Comidas extrañas pero deliciosas

Los alimentos que más se utilizan pueden no ser los mejores, sino simplemente los que más se conocen. Y los no convencionales pueden reportar amplios beneficios, además de mucho sabor…
No hablamos de consumir insectos, gusanos y demás extravagancias que lejos están de ser del agrado en la cultura occidental.

Se trata de alimentos que están al alcance de todos y que pueden conseguirse en los herbolarios o en las tiendas ecológicas, que siempre han estado presentes, pero que nunca se ha percatado en ellos.

Algunos ejemplos pueden ser:

Algas

Las algas contienen minerales que ayudan a purificar el organismo y un alto nivel de iodo que contribuye al buen funcionamiento de la tiroides.

Son fáciles de conseguir en los herbolarios e incluso es posible encargarlas en la pescadería habitual. Las algas son muy fáciles de preparar.

Una de las opciones, es la de colocarlas en una sartén junto a un poco de caldo de verduras. Otra de las maneras de comer las algas es la de cortarlas y conservarlas frescas como parte de una ensalada.

También se pueden cocinar a la parrilla junto a otras verduras y un poco de aceite de oliva.

Tempeh

El tempeh es otra de las comidas exóticas que se asemeja al tofu. Este alimento está formado por queso de soja con setas.

Debe dejarse fermentar y es un alimento que puede utilizarse para mezclar como parte de las hamburguesas vegetales o untar panes. También se puede cortar en rodajas y agregar a las ensaladas.

Este producto se puede conseguir en las tiendas de alimentos orgánicos.

Avena

La avena es otro de los alimentos que no son utilizados normalmente en la cocina por su aspecto insípido y su sabor descolorido.

Sin embargo, es un producto que puede sustituir a la harina. Se pueden preparar con ella, galletas, cremas, o pasteles. El beneficio también se centra en que ayuda a disminuir el colesterol y mantener la línea.

Salicornia

La salicornia es una planta que habita en playas y manglares. Su color y forma son similares a las espinacas.

Contienen muchas vitaminas, producen un efecto purificante en el organismo y mejoran el estado de la piel. Se puede conseguir esta planta en las tiendas ecológicas.

Hay que tener cuidado ya que es muy salada. Se combina perfectamente con cualquier tipo de marisco o pescado.

Amaranto



El amaranto es otro producto estrella. Esta planta, originaria de América del Sur contiene mucho calcio, proteínas y hierro.

Para poder comerlo, hay que hervir sus granos hasta que dupliquen el volumen. Se pueden añadir a tortillas, mezclarlos con el arroz o incorporarlos a diferentes cremas de verduras.

Litchi

Anunciada como "fruta china" en los restaurantes ídem que no desean gastar tiempo en explicaciones, tiene forma de coquito con aspecto de frutilla peluda, y tiene un elevado índice de vitamina C y alto contenido de fibra.

Se la puede comer sola -natural- o enlatada -en almíbar suave, muchas veces rellenas con piña.

Educar el paladar es posible. De este modo, se logrará un mayor conocimiento sobre diferentes sabores que pueden llegar a ser realmente deliciosos y que incluso puedan llegar a ser capaces de reportar beneficios desconocidos al organismo.

Encuentra el secreto para adelgazar comiendo de todo en el libro "Comidas adelgazantes" de Michelle María, haciendo clic aquí ahora