Carteras y bolsas: no solo para llevar cosas

Las carteras y bolsas no solo son un accesorio práctico y funcional, sino también una fuente inagotable de elegancia y estilo. Sepa cómo elegirlas.
  
  


Las carteras son mucho más que un accesorio para transportar nuestras cosas: son
también parte de nuestra apariencia, y revelan mucho de nosotras.

No existen
carteras “meramente funcionales”. Todas son parte de nuestra vestimenta, y dicen
mucho acerca de nuestra personalidad, lo que hacemos, y nuestra actitud frente a
la vida. Al igual que con cualquier prenda, podrá hacernos ver atractivas,
elegantes, seductoras, o bien ridículas, poco interesantes, o incluso
deprimentes, si es que está muy maltratada, rota, o sucia.

Cuando nos
dirigimos a comprar una cartera, debemos tener en cuenta dos aspectos
fundamentales: tamaño y función. En efecto, no son pocas las mujeres que sufren
de dolores en los hombros, la espalda, y el cuello, por el hecho de llevar una
cartera demasiado grande o recargada.

Eligiendo la
cartera adecuada

En primer
lugar, debe saber que si usted es una mujer de baja estatura, sin dudas deberá
utilizar bolsos pequeños, puesto que estos deben conservar una determinada
proporción con su tamaño. Las mujeres altas, en cambio, deben cuidar que la
cartera no quede desproporcionada con respecto a su cuerpo.

a. Para el trabajo

Si desea
adquirir una cartera para utilizar en su trabajo diario, deberá tener en cuenta
otra serie de cuestiones. En primer lugar, será muy bueno contar con un bolso de
cuero, y de color oscuro, de modo que pueda ser utilizado como una especie de
portafolio, y también pueda resistir más el uso y disimular sus manchas y
rasgones, algo que muy comúnmente se produce con el uso diario.

Por supuesto
que, sin desatender a la proporción con su tamaño, como bien hemos observado
anteriormente, lo ideal sería que sea bien amplia, pues cualquier trabajo nos
requiere transportar una gran cantidad de elementos todos los días.

b. Para la noche

Muy distinto es
el caso de la noche. Allí, las carteras deberán ser bolsos de mano, es decir de
un reducido tamaño, incluso hasta el mínimo posible.

La cartera de
noche, suele ser utilizada para transportar objetos muy pequeños, tales como el
lápiz labial, una crema, llaves, los pañuelos de tissue, o, como mucho, el
teléfono celular.

Es muy
importante que la cartera quede a la vista como un objeto complementario, casi
como un detalle. Para esto, no debe nunca ser de un color más visible que el del
vestido (ejemplo, vestido negro, cartera blanca), aunque tampoco tiene que ser
obligatoriamente del mismo color. Por ejemplo, no quedaría mal un vestido negro
con una cartera roja.

Además, será
óptimo que tengan una correa corta, o, en su defecto, que sean de manija. No
debería reparar mucho en su precio, puesto que este tipo de carteras, al ser
utilizadas sólo en eventos especiales, se desgastan muy poco y duran mucho, sin
pasar de moda. Además, las actuales están confeccionadas con nuevos materiales,
que poseen una mayor resistencia y durabilidad, sin por esto perder su
elegancia.

Como señalamos,
los diseños de carteras suelen mantenerse a lo largo del tiempo. Por supuesto
que, igualmente, siempre pueden verse novedades. Una de ellas son los
denominados diseños ergonómicos, que pueden adaptarse a los diferentes tipos de
cuerpos, por lo que resultan de lo más cómodos.

La importancia de la marca

Y, como
cualquier prenda, las carteras no podían dejar de tener marcas distintivas, que
sin dudas le dan mucha clase y estilo por sí solas.

Las
dos más reconocidas, son las Christian Dior y las Gucci. En el
primero de los casos, podremos distinguirlas gracias a su distintiva felpa que
suele venir en tonos grises, azules,
y negros. Gucci, por su parte, es mucho más versátil en toda su
producción, puesto que produce un gran número de diseños, tanto cortos como
largos.

Luego podemos
encontrar las Louis Vuitton, sin ningún lugar las más famosas de París,
la capital de la moda. Sus carteras compiten palmo a palmo con todas las de los
fabricantes de punta, e incluso el año pasado llegaron a ser las más vendidas.

Por
último, encontramos las clásicas Fendi, desde siempre oscuras y muy
robustas, y las Prada, que poseen unos de los diseños más extravagantes,
aunque sus adeptas se cuentan por miles a lo largo de todo el mundo.

Y
si quieres aprender a resaltar tu belleza, inscríbete ahora en nuestro curso
gratis de Maquillaje
, haciendo clic
aquí
.