Buscando trabajo sin deprimirse

Las posibilidades de conseguir un nuevo empleo aumentan si se lo toma con una actitud activa, responsable y planificada, sin dejarnos vencer por el desánimo o la depresión que acompañan al desempleo.
  
  

Cuando
una persona se queda sin trabajo suele deprimirse y le cuesta volver a
reinsertarse en el mundo laboral. Pero a no desanimarse, porque no basta con
dedicarle unas pocas horas a la búsqueda, en realidad el buscar trabajo es un
trabajo en sí mismo, y de esa manera debe ser asumido. 

¿Cuándo
empezar?
 

La
búsqueda debe ser inmediata, no hay que dejar pasar el tiempo. Apenas lo
despiden tiene que salir a buscar uno nuevo, sobreponerse al shock inicial y
aprovechar el momento.

Muchos
se dejan estar los primeros tiempos debido a que no tienen una necesidad
económica urgente, pero lo mejor es aprovechar ese momento donde todavía las
energías están intactas. 

Primero
se deben analizar las posibilidades que tenemos, luego ver los pro y los contra tanto propios como los de las ofertas laborales a nuestro alcance. Esto
implica darse cuenta en qué trabajos nos sentiríamos más cómodos, qué
deberíamos aprender en caso de presentarnos ante un trabajo nunca antes hecho,
etc. 

¿Cómo
buscar?
 

La
manera más efectiva de buscar trabajo no es a través de los avisos clasificados
de los diarios, o de consultoras, o de envíos de curriculum vitae a las
empresas. La mejor manera es establecer contacto con aquellas personas que se
han conocido a través de la vida tanto personal como profesional. Es muy útil
comunicarles a todas las personas que conozca que usted está buscando empleo,
porque pueden llegar a contactarlo con algún trabajo.

Otra
cosa recomendable es buscar trabajo en el mismo rubro en el que usted trabajó
últimamente. No es un buen momento para buscar un trabajo totalmente nuevo ya
que su experiencia no será suficiente en ese rubro. 

¿Cuánto
pretender?
 

Otra
cosa a tener en cuenta es el tema del dinero. No pretenda conseguir un trabajo
donde le paguen más que el último o inclusive igual. La mayoría de las veces
ese sueldo suele ser más bajo, por lo que tendrá que reacomodar sus exigencias
y realizar un ajuste.

También
puede buscar durante un tiempo algún trabajo con la remuneración que usted
pretende. Pero si al cabo de unos meses no consigue tendrá que rebajar un poco
sus pretensiones. La mejor manera de lograrlo es confeccionar una lista con los
gastos fijos que tenga –impuestos, comida, alquiler, escolaridad, etc.- y
recortar aquellos que puedan evitarse por el momento. 

Cuestión de perfiles

Al
recurrir a los avisos clasificados
se debe realizar una lectura minuciosa. Si ve que el perfil pedido corresponde
al suyo bien, pero si nota que hay cosas que usted no sabe es inútil
presentarse ya que no lo llamarán para cubrir ese puesto.

Pero
hay dos claves que usted puede seguir. Por ejemplo si el perfil de la búsqueda
apunta a una persona de hasta 40 años y usted tiene 50, igualmente puede enviar
su curriculum, especificando en una carta personal adjunta que usted tiene las
ganas y la experiencia suficiente como para tomar ese trabajo.

La
segunda es que si usted ve un aviso de una empresa en la cual le gustaría
trabajar, pero no corresponde a su perfil, no envíe el curriculum la primer
semana ya que la búsqueda estará supeditada a ese perfil. Mándelo la semana
siguiente a la publicación, de esa manera quizás tenga suerte y todavía no
hayan contratado a nadie.

Si
quieres aprender las claves de una imagen personal ganadora, inscríbete ahora
en nuestro curso gratis de Imagen
Personal para Mujeres Profesionales
haciendo clic
aquí
.