Cómo elegir un reproductor de DVD o Blu-ray

En esta nota conoceremos todo lo que hay que saber para elegir un reproductor de DVD, las nuevas tecnologías y en que casos conviene optar por Blu-ray
  
  


Hace algunos años, ante la llegada del DVD, los usuarios se preguntaban
si había llegado el tiempo de cambiar de formato.

Los años demostraron que la
tecnología digital destronó a la analógica, representada en el mercado del video
por los casettes de cinta VHS.

Hoy en día, al elegir un reproductor de DVD, encontramos una importante
cantidad de opciones y características que debemos tener en cuenta, las
especificaciones de cada modelo que hay en el mercado varía de una marca a otra.

Por tal motivo encontramos un interesante abanico de marcas, formatos,
tecnologías y características, que determinan el precio del producto.


Como si esto fuera poco, la evolución de la tecnología digital hace aparecer en
escena un nuevo protagonista: el Blu-Ray.

Este nuevo formato, de mayor
calidad y prestaciones, comienza a presentarse en el mercado como una opción que
llama la atención a los amantes de la tecnología.

A continuación, analizaremos una por una las especificaciones más importantes
que ofrecen los reproductores disponibles en la actualidad.


Las características del reproductor de DVD

La cantidad y tipos de formato que puede reproducir el dispositivo, es uno de
los factores que tendremos que observar. Si solamente necesitamos que reproduzca
DVDs de video, bastará entonces con que soporte ese formato.

Si además
deseamos que reproduzca formatos de video como DivX, Xvid, MPEG
y VCD, tendremos que prestar mayor atención a las especificaciones del
equipo, el formato VCD y algunas de las variantes de MPEG, son soportadas por la
mayoría de los reproductores. 


Cuando hablamos de DivX o Xvid, nos referimos a
los formatos que más se utilizan en la actualidad para comprimir video con la
computadora, si deseamos visualizar en nuestro reproductor alguno de estos tipos
de video, necesitaremos que el reproductor los soporte, en este caso deberemos
buscar una opción un poco más avanzada, si nos decidimos por un equipo de estas características, es importante verificar
que el reproductor sea compatible con las últimas versiones de los codecs de
video.


La mayoría de los reproductores de DVD actuales, pueden trabajar con los
formatos de audio más populares. Para poder utilizarlos de ese modo, es
necesario que soporten archivos como MP3 y WMA,
en este caso,
además debemos verificar que pueda reproducir CDs de audio.


Si además deseamos que el reproductor nos sirva para ver fotografías, como por
ejemplo las que podemos obtener con nuestra cámara digital o con un escáner, se
precisa soporte para el formato JPG.


El soporte y el formato


Si hablamos de medios de soporte, nos referimos a los tipos de discos que
funcionan con el reproductor. Hay varios tipos: DVD+/-R (los convencionales),
CD-R (CDs convencionales), CD-RW (CDs regrabables), aquí hay que hacer una
aclaración para distinguir lo que es un medio y un formato. 


Que el medio sea un
DVD, no significa que el formato de lo que tiene dentro también lo sea. Dentro de un soporte DVD podemos encontrar un DVD de video o archivos multimedia
que pueden ser imágenes, video o audio, en el caso del CD, puede ser un soporte
de CD de audio estándar pero también de VCD, SVCD y archivos multimedia.


Un ítem importante si nos decantamos por un reproductor multi-formato
(compatible con DivX y Xvid), son los tipos de archivos de subtítulos que
soporta.


Además debemos tener en cuenta si el reproductor permite modificar la
letra y los tamaños de los subtítulos, ya que en algunos casos se pueden
encontrar modelos que muestran letras pequeñas o difíciles para leer con
comodidad a la distancia.


En el caso de utilizar archivos DivX ó Xvid, los subtítulos se
encuentran en archivos separados. Es importante entonces, que el reproductor
reconozca los archivos de subtítulos más comunes, como lo son SRT, SMI,
SUB y SSA.

En este caso, es importante saber que los archivos de
subtítulos deben tener el mismo nombre (pero con su extensión correspondiente) y
encontrarse en el mismo directorio que el archivo de video.


Las zonas y las normas


Un dato a tener en cuenta con los DVD de video es la zona. Los
distribuidores de DVDs originales, dividieron geográficamente al mundo en
distintas zonas a las cuales le asignaron un código o número con el propósito de
controlar los lanzamientos, cada reproductor que se vende en una zona, lleva un
código y sólo funciona con DVDs originales destinados a esa zona, sin poder
reproducir DVDs de otras zonas.

Latinoamérica es Zona 4, por lo tanto, al
principio, los reproductores que se vendían eran Zona 4 y sólo reproducían esos
discos, hoy en día, la mayoría de los reproductores que se venden son multizona
y reproducen DVDs de cualquier área, no obstante, aún hay algunos comercios que
ofrecen DVDs zona 4.

Es recomendable optar por modelos multizona para no tener
inconvenientes con los DVDs que se pueden alquilar o comprar.


No debemos olvidar que además de la zona, los DVD mantienen el uso de la norma,
que como en los casette VHS, puede ser NTSC ó PAL.

Una característica que se puede encontrar en reproductores de alta gama es la
posibilidad de grabar en soporte digital (DVD+R/+RW ó DVD-R/-RW) y también en un
disco rígido que traen incorporado.


La definición, la salida a TV y el sonido


La resolución de imagen que brinda un reproductor de DVD es de 720 x 480,
los nuevos Blu-Ray lo superan con una resolución que llega a los 1920 x
1080.


