Ayude a su hijo a manejar la presión del grupo de pares

Muchos adolescentes son muy permeables a adoptar actitudes y estilos de vida por presión de su grupo de pares, en ocasiones con consecuencias indeseables. Con estas sugerencias, le será más fácil ayudar a su hijo a evitarlo
  
  

El grupo de
pares, con los que es imprescindible e inevitable relacionarse en la
adolescencia, podría actuar como una fuerza muy negativa en algunos
adolescentes, lo que a menudo podría tener como resultado la experimentación
con el tabaco, el alcohol, y las drogas.

Un error
frecuente de muchos padres, es creer a menudo que no tiene objeto hablarle a sus
hijos, pues ellos no avalan sus opiniones. En realidad, diversos estudios sociológicos
sugieren que los padres tienen una tremenda influencia sobre sus hijos,
especialmente en los adolescentes.

El hecho de que
su hijo adolescente se muestre retraído, arisco, o constantemente malhumorado,
podría estar hablando mucho del mismo, pero son pocos los padres que logran
captar estos signos, y sus potenciales efectos indeseables.

Pero sin
importar la edad de los hijos, es fundamental que los padres o tutores nunca se
sientan impotentes para contrarrestar los efectos negativos que puede tener el
grupo de pares de estos chicos.

Para ello, aquí
le presentamos algunas medidas que podría comenzar ahora mismo a poner en práctica:

Cinco
puntos para ayudar a su hijo


1. Un fuerte amor propio

Intente nutrir
en sus hijos un fuerte amor propio. Los niños con adecuada autoestima (que no
es lo mismo que soberbia) toman decisiones buenas y se mantienen apegados a
ellas, incluso aunque sus amigos piensen que estas elecciones no son “cool”.
Algunos formas en que puede hacer esto, es siendo elogioso con sus logros y enseñándoles
a ellos a hacer lo mismo con sus propios triunfos (por más pequeños que estos
sean), y evitando la crítica dura a los errores naturales de cualquier niño o
adolescente.

2. La importancia del apoyo

Recuérdele
siempre a sus hijos que el número puede ser sinónimo de fuerza: seguramente,
ellos enfrentaran mejor los desafíos que les plantea la vida si transitan por
ésta acompañados de varios y buenos amigos que puedan apoyarlos.

3. Evitando lo indeseable

Hable con su
hijo sobre cómo evitar las situaciones o la gente indeseable. Por cierto, los
chicos y adolescentes que no exhiban conductas negativas tendrán menores
chances de tomar acciones perjudiciales, pero igualmente es necesario que, en
todos los casos este atento, y los ayude, al hecho de escoger amigos que no
fuman, no beban, no consuman drogas, no roben, ni le mienten a sus padres, ya
que en el caso contrario su hijo recibirá estas malas influencias.

4. Frente a situaciones concretas

Enséñele a los
chicos a (y cómo) rechazar, -específicamente-, los ofrecimientos de
cigarrillos, alcohol y/o drogas, mediante sugerencias que los hagan sentir cómodo
para efectuar este rechazo. Para esto podría, por ejemplo, escenificar una
situación en que usted haría del “amigo” que le ofrece algo, y él
de si mismo rechazando el ofrecimiento.

Para esto, podría
enseñarle formas “imaginativas” de rechazarlo, como por ejemplo decir
“no puedo fumar por indicaciones del técnico de mi equipo de fútbol, ya
que debo entrenar en un alto nivel”, pero lo importante es que cada uno
encuentre su propia manera de decir “no” y sostenerlo (lo que, por
otro lado, le será de mucha importancia en todas las situaciones de su vida).

Sin importar qué
se escoja para cada caso en particular, será importante que se esté junto a
ellos en estas etapas difíciles.

5. El adulto, ese eterno aliado

Incúlqueles a
los chicos el hábito de buscar consejos en los adultos. Tenga en cuenta que si
bien es cierto que sería ideal que buscaran este consejo de sus padres, otros
adultos de confianza generalmente también los podrían ayudar a evitar varias
situaciones difíciles, como los ofrecimientos de fumar, beber, o consumir
drogas.