Cómo comprar ropa usada sin fracasar y con un ahorro real

Las ferias americanas son buenas aliadas a la hora de conseguir prendas originales para el guardarropas. Sin embargo, es importante no dejarse llevar por las primeras impresiones y seguir algunas reglas que nos dejen satisfechas al llegar a casa.

Feria americana. Ropa por doquier, colores, texturas, originalidad, precios accesibles; en suma todo invita a comprar y comprar. Pero, ¿de qué manera podemos escapara a ese furor y lograr verdaderamente una compra óptima y sin reproches?

Primeramente, debemos comenzar por inspeccionar cada prenda en su totalidad. Tener en cuenta la calidad de la tela es muy importante, chequear que esté en condiciones, que no esté ajada ni corrida ni con apelmazamientos que no puedan corregirse, sobre todo en zonas como cuello, puños o entrepiernas.

También debemos fijarnos en la composición de la tela, para saber si la piel podrá respirar correctamente. Para esto podemos ver las etiquetas y ver los materiales que la componen.

Otra característica a observar es reparar en que las costuras estén prolijas o no ya que de esto dependerá la caída de la prenda y cómo quede en el cuerpo.


Un tema importante es notar si la prenda tiene algún tipo de defecto y de ser así, cuál.

Si tiene manchas que difícilmente puedan removerse o roturas, la prenda no podrá formar parte del guardarropas, por más económica que sea. Después de todo, por algo alguien la dejó allí y ya no la usa.

Hay prendas que necesitan ciertas reparaciones que pueden hacerse sin inconveniente, como ser zurcidos, ruedos o incorporar algún botón que falte o un cierre nuevo.

Son arreglos menores y poco costosos que nos permiten contar con una prenda vintage y poder usarla. No hay que dejar de lado la posibilidad de los teñidos, un cambio de color o una renovación del existente ayudarán a que se vea de mejor calidad.

“Lo mismo ocurre con el caso de pequeñas alteraciones para que nos quede bien de talle. Que la prenda no nos quede cien por ciento bien no es motivo para dejarla si podemos arreglarla para que parezca hecha a medida.

Obviamente me refiero a modificaciones sutiles, no debemos comprar prendas en talles más chicos solamente porque estén de oferta o porque sean económicas”, recomienda la licenciada Laura Malpeli de Jordann, asesora de imagen consultada por En Plenitud.

Jordann además señala que hay prendas que podemos comprar y modificar sustancialmente para dar un toque distinto a nuestro look y diferenciarnos de las personas que siguen las tendencias de la moda a rajatablas.

“Por ejemplo, blusas, remeras y pantalones son una buena opción ya que se van a usar en conjunto con otras prendas que no sean vintage. Lo mismo ocurre con los accesorios, especialmente carteras, a las que podemos aggiornar con dijes, pañuelos, trenzas o broches entre otras opciones.

Por Clarisa Ercolano

Para aprender a manejar mejor tu economía y cuidar mejor tu dinero, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Administración y Economía del Hogar, haciendo clic aquí.

×

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline
Just Click Add to Home

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline
Just Click
& Select "Add to Home Screen"

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline

Just Click Responsive image
& Select "Add to Home Screen"