¿Cómo elegir las mejores alfombras para tu casa?

La alfombra es un recurso esencial para decorar y separar ambientes. Algunos diseños interesantes para poder tomar decisiones…
  
  

Son un buen
recurso para decorar un espacio y también aprovechar para separar ambientes. Los
diferentes estilos pueden ser:

Infantil: Los
motivos para los más pequeños son muy variados y es posible conseguir modelos de
sus personajes favoritos. Protegen los suelos del uso que le dan los niños.

Siempre son
convenientes las texturas muy suaves para colocar en los dormitorios.

Persa: Los
colores más característicos son azules, violetas, amarillos, magenta, verdes,
marrones y negros. Son muy recomendables para cubrir espacios amplios.

Lucen muy
bien en los salones. Ideal para combinar con otras telas como el terciopelo.

Moderno: se
destacan por la facilidad para limpiarlas. Son frescas y ligeras. Los diseños
son muy variados. Los tonos más habituales son el rojo, crudo y bordeaux.

Materiales:

Fibras
sintéticas:
ofrecen
gran resistencia a las manchas. Ideal para colocar en las habitaciones o comedor.
Se limpian fácilmente con agua y un poco de solución blanqueadora y no pierden
el color original.

Fibras
naturales:
son
más duras y pueden dañarse fácilmente si hay mascotas en el hogar. Son muy
recomendadas para colocar en pasillos o zonas muy transitadas.

Estilos:

Moqueta: son
aquellas que se colocan de pared a pared cubriendo toda la superficie de la
habitación o sala.

Carpetas: limitan
zonas. Se utilizan debajo de un conjunto de muebles y su función es decorativa.

Ventajas:

Decoran un
ambiente y lo destacan de otro distinto. Evitan el contacto frío con los pisos.
Son un complemento muy importante para terminar de decorar un ambiente y se
pueden colocar sin ninguna dificultad. Sirven de aislamiento térmico y sonoro.

Consejos
a tener en cuenta:

Tomar muy
bien las medidas antes de adquirir la alfombra. Es muy importante saber cuál
será el tránsito del área donde será situada ya que de esto dependerá el
material a seleccionar.

Es
importante no colocar las alfombras en zonas donde hay humedad como cocinas o
baños. Debido al polvo que inevitablemente acumulan, es conveniente prescindir
de ellas si la persona es alérgica a los ácaros.

Las
alfombras deben limpiarse de modo seguido para evitar la suciedad. Si la
alfombra es de lana nueva hay que aspirarla para quitarle las fibras  de lana
que puedan existir.

Es
fundamental leer las instrucciones del fabricante para saber de qué modo limpiar
la alfombra ya que hay muchas texturas que requieren un mantenimiento especial.

Si hay
muebles que presionan y hacen mucho peso sobre la alfombra, hay que  levantar el
peso y pasar un cepillo para restaurar los pelos de la alfombra.

Yolanda
Río-Pérez, decoradora y especialista en viviendas, ayuda a miles de personas a
decorar sus hogares con personalidad y buenos criterios.
Comienza
a redecorar tu hogar con los consejos
su
último libro “Organiza
tu casa
”, que está disponible haciendo
clic aquí
.