Home > Tiempo libre > Hobbies

Coleccionismo

Coleccionar historietas, no solo para los chicos

Todos los secretos de una afición que, tanto como inversión o como entretenimiento, puede resultar una experiencia fantástica.

Si tiempo atrás las historietas eran vistas –o mal vistas-, como un pasatiempo de niños, hoy en día esta práctica es muy respetada incluso entre los adultos, al punto tal de que se pueden pagar miles de dólares por un solo ejemplar.

¿Recuerda esas pilas de revistas de historietas que había ocultado en su escritorio de la escuela, o colocado en un es lugar estratégico fácil de alcanzar desde su cama? ¡Se sorprendería de saber cuánto podría ganar vendiendo incluso una sola de esas viejas revistas!

Por ejemplo, la primera edición de Superman impresa en 1939, se puede revender en muchos lugares, por un precio de entre trece mil y ciento cuarenta mil dólares. Dependiendo del estado de la revista, usted podría tener su fondo de retiro entero ¡al buscar en su sótano una vieja caja polvorienta!

El coleccionismo de cómics o historietas, fue alguna vez considerado como un hobbie de chicos o a lo sumo adolescentes; pero sin embargo con el tiempo, conseguir una colección entera de este o aquel superhéroe, pasó a ser una práctica común para muchas personas, que están dispuestas a comprometer grandes sumas de dinero en pos de lograrlo. Incluso hoy en día existen importantes subastas que pueden traer a los propietarios de “cómics”, miles de dólares en un solo día.

Una de las razones por las que las historietas han ganado mucho valor, es que las revistas más viejas tienen naturalmente pocas ediciones en buen estado. Para tener una copia legible de la Superman número 1, que usted debe haberla guardado con mucho cuidado (o incluso aún, no tocado) por más de sesenta años, una cuestión improbable para la mayoría de la gente.

Pero para los coleccionistas, estas ediciones son mistificadas, y tratadas literalmente con guantes de seda para no dañar las imágenes y textos que se encuentran en sus páginas.

Incluso las ediciones nuevas pueden tener cierto valor en la actualidad, aunque por supuesto no tanto como las primeras ediciones de las diferentes tiras. Una copia de una historieta de “Los Simpsons”, impresa hace dos años, puede reportarle hasta veinte dólares, dependiendo del estado de la revista y la rareza de las tapas especiales. 

Debido al auge del coleccionismo de historietas que hay en la actualidad, los editores están creando también un mercado de ediciones con tapas especiales que están disponibles solo por una cierta cantidad de tiempo, haciendo que sus precios en el mercado se disparen para arriba rápidamente.

Recorra cualquier tienda de revistas, como el “Club del cómic” y podrá saber cuales son las raras ediciones difíciles de conseguir, aquellas colgadas en la pared, que quizás estén a la venta por solo unos pocos dólares, pero con seguridad colocadas todos en una bolsa plástica claro, con un fondo de cartulina para mantener la edición limpia y enderezada.

Mucha gente hace esto mismo con sus propias  historietas minutos antes de salir desde la tienda hasta su hogar, con el objetivo de preservar su revista lo más posible, para guardar una perfecta colección en los años por venir, e inclusive llegan a comprar dos copias, una para leer, y otra para guardar.

Obviamente que el precio de muchas colecciones ésta fuera del alcance de la niño medio, con lo que no es difícil advertir que esto apunta a un mercado del adulto. Pero mientras que los adultos están luchando por conseguir raras historietas de los años 60 y 70; los niños de hoy, que advierten todo este fenómeno, guardan todas sus historietas como una especie de inversión, esperando que ellas les provean de dinero fresco en algunas décadas.

Mientras que algunas historietas crecen en su valor a medida que pasa el tiempo, otras no. Hay un montón de ediciones que están a la venta por el mismo precio de tapa, o incluso menos, por lo que no es garantía que el cómic que usted compra hoy aumentará automáticamente de valor mañana. Como en el mercado de acciones, no existen promesas seguras.

Así como con las historietas mismas, hay todo un mercado entero de artículos suplementarios para guardar su colección segura y resguardada.

