Cómo elegir un restaurante para una comida de negocios

Organizar una cena o almuerzo de negocios puede ser estresante, porque nunca se puede estar seguro de antemano si a su huésped le gustará el lugar que usted ha elegido. Una mala experiencia durante la comida podría generarle una mala impresión a su invitado, incluso cuando sea culpa del restaurante. Siga los consejos de esta nota, y usted podrá evitar estos resultados negativos casi por completo…

Por qué es importante selección del restaurante para una comida de negocios


Si usted tiene que organizar un almuerzo o
cena de negocios, resulta muy
importante elegir un
restaurante apropiado. Incluso si el propósito de la
reunión no es estrictamente hablar de negocios, hacerle pasar un buen momento a
su invitado podría dar sus frutos en el futuro.


Si las personas se divierten en
su compañía, eso generará que lo recuerden con cariño en el futuro. Si la gente
lo recuerda con cariño, se mostrarán más propensos considerar sus ofertas.
Además, si usted llega a necesitar un favor, alguien que tiene un grato recuerdo
de usted probablemente tendrá más deseos de ayudarle.


Tenga en cuenta las restricciones alimentarias


Entonces, ¿cómo se debe elegir dónde desarrollar una reunión de negocios
informal? Hay, por supuesto, varios factores a considerar. Lo primero y más
importante es conocer a su invitado.


Si es posible, infórmese sobre los

hábitos alimenticios
de sus invitados y sus preferencias. Si usted está
invitando a una persona vegetariana, elija una opción que se adapte a ese estilo
de vida.


Los
restaurantes de comida étnica, como los restaurantes chinos, mexicanos e
italianos son buenas opciones para personas vegetarianas.



Conozca las preferencias de sus invitados

Además de las restricciones alimentarias, su invitado puede tener alguna
preferencia particular, que debe ser tenida en cuenta al momento de elegir un
restaurante.

A algunas personas no les gusta la comida picante, otros prefieren
evitar el pescado a toda costa, etc. En la mayoría de los casos, estas
preferencias pueden ser resueltas fácilmente.

Por supuesto, usted puede no saber
de antemano las preferencias de su invitado. En esa situación, existen dos
opciones igualmente buenas. La primera consiste en ofrecerle a su invitado dos o
tres ideas diferentes y pedirle que decida.

La otra consiste en elegir un
restaurante que ofrezca una variedad tan amplia de comidas, que cualquier
persona podría encontrar algo que le guste.


Varíe

Si usted va a ir a comer fuera con alguien que ya tiene una experiencia
considerable, o con alguien que ha estado comiendo con otros miembros de su
compañía en el corto plazo, sería recomendable averiguar lo que ha comido
recientemente.

Por ejemplo, si su cliente ha comido con sus compañeros de
trabajo en restaurantes chinos tres veces durante la última semana, podría ser
una buena idea variar el menú. Su invitado puede aceptar ir por cuarta vez a un
restaurante chino por cortesía, pero seguramente comenzará a saturarse.


Evite las cadenas


Una vez que se haya asegurado de poder atender a las preferencias de sus
invitados y a sus hábitos alimenticios, existen otros factores que pueden
ayudarle a decidir un restaurante.

Siempre es una buena idea optar por un
restaurante local y no por una cadena internacional. Usted puede pensar que es
una apuesta segura escoger una cadena de restaurantes como Pizza Hut, pero esos
restaurantes no generarán una experiencia memorable.

Intente mostrarle a su
huésped algo tradicional de su ciudad eligiendo un restaurante local, que no
exista en ningún otro lugar.


Muéstrele la cultura local

Si usted planea invitar a comer a una persona que viene de otro país, considere
la opción de mostrarle la mejor gastronomía local. Incluso si hay un buen
restaurante de sushi en su área, es posible que usted prefiera evitar esa opción
(a menos, por supuesto, que usted viva en Japón).

El sushi es popular en todo el
mundo, por lo que su huésped probablemente no obtenga una experiencia cultural
única comiendo en un restaurante de sushi.

Por el contrario, elija un buen
restaurante que ofrezca la comida de su cultura. Si usted sigue estos consejos,
usted podrá garantizarle a su huésped una buena experiencia y ser un buen
embajador de su país, todo al mismo tiempo.