Caminos coloridos para la mesa

Mezclar colores y texturas es una buena alternativa para sacar de la rutina a la mesa del comedor. Guía práctica para lograrlo
  
  


Como en un juego, tres caminos pueden convertirse en un mantel diferente, con
materiales sencillos de conseguir y pasos de confección muy fáciles.

Cómo hacer caminos para mesas a todo color


Los colores tienen un efecto diferente, una
energía que obviamente incide en la
vida diaria, alegrándola y dándole matices diferentes para acabar con la
monotonía.


En materia de decoración de mesas, en los últimos años se le ha permitido el
acceso al color en todas sus variantes, no solo a la vajilla y utensilios, sino
también a las piezas que visten la
mesa, como es el caso de manteles y
servilletas.


También se introdujeron como novedad los caminos para la mesa, una opción
diferente de adorno que combina funcionalidad con estilo para transformar la
mesa diaria con un estilo novedoso para todas las ocasiones.


El aburrimiento y uniformidad que suelen ofrecer algunos manteles actuales,
puede revertirse cuando se toma la determinación de realizar una pieza
diferente, tan novedosa como personal.

Para logarlo, esta alternativa propone
crear un mantel sobre la base de tres caminos independientes que se unen solo
cuando es necesario, y si no, pueden utilizarse por separado para decorar la
mesa en otras ocasiones.


Materiales


3 rectángulos de 50×1.20 cm en tela de gabardina


Retazos de colores de 4 x 20 cm


Tijera


Alfileres, hilos y agujas


1) Cortar tres rectángulos de 54 x 1.20 cm en la tela. Luego, de los retazos,
cortar rectángulos de 4 x 20 cm, que se convertirán en las tiras de unión de los
caminos.


2) En cada uno de los cuatro lados del rectángulo base realizar un dobladillo de
2 para darle un acabado prolijo. Para las tiras, doblar por la mitad y coserlas
por el largo.

Luego darlas vuelta y plancharlas con la
costura al medio. Una vez
terminadas las tiras, coserlas a lo largo del mantel para que queden como
decorativa terminación en sus costados y sirvan para unir los caminos cuando se
desee.


3) Unir cada camino atando estas cintas con nudo o moño, según se prefiera. Una
de las características más importantes en la construcción de este original
mantel es saber combinar los colores elegidos para cada rectángulo.

Se pueden
aprovechar los retazos que han quedado en casa y solo comprar alguno de un tono
acorde.

Consejos de decoración para una mesa con estilo


Comprar un poco más de la tela elegida, servirá para confeccionar lazos que se
utilizarán como servilleteros.


La versatilidad de este modelo permanece renovada según la ocasión. Si se
realiza otro camino en un color diferente, bastará con desanudar alguno de los
rectángulos usados y reemplazarlo por el nuevo.

De esta manera, podrán
combinarse alternativas para armar una mesa más formal o una más divertida y
colorida.


Los caminos para la mesa también pueden adecuarse a otros usos, tales como
adornos para respaldares de sillones o sofás, si se los realiza en telas más
pesadas de tapicería.


Para tener un hogar decorado
profesionalmente por ti mismo, aprende los secretos de la
decoración de interiores
en nuestro curso
gratis
El color aplicado al diseño interior.
Inscríbete ahora haciendo
clic aquí
.