Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Cómo elegir la mejor almohada para dormir

Un buen descanso puede perturbarse si no se elige la almohada adecuada. Consejos para que nunca más te duela el cuello al levantarte por las mañanas.
  
  

Hay pocas cosas tan personales en
relación al
descanso como una buena almohada. Hay tantas como personas
diferentes. Elegir la apropiada es imprescindible para
dormir bien y despertarse
sin dolores. Lo importante es que la cabeza se mantenga en la línea con la
columna.

Qué detalles hay que tener en
cuenta al elegir una almohada

· El relleno. Hay que
fijarse muy bien si el material es transpirable o no.

· Si es muy delgada o
gruesa

· El tipo de almohada en
general

Clases de almohadas

· Poliéster: deben
lavarse y no suelen ser de muy buena calidad. Tienden a apelmazarse con el
tiempo

· Látex: se adaptan a la
forma de la cabeza y su peso

· Plumas: se amoldan al
cuello de la persona, pero son muy calurosas

· Especiales para las
cervicales: previenen y protegen contra el dolor. Sujetan el cuello, la nuca y
la cabeza. Ideal para quienes duermen boca arriba. Si se duerme de costado o
boca abajo resultan muy incómodas.

Consecuencias de adquirir la
almohada equivocada:

· Si se elige alguna
demasiada alta se corre el riesgo de dañar el cuello. Si se ronca, el caso será
aún peor ya que el aire entrará con mayor dificultad al cuerpo.

· Una almohada baja
provoca tensión en la zona del trapecio.

· Dolor en los músculos
del cuello, nuca, cabeza y hombros.

Recomendaciones al elegir una
almohada

· Si se está
acostumbrado a dormir boca abajo es imprescindible el uso de una almohada
delgada. Muchos de los que tienen esta costumbre para dormir creen que la
almohada no es necesario.

· Si se duerme de lado
el producto más aconsejable es una almohada alta ya que el peso irá hacia un
lado y se necesitará más altura.

· Aquellos que sufran de
lesiones en la columna deben inclinarse por una almohada delgada

· Si durante la noche la
persona se mueve mucho y adopta posiciones diversas, lo más recomendable es una
almohada flexible que se amolda a las posiciones del cuerpo. Las de relleno
natural pueden ser una buena opción.

· Las almohadas deben
lavarse al menos una vez al año y se tienen que dejar secar a temperatura
ambiente.

Para
mejorar tu

postura corporal
, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de

Expresión corporal y Eutonía
: Cambie su actitud, haciendo
clic aquí
.