Cómo dar una buena impresión en una cena formal

Los nervios y la falta de experiencia pueden jugar una mala pasada a la hora de enfrentarse a un evento elegante e importante, en donde resulta indispensable dar una buena impresión. Consejos útiles para disfrutar de la velada y causar un impacto positivo

Las normas y protocolos de una cena formal pueden confundir a quien no esté familiarizado con este tipo de acontecimientos y sus costumbres.

Las buenas maneras y una correcta educación son necesarias, aunque se crea que muchos hábitos han quedado ya en desuso. Es conveniente refrescar algunas normas protocolares vigentes:

1.- Conversar en voz baja con los comensales. Los gritos y el querer destacarse en la mesa deben quedar excluidos del comportamiento.

2.- Al comer, los brazos solamente deben mostrarse hasta la mitad del antebrazo. Los codos no deben apoyarse sobre la mesa ni deben permanecer levantados al comer.

3.- La servilleta debe colocarse sobre los muslos y si por algún motivo hay que levantarse de la mesa, ésta debe quedar sobre la silla colocada de un modo prolijo.

4.- Al comer, los alimentos deben acercarse a la boca y no la boca a los alimentos.

5.- Los cubiertos y el resto de utensilios que se disponen en la mesa deben usarse solamente cuando es necesario. No hay que jugar con ellos ni tocarlos si no se los utilizará.

6.- Si se desea alcanzar un alimento o accesorio que está fuera del alcance, lo correcto es solicitarle a quien esté más cerca que por favor alcance lo que sea necesario. Ponerse de pie para llegar a lo que se desea es un acto de mala educación.

7.- Al terminar de comer, los cubiertos deben colocarse paralelamente sobre el plato y no deben cruzarse.

8.- La carne no se corta toda de una vez sino que se va cortando a medida que se va comiendo.

9.- Por más que la comida no sea del agrado del comensal, no es de buena educación rechazar el plato. En estos casos, lo más indicado es comer un poco para participar de la cena.

10.- Luego de la cena y postre, en muchas ocasiones, se le presenta a los invitados un bol con una toalla pequeña para lavarse las manos.

En cuanto a la conversación, ésta nunca debe ir dirigida hacia un solo invitado, sino que tiene que abarcar y enfocarse a todos los presentes.

Con estos consejos, se podrá pasar un buen momento y solamente será necesario pensar en relajarse y disfrutar del evento.

Aprende los secretos de la etiqueta, el ceremonial y el protocolo con nuestro curso gratis.
Inscríbete ahora haciendo clic aquí.