.
Pasado unos minutos el perro encuentra el segundo trozo, esta vez dudará, pero
la atracción será más fuerte y se dispondrá a comerlo, sufriendo idénticas
consecuencias.

Nosotros
reaccionaremos de inmediato, y procederemos en forma idéntica a la vez anterior.

Entramos
con el perro, mientras se elimina el segundo trozo, y una media hora después, lo
soltamos nuevamente en el jardín, esta vez al encontrar el tercer trozo el perro
lo olfateará y seguramente seguirá de largo.

Ese es el
momento de ir a su lado para acariciarlo, felicitarlo y alabarlo efusivamente
por haber ignorado el trozo de carne.

Los perros pueden llegar a aprender que el único lugar donde ellos deben aceptar
comida es en su propio plato.

Vuelve a
repetir todo el entrenamiento día por medio durante 1 mes, no te des por
vencido, él lo aprenderá.

2º)
Rechazo al cebo, Otra técnica de entrenamiento de perros

El
alimento es dejado en el jardín anterior o posterior. El perro se sujeta con una
correa larga o una flexible. Deja correr la correa y vigila cuando el perro ha
olido la comida.

En cuanto él se acerque al trozo de carne le das un fuerte
“NO”, y si hay necesidad un tirón de correa. El nivel y el tono de la corrección
necesitan ser firmes pero no agresivos.

Es
también importante variar el tipo de alimento y la ubicación del mismo. Usar
sobras de comida, cualquier cosa que puedas imaginar.

Se puede también usar
alimento sumergido en anticongelante para vehículos (dar de beber a los perros
líquido anticongelante es una manera común de envenenarlos y una muerte
terrible).

Cuidado aquí, si utilizas anticongelante, es absolutamente necesario
que elimines luego cada pedazo una vez hayas finalizado la enseñanza.

Si olvidas
un pedazo de carne corres riesgo de envenenar a otros perros. El propósito del
uso del anticongelante en el entrenamiento de perros
está en enseñar al perro que este es un olor del cual ellos deben alejarse.

Este
entrenamiento de
perros
en el jardín puede llevar varios días. Podemos poner
varios trozos de carne a lo largo del jardín. Nunca se soltará al perro de la
correa durante estos ejercicios. Si es necesario un collar de púas, úsalo.
A medida que el perro gane experiencia, podemos tomar la decisión de dejarle
sólo sin la correa. Si vemos que ignora los cebos es el momento de darle muchas
alabanzas, felicitaciones y caricias.

El perro
debería aprenderlo rápidamente y ser capaz de responder de la misma forma en el
jardín, así como también en el parque, y en todos los lugares que normalmente
frecuenta el perro.

También
se puede realizar el entrenamiento de perros
con un collar eléctrico.  Si se acerca al alimento y sientes que va a comerlo,
dale una descarga sin el comando verbal, o sea sin decir nada. Después de la
descarga, puedes alabar al perro, cuando observes que se aleja de la carne.

Debería
llevar muy poco trabajo este nivel de entrenamiento de perros
para que entiendan que no deben comer nada que encuentren que no sea el alimento
que nosotros le damos.

Cuando el
perro rechace los cebos que están en el jardín, comenzarás a trabajar con el
perro fuera, en un lugar donde llegará un extraño a arrojar comida al perro.

Un perro
debe saber rechazar siempre la comida que no ha sido ofrecida por su dueño. Esto
puede salvarle la vida.

Es
importante en el
entrenamiento de perros
que enseñemos a nuestras mascotas a
rechazar alimento de personas extrañas.

Cada vez son más las mascotas que llegan
a nuestra clínica envenenadas por ladrones, intrusos o muchas veces vecinos
deseosos de librarse de un animal que les resulta ruidos y molestoso.


Algunos Secretos importantes para obtener buenos resultados en el entrenamiento
de perros

1.- No
dar comida a nuestro perro entre sus horas de comida.

2.- No
ofrecerle comida mientras uno está sentado en la mesa. Si el perro pierde el
hábito de mendigar, dejará comer tranquilamente a sus dueños. En realidad el
perro nunca debe permanecer dentro del comedor o sala donde come su amo.

3.- No
dejar a los amigos o invitados ofrecerle golosinas a tu perro.

4.- Dar
de comer a tu perro siempre en el mismo comedero, a la misma hora y en el mismo
lugar.

5.- No
darle de comer con la mano.

6.- No
dejarle comer alimentos abandonados durante sus paseos (cuando pasee debe
hacerlo con la cabeza levantada y no olfateando el suelo).


Únicamente cuando tengas completamente dominadas estas instrucciones puedes
recién iniciar el entrenamiento de perros para que rechace los cebos que le
puedan ofrecer los extraños.


Inicio de este entrenamiento de perros

El
entrenamiento de
perros
para evitar envenenamientos debe comenzar entre los 4 y 5
meses de edad y una vez que nuestra mascota ya está habituada al horario de
comidas y algunas órdenes simples.

Existen variadas formas de entrenamiento de
perros, pero la base principal de todos estos, es sin duda: no abandonar a tu
mascota frente al fracaso.

El
objetivo final de este entrenamiento de perros,
es que nuestra mascota rechace cualquier alimento encontrado en el suelo o que
le sea ofrecido por una persona que no sea su dueño.

Por Dr.
Jose Arca
Médico veterinario, autor de "
Cómo
educar tu perro paso a paso
"


http://bit.ly/adiestrar