Cómo cuidar las pieles muy blancas

Las pieles muy blancas son extremadamente sensibles a los factores externos. Cómo cuidarlas y protegerlas

Las pieles muy blancas son las que más sufren los cambios climáticos y las consecuencias dañinas del sol. Con más facilidad se pueden dañar y para prevenir los perjuicios, lo recomendable es tener en cuenta ciertos consejos que pueden mejorar el aspecto y la salud de la dermis y no solamente la del rostro.





La piel blanca o albina posee muy poca melanina lo que elimina la protección natural que tiene la piel a los rayos ultravioletas emitidos por el sol.

Esto hace que estas personas presenten quemaduras graves y si la exposición es prolongada, se puede desarrollar cáncer de piel”,
comenta la dermatóloga argentina Eleonora Bravo.

El sol es uno de los factores más perjudiciales para estas pieles, pero la limpieza de cutis es también una necesidad para que la piel se mantenga sana, libre de células muertas e irritaciones. 

El uso de una buena crema humectante es imprescindible para evitar la aparición de manchas y arrugas prematuras.

Consejos para cuidar la piel muy blanca

Las personas de piel muy blanca deben siempre salir a la calle con protector solar, sea invierno o verano. El factor de protección debe ser mayor a 30 y se tiene que aplicar cada tres horas. Debe ser de buena calidad para evitar la aparición de manchas.

Es muy importante que la piel se hidrate, exfolie y humecte ya que este tipo de piel presenta más tendencia que cualquier otra a ensuciarse, presentar manchas y alergias.

Evitar el uso de cremas, desodorantes o cosméticos que contengan fragancias.

Consumir vitaminas antioxidantes (A, C y betacaroteno)

Es aconsejable que las pieles muy blancas jamás se expongan al sol. Deben cubrirse con sombreros y extremar la protección solar, ya que se enrojecen con mucha facilidad y se logra así una inflamación e irritación indeseadas que pueden provocar graves consecuencias. Entre las 12 y 16 hs está prohibido tomar el sol.






Usar sombreros que cubran el rostro

La ropa de colores oscuros es la adecuada para evitar la penetración de los rayos ultravioletas.

Utilización de lentes oscuros.

Los niños deben jugar en la sombre, nunca exponerse por largo tiempo al sol y la protección que deben usar tiene que ser mayor o igual a 50.

Beber mucha agua, evitar las comidas grasas y en lo posible se aconseja prescindir del maquillaje. Si se desea usarlo, deber ser siempre en ocasiones especiales y tienen que ser productos recetados por un dermatólogo para evitar alergias y complicaciones varias.

Aprende a realizar los principales tratamientos de belleza en forma profesional, con nuestro curso gratis de cosmética y cosmetología, haciendo clic aquí.