En la actualidad, se están comercializando reproductores de DVD que permiten
escalar la definición de los DVD para ser vistos en pantallas de alta definición
en 1080, utilizando la conexión HDMI., aunque claro está, sin llegar a alcanzar
la calidad de imagen que brinda un Blu-ray, que lo supera en más de cinco veces
en la capacidad de almacenamiento de datos y video.


El reproductor de DVD va conectado a un televisor, por tal motivo, es necesario
tener definido el tipo de cable que usaremos, las salidas que poseen la mayoría
de los modelos del mercado son:



Video compuesto
,
con conector RCA convencional, el mismo que se usaba para conectar la
videocassetera.



S-Video
,
opción analógica de mejor calidad que el anterior.



Coaxil digital
,
alternativa que aprovecha la calidad digital.



Optical digital
,
digital de fibra óptica.


Si disponemos de un televisor moderno, como por ejemplo un LCD o un Plasma,
deberemos buscar un reproductor que tenga salida HDMI para aprovecharlo al
máximo.
Los reproductores cuentan con posiciones o niveles de zoom
(acercamiento), muchas veces identificados con “x”.

Este factor es el que
permite agrandar o achicar la imagen en pantalla, además se puede ajustar el
aspecto de la pantalla, para ser vista en Widescreen (16:9) o el formato clásico
de los televisores (4:3).


Otra característica destacada en el reproductor es Progressive Scan, una
tecnología que mejora el entrelazado de imágenes, para brindar una calidad
superior.


El número de salidas de sonido es clave para armar nuestro Home Theater,
es típico que los reproductores de DVD tengan salidas 5.1, para usar con cinco
parlantes y un subwoofer.

De todos modos, también podremos utilizar la clásica
conexión estéreo, para dos parlantes. Los reproductores de Blu-Ray traen un
sistema superior, de 7.1.


Otras características para tener en cuenta


Algunos reproductores brindan la posibilidad de conectar memorias flash
para visualizar su contenido, si este ítem nos resulta interesante, deberemos
asegurarnos que acepte los distintos tipos de memoria que existen, como por
ejemplo: SD, MS y MMC. También es posible encontrar reproductores con entrada
para dispositivos USB, como por ejemplo pendrives.


Que el reproductor tenga el firmware actualizable es otro punto
importante, especialmente en los equipos que soportan archivos multimedia.

Los
reproductores que cuenta con esta característica permiten ser actualizados, para
ampliar las funciones del dispositivo o mejorarlas, como por ejemplo para que
reproduzca nuevos formatos que vayan apareciendo con el tiempo.

Esta opción es
válida también para actualizar versiones de codecs (por ejemplos DivX o Xvid),
la actualización del firmware debe ponerla a disposición el fabricante, ya que
es una operación delicada que debe hacerse con sumo cuidado, porque si no se
realiza correctamente se puede afectar el funcionamiento del reproductor, se pueden conseguir modelos con opciones de control parental, para
impedir que los menores accedan a contenido para adultos.


Otro tema que podemos tener en cuenta, es el diseño y el espacio que ocupa el
aparato. Existen modelos que presentan un diseño ultra delgado y una apariencia
más elegante.


Una opción para tener en cuenta, son los reproductores que pueden cargar varios
discos a la vez, utilizando un sistema de rotación interna para situar el disco
a reproducir, esta alternativa brinda mayor comodidad al usuario, que puede
manejar todo desde su control remoto.


El momento de la elección del reproductor


Finalmente, luego de conocer todas las características del reproductor, a la
hora de comprarlo, deberemos poner en la balanza cuales son las funciones más
importantes con las que deseamos contar y el precio que podemos pagar.


Si la idea es poder disfrutar películas en formato de DVD de video, escuchar CDs
de audio o ver imágenes JPG, se puede optar por un reproductor de gama baja.

Si nuestras necesidades pasan por tener soporte para otros formatos de video,
contar con salida de audio digital y otras funciones avanzadas, debemos pensar
en un reproductor de gama media.


Cuando se incluyen funciones de grabación en DVD o en disco rígido, estamos
hablando de un dispositivo de alta gama.


Una alternativa para quienes desean llevar el DVD de viaje, es optar por
reproductores portátiles, que incluyen una pantalla y las funciones para
disfrutar DVD de películas, CDs de audio, archivos de fotografía y otras
opciones adicionales.

Se pueden encontrar equipos con batería que ofrecen más de
5 horas de autonomía, salida para auriculares y además la comodidad de contar
con un control remoto para acceder a todas las funciones del reproductor.


Como hemos visto, el Blu-ray es el formato que mejores perspectivas ofrece para
un futuro no demasiado lejano, ya es posible ver dentro del mercado
latinoamericano este tipo de reproductores y comercios que comienzan a poner a
disposición del público las películas en este soporte.


Si decidimos aprovechar las ventajas del formato Blu-Ray, debemos tener en
cuenta que un reproductor de estas características, por el momento, tiene un
valor que es varias veces superior al de un reproductor de DVD convencional, aunque con el avance de esta tecnología, y la aceptación que marque el mercado,
la brecha de precio debería ir disminuyendo.


También es importante contemplar que para disfrutar realmente de todo su
potencial, debemos contar con un televisor que pueda aprovechar las ventajas que
brinda su alta definición, como por ejemplo un plasma o un LCD.

Además es
recomendable acompañar esta opción con un sistema de sonido de calidad, para
tener de esta manera una experiencia completa de cine en casa.

Consigue ahora los mejores y más nuevos

ringtones, íconos y salvapantallas
para tu móvil en
EnPlenitud Móviles
.
Haz

clic aquí
ahora si deseas tener un móvil que todos envidiarán.