Cómo encontrar la idea perfecta para un negocio

Usted desea iniciar un negocio, pero ¿qué que debe hacer? En esta nota le contamos cómo desarrollar la idea perfecta para su negocio, cómo determinar exactamente qué es lo que usted quiere hacer y qué medidas tomar luego

Pero antes de empezar, vamos a aclarar un tema: la gente siempre se pregunta si este es un buen momento para iniciar un negocio. El hecho es que no nunca es realmente un mal momento para iniciar un negocio.

Resulta obvio que es conveniente poner un negocio en marcha en situaciones de estabilidad económica, cuando la gente tiene dinero y está buscando en qué gastarlo.

Pero iniciar un negocio en situaciones económicas no tan favorables también puede ser inteligente. Si usted hace sus deberes, probablemente existirá una necesidad en la sociedad respecto del negocio que usted quiere iniciar.

Dado que muchas personas son reacias a abrir nuevos negocios en los momentos difíciles, su nueva empresa tendrá más chances de hacerse notar.

Y, dependiendo de su idea, con la economía en crisis suele conseguirse equipamiento (o incluso empresas enteras) por precios realmente baratos.


Las estimaciones varían, pero en general, se inician más de 600.000 empresas por año. Sin embargo, por cada persona que abre un nuevo negocio, hay probablemente millones que empiezan cada año diciendo "OK, este año voy a iniciar un negocio," y luego no lo llevan a cabo.


Todos tienen su propia barrera, algo que les impide dar el primer paso. La mayor parte de la gente siente miedo de arriesgarse, ya que pueden temer a lo desconocido y al fracaso, o incluso al éxito.

Otros consideran que iniciar un negocio es una tarea abrumadora, partiendo de la creencia errónea de que tienen que empezar de cero.

Piensan que tienen que idear algo que nadie haya hecho antes, un nuevo invento, un servicio único. En otras palabras, piensan que tienen que reinventar la rueda.

Pero, a menos que usted sea un genio tecnológico, tratar de reinventar la rueda es una gran pérdida de tiempo.

Para la mayoría de las personas que quieren iniciar un negocio, la cuestión no debería ser pensar algo único y completamente novedoso, sino responder a las preguntas: "¿Cómo puedo mejorar esto?" o "¿Puedo hacer esto mejor que los demás?"

O simplemente, "¿Hay un segmento de mercado que no está siendo satisfecho, hay espacio para otro negocio en esta categoría?"

Despertar la inspiración


¿Cómo se inicia el proceso de ideación? Primero, tome una hoja de papel y cómo título escriba "cosas sobre mí." Arme una lista de entre cinco y siete cosas sobre usted mismo, cosas que le gusta hacer o en las que se destaca.

Su lista podría incluir: "Soy bueno tratando con gente, me encantan los niños, me encanta leer, me gustan las computadoras, me encantan los números, soy bueno para desarrollar conceptos de marketing, soy bueno solucionando problemas".

Sólo escriba lo que le venga a la mente, sin que tenga un sentido en particular. Una vez que tenga su lista, enumere los elementos en un lado de la hoja.

En el otro lado del papel, haga una lista de cosas que no le guste hacer o en las que no considere que se destaca.

Tal vez usted es realmente bueno en lo relacionado con el marketing, pero que no le gusta tratar con otras personas o no le gustan los niños o no le gusta hablar en público o no desea viajar.

No lo piense demasiado, sólo escriba sus pensamientos. Cuando haya terminado, pregúntese: "Si tuviera que pensar entre tres y cinco productos o servicios que harían más sencilla mi vida personal, ¿cuáles serían?"

Esta es su vida personal como hombre, mujer, padre, marido, madre, esposa, abuelo, abuela, o cualquiera que sea su situación. Determine qué productos o servicios le facilitarían la vida o la harían más feliz, más productiva y eficiente, o simplemente le daría más tiempo.


A continuación, hágase la misma pregunta acerca de su vida laboral. Examine qué le gusta y qué le disgusta de su vida laboral, y también qué características suyas aprecia o no la gente. Por último, pregúntese por qué usted desea iniciar un negocio.

Luego, cuando haya terminado, fíjese si surge algún patrón (por ejemplo, si uno de los negocios posibles coincide con una de las cosas que le gustan o en la que se destaca).

Esa es una buena manera de desarrollar una idea: prestarle atención a sus propias frustraciones (o las de sus compañeros de trabajo, familiares o vecinos).

Las oportunidades están ahí, sólo tiene que buscarlas. Si su cerebro está siempre en busca de ideas, entonces podrá encontrar una simplemente mirando a su alrededor o leyendo.

