Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Breve historia de Internet

Si está leyendo esta nota, es por que ya sabe de qué se trata Internet. Sin embargo, es muy posible que desconozca su historia, que pasamos a contarle

Hoy en día, hablar de Internet ya no significa hablar de geniecitos en potencia que pasan largas horas frente a la computadora. De hecho, el uso se ha masificado tanto, que un gran número de personas en todo el mundo, de todas las edades y estratos sociales, han incorporado este medio de comunicación a sus vidas.

 Sin embargo, como sucede con la mayoría de los inventos, son muy pocos lo que conocen su historia. Una historia que, al igual que todas aquellas relacionadas con invenciones que a la postre resultaron masivas, es muy particular, y sería muy interesante conocer.

 Internet se puede ver desde sus protocolos comunes, como una colección física de routers y circuitos, así como desde el conjunto de recursos compartidos, e incluso como una nueva forma que tienen los seres humanos para intercomunicarse. Todo ello está incluido en esta breve historia. 

 Actualmente, Internet es un servicio global al que se conectan millones de usuarios alrededor del mundo, pero no comenzó siendo pensado para el uso masivo, sino como, -al igual que la mayoría de los inventos que utilizamos hoy en día- un experimento militar, instruido hace cerca de de 30 años por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos. 

Para ese entonces, este ministerio estaba intentando interconectar varias oficinas propias alrededor de los Estados Unidos, para lo cual creo una red especial a la que denominó ARPAnet, junto con otras varias redes de radio y satélite.

 ARPAnet era una red experimental que también había sido diseñada para realizar ciertas investigaciones militares, acerca de cómo lograr redes que pudiesen resistir fallas parciales, como por ejemplo bombardeos, y seguir funcionando sin mayores problemas.

 En el modelo de ARPAnet, la comunicación siempre ocurría entre una fuente y una computadora de destino. La red, por sí misma, tenía que ser informal, es decir sin una línea fija, de tal modo que cualquier porción de la red podría desaparecer en cualquier momento, pero sin por ello afectar su funcionamiento. Por eso, esta red se diseñó para requerir un mínimo de información desde y hacia las computadoras.

Así, para mandar un mensaje a la red, una computadora sólo tenía que poner sus datos encriptados, denominados paquetes de protocolo de internet (IP), y luego, “dirigir” estos paquetes correctamente.

 Las computadoras que se comunicaban, y no la red misma, tenían también la responsabilidad de asegurar que la comunicación lograra ser efectiva. La filosofía era que cada computadora en la red podría comunicarse, como un par, con cualquier otra computadora, sin mayores dificultades con los intermediarios.

 Esta decisión de darle a la red un carácter informa, pudo haber sonado algo llamativa al comienzo, pero más interesante fue lo que la historia se encargo de probar: que la mayoría de estas teorías, eran razonablemente correcta para hacer funcionar una red descentralizada, donde no existiera un lugar fijo desde donde se la pudiera “atacar”.

 Internet se masifica

 Pero de hecho, incluso aunque la Organización para la Estandardización Internacional gastara años en diseñar un estándar para que las computadoras pudieran interconectarse, nadie podría esperar. Por eso, los desarrolladores de internet, respondiendo a las presiones del mercado, comenzaron a poner su software IP en cada tipo de computadora.

 De esta forma, las redes que se desarrollaron a continuación, fueron la LANs, UNIX y, la más importante NSFNET, comisionada por la Fundación de Ciencia Nacional (NSF), una agencia gubernamental estadounidense.

 Previamente a NSFNET, a fines de los ochenta, la NSF había creado cinco centrales de supercomputadoras. Hasta este momento, la computadora más rápida del mundo sólo estaba disponible para los desarrolladores armamentísticos, y para algunas pocas investigaciones realizadas por corporaciones muy grandes. 

La NSF puso todos estos recursos disponibles para la investigación educacional. Fueron creados sólo cinco centros, ya que los mismos eran muy costosos, y por lo tanto debían ser compartidos.

 Pero esto creó igualmente un problema de comunicación, ya que los centros necesitaban encontrar la forma de interconectarse, para permitir que los clientes de estos centros pudieran conseguir acceso a los mismos. Por eso, al principio, la NSF trató de usar la ARPAnet para estas comunicaciones, pero esto falló debido a la burocracia y a problemas con los proveedores.

 Fue así como la NSF decidió construir su propia red, basada en la tecnología de APRAnet IP. Entonces, conectó los centros a 56.000 bits por segundo (56 kbps), es decir mediante las líneas de teléfono, lo que equivale a decir que podían transferir dos páginas completas escritas a maquina por segundo.

Esto tenía que ver con las dificultades de crear un cableado para llegar a los centros de supercomputadoras. Por lo tanto, creando redes regionales en cada área del país, las escuelas podían estar conectadas con su vecino más cercano. Así, cada cadena era conectada a un centro de supercomputadoras en un determinado punto. Con esta configuración, cualquier computadora podría comunicarse eventualmente con cualquier otra.

 Esta solución tuvo un importante éxito, pero llegó un tiempo donde ya no era funcional. Sucedía que las supercomputadoras también permitieron a los sitios que se interconectaban, que compartieran muchas otras cosas no relacionado a los centros. Repentinamente estas escuelas tuvieron un mundo de datos y colaboradores en sus centros.

 El tráfico de la red aumentó hasta que, eventualmente, las computadoras que controlaban la red se sobrecargaron. La red más vieja se reemplazó con líneas telefónicas más rápidas (por un factor de 20), y con computadoras más rápidas para controlarlo.

 Y si bien las redes que componen Internet se basan en un conjunto estándar de protocolos (un método de comunicación mutua entre varias partes), la misma tiene también puertas a redes y servicios que se basan otro gran número de protocolos.

 Así, otras computadoras particulares pudieron incorporarse a esta red. Luego, el desarrolló comercial se fortaleció, surgió el ADSL, la banda ancha, y computadoras más rápidas, que lograron lo que usted ya conoce. Pero no siempre fue así.