Auto-hipnosis contra el estrés

A veces pensamos que lo único que nos falta para cambiar nuestra vida, es convencernos de que podemos hacerlo. Aprenda a hacerlo con la auto-hipnosis.

Mediante la auto-hipnosis uno puede llevar su mente a un estado de relajación en el que se encuentre más abierta a sugestiones. Al igual que la hipnosis clásica, este método nos permite programar parte del inconsciente para ayudarnos disminuir los niveles de estrés a los que estamos sometidos.
Se puede usar para dejar de fumar, o lograr objetivos o cambios en su estilo de vida. La auto-hipnosis se ha usado en los ámbitos más diversos: deportes, control de estrés, pérdida de peso, períodos de embarazo, miedos y fobias. 

Antes de empezar, debe saber qué cambios quiere lograr y cómo piensa hacerlo. Estas ¨órdenes¨ deben estar sintentizadas en frases cortas y simples, como pueden ser ¨no necesitas fumar¨, ¨come de forma saludable¨ o ¨el miedo es sólo ignorancia¨. Cuando esté más avanzado en la terapia podrá resumirlo en una palabra o imagen que simbolice todo el cambio que quiere realizar. 

Cómo comenzar 

1- Busque el lugar más cómodo de su casa, puede acostarse o permanecer sentado. Tenga en cuenta que necesitará de mucho tiempo de silencio y lejos de cualquier distracción. De modo que debe elegir un lugar apartado de las demás personas. Una vez que ya haya tomado práctica podrá hacerlo en casi cualquier lugar.

2- Comience por relajarse: cierre los ojos, respire de forma regular y descansada e imagine un flujo constante de olas de paz que relajan su cuerpo. Concéntrese en sectores del cuerpo y vaya haciéndole de sector en sector, por etapas.

3- Imagine el estrés siendo empujado por el flujo de paz que va introduciendo de a poco en su cuerpo. Puede hacerlo con los ojos abiertos y fijo en un punto, algunas personas logran concentrarse con mayor facilidad de esta manera.

4- Deje que esa paz llene su cuerpo, comenzará a sentir que cae en aguas tibias y debe dejarse caer. Convénzase de que se relaja cada vez más.

5- Comience a repetir la frase que ha elegido para realizar ese cambio tan esperado. Repítala con una voz suave y constante.