Cómo calmar la ansiedad por la comida

La ansiedad frente a la comida es uno de los problemas principales que enfrentan quienes deben adelgazar y cuidar su alimentación. La clave para combatirla es conocer las normas que se deben cumplir a la hora de comer...

Los horarios irregulares a la hora de comer y los problemas personales pueden interferir en la manera de comer. “Mucha gente come por ansiedad sin tener hambre.

Esto ocurre cuando se tienen inconvenientes o se está aburrido. Si se pasa mucho tiempo en el hogar, esta condición puede agravarse ya que las tentaciones están al alcance de la mano.

Para poder solucionar esta problema lo ideal es reflexionar acerca de lo que esté pasando en el interior de cada uno, encontrar la raíz de la dificultad que se esté haciendo evidente y que se manifiesta en el deseo compulsivo de comer”, sostiene la nutricionista española Beba Sánchez Godoy.

Sugerencias para controlar la ansiedad por la comida

1.- Mientras se encuentra la clave del trastorno que está provocando la ansiedad, “un buen modo de lograr que la ingesta de alimentos no repercuta negativamente en el cuerpo de la persona, es tener siempre alimentos saludables y livianos.

Las consecuencias no serán tan graves y a la vez se estará educando al organismo. Las frutas, las verduras, los lácteos y los alimentos integrales son los mejores alimentos que se pueden tener en el hogar”, determina la especialista.

2.- La ansiedad no solamente se puede calmar mediante el consumo de alimentos. “Si estamos mucho tiempo en casa, podemos tener la comida justa, aunque resulte más complejo, sirve para poder acostumbrarse a la situación.

La actividad física es otro de los modos saludables que se pueden implementar. El ejercicio libera tensiones y ayuda mucho a calmar las situaciones de estrés”, explica la profesional.

3.- El exceso de bebidas estimulantes favorece la aparición de la ansiedad y la falta de algunos nutrientes puede hacer que se sienta más apetito del habitual.

4.- Siempre que se pueda, se deben respetar los horarios ya que si se acostumbra el cuerpo a comer a determinados horarios, difícilmente éste pida alimentos en otros horarios distintos.

5.- El sedentarismo y el aburrimiento son otros dos aspectos que deben considerarse ya que aunque parezcan dos factores sin importancia, pueden influir muy negativamente en una persona.

“El no tener qué hacer y estar mucho tiempo cerca de la comida hará que inevitablemente se tengan tentaciones difíciles de controlar y aunque no está mal de vez en cuando ceder ante una buena comida, es necesario tener una actitud sana frente a los alimentos”, comenta la experta.

¿Quieres aprender técnicas para bajar hasta 19 kilos de grasa en unas pocas semanas?

Las encontrarás en el libro de "Técnicas para quemar grasas y tener un abodmen plano" que encontrarás haciendo clic aquí