Las bolsas y cajas especiales son un ejemplo, así como también los soportes adornados para exhibir sus cómics raros en público o simplemente en su propio hogar. Dependiendo de cuan raro sea su cómic, es posible que desee guardarlo de forma segura. Muchas compañías editoras de historietas tienen ahora examinadores profesionales dentro de su staff, que pueden darle una estimación aproximada de su colección.

Al mismo tiempo, hay miles de libros especializados que pueden ayudarle a decidir el valor de su colección. Una referencia muy popular es la Overstreet Comic book Price Guide una guía de precios que sólo se consigue en inglés; ésta publicación está considerada como la mejor fuente para todos los coleccionistas de historietas.

Pero una cosa para recordar cuando hojee este libro monstruoso para una consulta específica, es saber que la guía de precios no garantiza que cualquier persona deseará comprarla en ese precio. Se trata de solo una evaluación general, y una guía de consulta para cualquier persona que compra o vende sus historietas.

Como podrá ver en cualquier tienda de cómics, lo que hoy es popular puede no serlo mañana, y ese raro hallazgo puede no valer tanto como usted pensaba, dependiendo de quién pueda o no estar interesado.

Si bien la mayoría de las ediciones más viejas valen mucho más que su precio de tapa, todo depende de que haya alguien allí dispuesto a querer comprarlo. La ley de la oferta y la demanda también es válida para este caso.

Pero muchos coleccionistas hacen esto por amor a las revistas y/o sus personajes, y eligen mantenerlas seguros y sanas antes de venderlas al mejor postor. Como un recuerdo de su niñez, muchos adultos ahora las guardan como una especie de honor a sus memorias, antes que considerarlo como inversión a futuro.

Y es que sin dudas que estas revistas les sirven para rememorar viejas épocas, en las que al igual que ahora, se tiraban en el suelo de su casa rodeados por pilas de historietas, que esperan ser revisadas y saboreadas; así, de esta forma, sienten de nuevo la emoción y la diversión que esto les proporcionaba en su niñez.

En el fondo, coleccionar cómics pueden ser una diversión y un hobbie muy interesante, o bien una estrategia de inversión tanto de los adultos como de los niños. Quizás cuando usted baje al sótano y encuentra una vieja cajas de historietas, puede llegar a encontrar mucho más que viejos recuerdos... ¡quizá la Superman número 1!

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

10 mandamientos para que parezca que trabajas duro

Y que todos te admiren en la oficina, como a George Constanza

Cómo preparar exámenes en poco tiempo

Cómo preparar exámenes en poco tiempo

¡Sácale partido a tu creatividad y estudia con mapas mentales!

Caminar, el mejor modo de mejorar la aptitud física después de los cuarenta

Caminar, el mejor modo de mejorar la aptitud física después de los cuarenta

Caminar es una forma simple, saludable, y divertida de aliviar las tensiones.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Coleccionismo :

Postales de vida

Hubo un tiempo en que la gente utilizaba las postales al igual que nosotros usamos el e-mail, es decir, para realiz

 

La primera postal fue introducida en Austria, en 1869, por el Dr. Emanuel Hermann. En una de sus caras, tenía un espacio para redactar un mensaje, mientras que en el otro, había un lugar para inscribir la dirección.

 Sin dudas, eran mucho más prácticas que la carta, ya que no requerían sobres, su franqueo era más barato, y brindaban la oportunidad de mostrar el lugar en el que se estaba residiendo o visitando. Para 1900, las postales ya se contaban por miles, y no había persona que no tenga una colección de ellas.

La evolución de las postales

 Al analizar la evolución de las postales, se pueden descubrir 7 etapas diferentes

 1. La era pionera, 1893-1898: Para 1893, las postales empezaron a comercializarse en Estados Unidos, más precisamente en la Columbia Exposition Chicago, y rápidamente se propagaron por toda América. Estas postales, que suelen aparecer con las estampillas de los presidentes de aquel entonces, se dividían en tres categorías: “Souvenir Card”, para entregar como obsequio, y “Mail Card” para enviar cualquier tipo de mensaje.

2. La era de las postales privadas, 1898, 1901: Se empezó a oficializar en toda América el permiso para imprimir postales con sello postal propio. Estas postales solían tener la inscripción “Private Mailing Card” o “Tarjetas de Correo Privadas”.

