Cómo dejar de trabajar sin conflictos

¿Qué ocurre cuando uno de los dos miembros de la pareja no desea continuar con su empleo ni con su desarrollo profesional? ¿Cómo enfrentar esta situación e intentar encontrar la mejor resolución a esta sorpresiva revelación?

En estos tiempos que corren, tanto hombres como mujeres trabajan a la par fuera del ámbito del hogar. Muchas son las circunstancias que pueden hacer que una persona desee dejar su empleo o no quiera reinsertarse al mercado de trabajo.

“Está claro que para poder sostenerse en la vida es necesario trabajar, al menos en la gran mayoría de los casos. Es fundamental poder conseguir un empleo que satisfaga las expectativas para poder sentir un estímulo que permita asistir con ganas al ámbito de trabajo”, comenta la licenciada de recursos humanos argentina Soraya Quesada.

Entre los motivos que pueden influir para que una persona no desee realizar una actividad profesional se pueden destacar:

1.- Síndrome del quemado:

“Quienes sufren de estrés y ansiedad al realizar la actividad laboral no tendrán ganas de asistir al trabajo.

Esto ocurre cuando la exigencia es demasiada, cuando las horas de trabajo son eternas y cuando no es posible descansar por las preocupaciones que surgen a diario en el trabajo.

Si a esto le sumamos la falta de tacto de algunos empleadores, la escasa solidaridad cuando al trabajador le ocurre algo o las estrictas normas que se suelen implementar para que los empleados rindan como se espera, las ganas de continuar trabajando serán nulas”, comenta la especialista.

2.- Estar mucho tiempo desempleado:

“Es otro de los factores que influyen negativamente para que un individuo pierda paulatinamente el estímulo.

No encontrar un empleo no solamente deprime a la persona sino que lo enfrenta con muchos inconvenientes.

Las situaciones adversas, si no se pueden resolver en un tiempo prudencial también pueden hacer perder el deseo de reinsertarse laboralmente”, revela la profesional.

3.- Ir de trabajo en trabajo:

“La inestabilidad profesional es otro de los aspectos a considerar. Un individuo que trabaja dos meses como administrativo, luego como comercial, más tarde en una fábrica, sentirá esa necesidad interior de querer encontrar lo que realmente desea.

Si no se sabe lo que se quiere para la vida a nivel laboral, comenzará a sentirse una apatía por el empleo que se tenga en la actualidad.

Tal vez una buena recomendación sea la de pensar seriamente qué es lo que se pretende para poder ir logrando una estabilidad y solidez”, aconseja la licenciada en recursos humanos.

Cómo hablar del tema con la pareja:

Todo dependerá de lo que se haya establecido previamente a la convivencia. “Hay hombres muy tradicionales que no necesitan ni desean que su mujer trabaje.

En este caso, no habría problemas ya que si es ella la de la confusión o la de la falta de deseo, puede tomarse un tiempo para determinar qué es lo que quiere hacer de su vida.

Sin embargo, el panorama se complica cuando es él el que ya no quiere continuar con su empleo o no quiere encontrar uno, en caso de estar desempleado.

Si es la única persona que aporta dinero al hogar, hay que evaluar muy bien las posibilidades y primero de todo, clarificar por qué no se desea seguir trabajando. De este modo, la solución será mucho más fácil de abordar”, sostiene la experta.

Hay que considerar que vivir en pareja consiste en poder distribuir las obligaciones de un modo equilibrado.

“Más allá de los arreglos que haya en cada pareja, es importante que cada uno a nivel profesional se sienta satisfecho, mucho más si hay hijos de por medio.

Es preciso entender que el ejemplo que se le dé a los niños es de vital importancia.

También como medida preventiva en caso de que al adulto que mantenga materialmente el hogar le ocurra algo, es importante poder seguir aportando a la economía familiar sin tener que pasar inconvenientes mayores”, destaca Quesada.

Se aconseja abordar el tema con tranquilidad. “Es importante poder hablar de este tema tan delicado con calma y madurez.

Una buena sugerencia es, si existe la posibilidad, de tomarse un tiempo que permita la reflexión y que ayuda a aclarar la situación.

Muchas veces, lo que realmente se requiere es de un buen descanso, dedicarse a uno mismo, disfrutar del tiempo libre para volver con energías.

Es raro que una persona pueda vivir sin trabajar ya que lo más habitual es que cada individuo tenga planes, proyectos y una dirección en la vida.

Si nada de esto se tiene, el tiempo libre será útil para poder experimentar un poco e investigar sobre aquello que podría dar satisfacción”, finaliza diciendo la profesional.

¡ Aprenda cómo ganar más dinero haciendo que el dinero trabaje para usted !! (que es lo que hacen los inversionistas)

Para ello, le invitamos a inscribirse ahora en nuestro curso en Internet para Inversores gratis Aprenda a Invertir y Administrar su dinero