Comenzando a planificar un retiro adecuado

Los cambios que se están registrando en todo el mundo en el sistema de jubilaciones y pensiones nos obligan a tomar el futuro en nuestras manos, al no poder ya confiar en el sistema estatal.

Las viejas certezas y seguridades están desapareciendo. El envejecimiento de la población, el desempleo y el crecimiento de la deuda externa son factores que, aislados o en conjunto, afectan a la mayoría de los países del mundo y envían aceleradamente al arcón de los recuerdos al sistema jubilatorio tradicional: estatal, universal, solidario y vinculado con el nivel de ingresos de la etapa activa.

Nos guste o no, es la realidad y nos obliga a tomar ahora decisiones sobre nuestro futuro. Es decir, a hacer algo que no es habitual para el común de la gente fuera de los países anglosajones: previsiones financieras a largo plazo.

Y largo plazo significa cuanto antes mejor, ahora mismo y no cuando tiene el problema encima.

Comenzamos con esta una serie de notas que tienen el objetivo de servir de orientación para esta tarea tan necesaria como infrecuente, partiendo de tres reglas básicas:

-Responsabilidad: Usted es el único que puede decidir sobre sus objetivos y el estándar de vida que quiere haber alcanzado al momento de la jubilación, y es también el único que puede cambiar los mismos sobre la marcha.

-Autoconocimiento: Sólo usted sabe con qué se contentará y cuáles son los riesgos que está dispuesto a correr para alcanzar sus objetivos.

-Flexibilidad: Debe estar dispuesto a cambiar en función de las variaciones e imprevistos de la economía y de su vida.

Planificar no quiere decir dejar de vivir el presente en aras de un futuro “mejor”. Por el contrario, significa planear nuestro futuro económico para vivir lo mejor posible HOY asegurándose al mismo tiempo el MAÑANA.

Lo primero que debe tener en cuenta en la planificación de su futuro financiero es la eventualidad de ciertos acontecimientos que suceden en la vida de todo el mundo:

– Salud: No se trata sólo de la longevidad y el fallecimiento, sino también de la calidad de vida y la eventualidad de enfermedades graves o invalidantes.

– Divorcios y separaciones

– Matrimonios o vida en común

– Hijos: Sobre todo educación y, en los tiempos que corren, hasta cuándo dependerán de usted.

– Eventualidad de cambios laborales e, incluso, periodos sin empleo.

– Mudanzas

– Fiestas familiares de importancia

– Viajes

– Ayuda a los padres y otros familiares

Para aprender a invertir en forma segura, descargue ahora nuestro libro gratis Todo sobre la Bolsa, haciendo clic aquí.

×

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :
Y selecciona Agregar a la pantalla principal

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado

SOLO HAZ CLIC EN : Responsive image
Y selecciona Agregar a la pantalla principal