Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Cachorros en venta

No hay otra diferencia que la de ser humanos.

El dueño de un negocio estaba clavando un cartel sobre la puerta, que decía: "Cachorros en venta".

Carteles como ese atraen a los niños pequeños, y como era de esperar, pronto apareció un chiquillo.

-¿A cuánto va a vender los cachorros? -preguntó.

El dueño del negocio respondió:

-Más o menos entre treinta y cincuenta dólares.

El chiquito buscó en el bolsillo y sacó un poco de cambio.

-Yo tengo 2,37 dólares -dijo-. ¿Podría verlos?

El dueño del negocio sonrió, silbó y de la cucha salió Lady, que corrió por el corredor del negocio seguida de cinco pelotitas peludas. Un cachorrito quedó bastante rezagado. De inmediato, el chiquito distinguió que el cachorrito rengueaba y preguntó:

-¿Qué le pasa a ese perrito?

El dueño del negocio le explicó que el veterinario había examinado al cachorrito y había descubierto que tenía mal una articulación de la cadera.

Siempre renguearía. Siempre sería rengo.

El niñito se entusiasmó.

-Ese es el cachorrito que quiero comprar.

-No, tú no quieres comprar ese perrito.

Si realmente lo quieres, te lo daré -dijo el dueño del negocio.

El chiquito se enojó. Miró fijo al hombre y, señalándolo con el dedo, dijo:

-No quiero que me lo de. Ese perrito vale tanto como los otros cachorros y le pagaré el precio total. Mire, le daré los 2,37 ahora y cincuenta centavos por mes hasta terminar de pagarlo.

El dueño del negocio lo contradijo: -En realidad tú no quieres comprar este perrito. Nunca va a poder correr y jugar contigo como los demás cachorritos.

Al oír esto, el chiquito se agachó y se levantó el pantalón para revelar una pierna izquierda torcida e inválida apoyada en un aparato metálico.

Miró al dueño del negocio y suavemente respondió:

-Bueno, ¡yo tampoco corro muy bien, y el cachorrito va a necesitar a alguien que lo entienda!