Cómo aderezar las comidas para no engordar

Créase o no, los aderezos más habituales esconden una cantidad de calorías que pueden hacer fracasar cualquier dieta. Consejos para no caer en la trampa
  
  



Básicamente, todo se trata de descartar los
aderezos pocos saludables y
reemplazarlos por aquellos que garanticen buena salud y descenso de peso.

Dé un "no" rotundo a:


la
mayonesa,
la salsa golf,
el ketchup,
la salsa tártara,
la dress salad y
cualquier otro tipo de aderezo industrializado, que contienen grasas "malas",
conservantes y colorantes de origen químico.

No ayudan ni a la salud ni al descenso de peso y muchas veces el esfuerzo que
presupone dejar de comer un sándwich con un sabroso fiambre para ingerir en su
reemplazo una ensalada, carece de sentido ya que al aderezar esta última con una
abundante porción de salsa golf termina el plato de vegetales teniendo casi
tantas calorías como el sándwích.

Por eso, apueste a los aliños y condimentos verdadera y
naturalmente lights. Aderece con:

aceite en
crudo,
yogur natural,
vinagre
jugo de limón
especias o hierbas aromáticas.

Unas cucharadas de yogur natural con menta fresca picada, un chorrito de
aceite
de oliva
de buena calidad con tomillo seco o una pasta realizada artesanalmente
con jugo de limón recién exprimido y semillas de mostaza procesadas podrán obrar
maravillas sobre las sus comidas.