Cómo enseñar a tus hijos a prevenir enfermedades

La mejor forma de resguardar a los chicos de "agarrarse" algo en la escuela —y también en el hogar— es a través de la prevención. Aquí te enseñamos cómo enseñarles...
Prevención de enfermedades conta

En este sentido, el lavado de las manos es fundamental. Tal vez, no es un hábito fácil de inculcar a un niño, de modo que tanto padres como maestros deben recordárselo con frecuencia para conseguirlo.

 

¿Cuándo lavarse las manos?
 

  • Antes, durante, y después de preparar comida.
  • Antes de comer.
  • Después de usar el baño.
  • Después de cambiar pañales.
  • Después de tocar animales, sus juguetes, sus correas, o sus heces.
  • Después de estar en contacto con sangre o fluidos corporales, tales como vómito, secreciones nasales, o saliva.
  • Cuando tus manos están sucias.
  • Antes de curar una herida, aplicar medicina, o colocar lentes de contacto.
  • Con mayor frecuencia cuando alguien en casa está enfermo.
  • Siempre que no te parezcan limpias del todo.

 

¿Cómo lavarse las manos?
 

  • Humedece las manos y aplica jabón.
  • Frota tus manos vigorosamente durante 10 segundos. Cuenta hasta 10 o canta el feliz cumpleaños dos veces.
  • Coloca las manos debajo del agua corriente.
  • Seca tus manos con una toalla de papel o un secador de aire.
  • Si es posible, esa tu toalla de papel para cerrar el grifo.
  • Si no cuentas con agua ni jabón, usa una toallita o un gel de manos a base de alcohol.

 

Más allá de un lavado de manos apropiado, los chicos deberían aprender a no compartir los elementos con los que comen y beben. Es muy importante, asimismo, que los chicos ingieran un buen desayuno y descansen lo suficiente.

Para ello, siempre es bueno establecer horarios regulares de siesta o descanso. Los adolescentes, en particular, necesitan dormir más de lo que muchas veces se les permite.
 

¿Tu hijo no quiere estudiar? Inscríbete ahora en nuestro curso gratis Ayúdame a entender cómo estudiar