Por ejemplo, si usted lee un artículo sobre la reducción de la hora del almuerzo para trabajadores, y está pensando de manera empresarial, podría decir "Uau, tal vez haya una oportunidad aquí. Debería empezar a investigar".

Momentos de inspiración


Tener una idea puede ser simplemente cuestión de mantener los ojos abiertos en busca de aquellas ideas que surgen todo el tiempo. Y no hay que ignorar lo que ya está probado y funciona. Los negocios suelen pasar por ciclos. Tomemos el caso de la jardinería.

Durante los últimos años la venta de productos y suministros de jardinería ha crecido considerablemente, pero yo no considerarían a la jardinería como un negocio del siglo XXI.


En otras palabras, usted puede tomar una idea y adaptarla a la situación actual y a su ciudad. Agregue su propia creatividad a todos los conceptos.

De hecho, personalizar los conceptos no es una opción, es una necesidad si usted quiere que su negocio tenga éxito. Uno no puede desarrollar una idea y simplemente decir: "Bueno, eso es todo."

Sacando McDonalds, Subway y otras grandes franquicias, hay muy pocas empresas que trabajan con un uno único enfoque que se adapta a todos los clientes.


Una de las mejores formas de determinar si su idea tendrá éxito en su ciudad es hablar con sus conocidos. Si se trata de una idea para un negocio, hable con sus compañeros de trabajo y sus colegas.

Comparta las ideas personales con su familia o sus vecinos. No tenga miedo de que otras personas le roben su idea. No es probable que eso suceda. Sólo discuta el concepto general; no es necesario que explique todos los detalles.

¡Simplemente hágalo!


Con un poco de suerte, ahora el proceso de determinar qué negocio es adecuado para usted al menos ha sido desmitificado. Debe comprender que los negocios no son una ciencia exacta.

No, no es fácil iniciar un negocio, pero tampoco es tan complicado como mucha gente piensa. Hay que ir paso a paso, siguiendo el procedimiento y el sentido común.

Así que vaya de a un paso a la vez. Primer paso: averiguar lo que quiere hacer. Una vez que tiene la idea, hable con otras personas para saber lo que piensan. Pregunte: "¿Compraría usted y/o usaría esto, y cuánto pagaría?"


Sepa que mucha gente a su alrededor no lo alentará (algunos incluso pueden llegar a desanimarlo) para que siga adelante con su emprendimiento.

Algunos le dirán que quieren proteger sus intereses, o que sólo quieren que usted vea la realidad de la situación. Algunos envidiarán su valor y otros sentirán celos por no tener sus mismas agallas.

Usted no puede permitir que estas personas negativas lo disuadan, no deje que detengan su viaje antes de que comience.


De hecho, una vez que tiene una idea para un negocio, ¿cuál es la característica más importante que debe tener un empresario? Perseverancia.

Cuando usted se haya decidido a iniciar su negocio, le dirán "no" más veces de lo que nunca se lo han dicho antes. No lo tome como algo personal, vaya más allá del "no" y consulte con otra persona, porque al final, va a obtener un "sí".


Una de las advertencias más comunes que escuchará es el tema del riesgo. Todos le dirán que es arriesgado iniciar un negocio propio.

Claro que, iniciar un negocio es un riesgo, pero ¿qué cosas en la vida no son riesgosas? Además, hay una diferencia entre los riesgos insensatos y los riesgos calculados.

Si usted considera cuidadosamente lo que está haciendo, pide ayuda cuando lo necesita, y no deja de hacer preguntas, usted podrá reducir el riesgo.


Usted no puede permitir que el riesgo le impida seguir adelante. Pregúntese a usted mismo "¿Qué estoy arriesgando realmente?" Y evalúe los riesgos. ¿A qué está renunciando? ¿Qué puede perder si las cosas no salen bien?

No arriesgue pérdidas que no pueda afrontar. No arriesgue a su casa, su familia ni su salud. Pregúntese: "Si esto no funciona, ¿voy a terminar peor de lo que estoy ahora?"

Si todo lo que tiene que perder es tiempo, energía y algo de dinero, entonces es probable que valga la pena arriesgarse.

Decidir lo que quiere hacer es sólo el primer paso. Todavía tiene muchas cosas por hacer, muchas investigaciones por delante. Lo más importante: haga algo.

No se quede sentado año tras año diciendo "Este año voy a empezar mi negocio." ¡Hágalo este año!

¿Quieres tener tu propia tienda virtual para trabajar y ganar dinero desde tu casa?
 Aprende todo lo que necesitas saber para comenzar en el libro “Tienda virtual en casa – Cómo ganar dinero desde tu casa sin ser un experto ni tener inventario”, que encontrarás haciendo clic aquí