Cocker Spaniel, Carlino, Chihuahua

Consejos para que no "te metan el perro" al elegir la raza de tu mascota...

Cocker Spaniel

Un compañero sensible y educado

Actualmente, el Cocker ha pasado al ámbito familiar, convirtiéndose en un perro de compañía por su carácter sensible, emotivo y educado.

Así, en el hogar, el perro no tardará en acomodarse y convertirse en compañero inseparable de sus dueños, a quienes seguirá a todas partes.

Esta raza tiene la característica de ser tranquilo en la convivencia y de mantener una buena relación con el hombre, siempre y cuando éste le proporcione el cariño y el mimo que requiere.

Es un perro dulce y afectuoso, que no genera conflictos, gran compañero de los niños, obediente y de fácil adaptación al entorno. 

Carlino




 

El príncipe fiel

Es un perro miniatura, muy pintoresco, con un cuerpo colosal para su tamaño. Convive muy bien con niños y a pesar de su carácter imperial y su expresión avasallante, se muestra afectuoso y dócil con sus amos. Por su calidez y vivacidad, su presencia resulta estimulante y tranquilizadora en el hogar.

El Carlino adora el contacto físico con el hombre, pertenece a una especie sociable, comunicativa y de gran expresividad. 

Chihuahua

Un pequeño gran compañero

Por sus dimensiones, este perro se adapta muy bien a cualquier espacio, por ello es muy solicitado para la familia o por personas que viven solas, ya que es un gran acompañante, amoroso y fiel.  

Además, reúne las características de la mascota perfecta: habilidad, rapidez y gran inteligencia.  Crea lazos estrechos con las personas de su entorno y defiende a su dueño como si fuera un león. 

Siguiente: Lhasa Apso, Teckel o Dashund, Yorkshire Terrier