 3. La era del mensaje delantero, 1901, 1907: Por esos años, se comenzó a utilizar una postal que poseía un espacio a la izquierda del frente para escribir el mensaje, y otro detrás, solo para incluir la dirección.

 4. La era de la dirección y el mensaje trasero, 1907, 1915: Aquí, ya se podía incluir el nombre y la dirección en el reverso del cartón.

 5. La era del borde blanco, 1915, 1930: Para ese entonces, comenzaron a importarse postales de Alemania, que por su baja calidad, eran retocadas en los Estados Unidos.

 6. La era de las “económicas”, 1930, 1945: Durante ese lapso, se empezaron a masificar por su bajo precio.

 7. La era del fotocromo, 1939 al presente: parecidas a como las conocemos ahora, con mucho color y brillo. Se comenzaron a utilizar para hacer propagandas de hoteles, moteles, motos, automóviles, o negocios, y se empezaron a entregar gratuitamente en estaciones de servicios, restaurantes, hoteles, teatros, y estadios.

Esta masificación en el uso de las postales, produjo que casi todas las personas enviaran o recibieran alguna, por lo que en la actualidad, a través de ellas, se pueden rastrear muchos vínculos familiares.

 Introduciéndose en las postales

Tomas Glus, un empresario de Estados Unidos, no estaba tan interesado en sus raíces genealógicas, puesto que no tenía familiares perdidos, como sí en conocer en el pueblo donde ellos habían vivido. Esto pudo ser resuelto por una postal enviada por su abuelo, que tenía inscripta la frase “esta es mi ciudad” en el frente, en donde se podía observar una estación con el nombre de la ciudad.

 Es que en ese entonces, era muy común que las postales posean la fotografía de las estaciones de tren, de las escuelas, parroquias, calles, negocios, u otras instituciones.

De hecho, es muy posible que se sorprenda de la gran cantidad de postales que había sobre su pueblo o ciudad, sobre a partir de 1900, cuando se masificó la fotografía, mostrando inclusive sus rincones más escondidos. Esas postales, se pueden comprar hoy en día por pocos centavos.

 Las postales suelen ser entonces una excelente manera de ver el paso del tiempo, comparando la fotografía del lugar tomado décadas atrás, con ese mismo sitio en la actualidad.

Familia y amigos

Las postales también le permiten identificar a miembros de la familia y amigos. Son varios los casos de personas que tuvieron en sus manos postales firmadas con el nombre y apellidos de quienes las enviaban, y que luego se comunicaron con personas que poseían ese mismo apellido en la guía telefónica, ofreciéndoselas así a quienes deseaban tener objetos de sus antepasados. También, pueden ser recontactados familiares de amigos de nuestros ancestros, o parte de su familia política, ya que los nombres y apellidos de los parientes de estas personas, figuraban en alguna de nuestras postales.

Encontrando postales

El primer lugar para encontrar postales es en las cajas de fotografías y/o cartas que guardamos en nuestros roperos. Pero además, y por unos pocos centavos, podemos conseguirlas en las casas de antigüedades, ferias, puestos de venta de revistas y libros usados, e internet.

 Los investigadores afirman que no es muy difícil conseguir postales usadas, y tampoco dar con la de un familiar si es que ésta todavía existe, ya que la red de ventas es relativamente pequeña, y un vendedor suele contactar, en caso de no poseer lo que se busca, con otro vendedor.

 Muchas personas evalúan las postales por el estado en que se encuentran. Pero nosotros pensamos que las mejores son aquellas que tienen inscriptos mensajes, ya que tienen más vida, son más interesantes, cuestan menos, y pueden otorgarnos mucha información. Por lo tanto, revise su alrededor y fíjese que postales puede encontrar... para ilustrar su pasado.

Para buscar en internet

En internet, existe una gran cantidad de sitios (en inglés) destinados a las postales:

Internet Postcards and Collectibles Club: www.web-pac.com/mall/club/default.htm

Jim Mehrer´s Postal History: www.postal-history.com

Metropolitan Postcard Collectors Club: www.metropc.org

Postcard International: www.vinagepostcards.com

Web-Pac Antiguedades, Postales, Autógrafos, estampillas, y todo lo relacionado al correo: www.web-pac.com/mall/


 

 

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: