Home > Salud y Bienestar > Medicina

Enfermedades y síntomas

Audífonos: ¿Cuándo debemos usarlos?

Y, ¿por qué escuchamos menos?

Perder alguno de los sentidos que nos contactan con el mundo exterior es uno de los serios problemas que enfrentamos los seres humanos.

Sin embargo, la pérdida de la audición es un fenómeno cada vez más extendido debido principalmente a la contaminación acústica del medio ambiente, exposiciones prolongadas al ruido, traumatismos craneales y/o acústicos, ciertos medicamentos como también a consecuencia de determinadas enfermedades.

En la mayoría de los casos, la pérdida auditiva gradual se debe a la evolución natural de nuestro sistema auditivo.

La capacidad auditiva tiende a disminuir conforme pasan los años. A este fenómeno se lo llama PRESBIACUSIA; y empieza a manifestarse entre los 30 y 35 años aproximadamente, pero sobre todo es después de los 50 años cuando puede llegar a ser socialmente perjudicial.

 Los sonidos agudos se vuelven más difíciles de percibir y se altera la comprensión de las palabras. Este deterioro puede ir acompañado de zumbidos en el oído.

¿Qué soluciones existen?

Existen varias soluciones todo dependerá del paciente y de la patología que presente, pero no podemos dejar de mencionar la importancia de la detección precoz de la sordera, saberla tratar con rapidez. No siempre el audífono es la única solución para cuando hay un déficit.

En casos de perforación timpánica, otitis, otoespongiosis, etcétera, la solución puede ser quirúrgica y está a cargo de los médicos otorrinolaringólogos. Utilización de una ayuda auditiva o audífono, es la mejor solución para muchas de las personas con deterioro auditivo.

Para la indicación del audífono se tiene en cuenta:



* El estado clínico general del paciente.
* Un examen otorrinolaringológico completo.
* Información suministrada por las pruebas audiológicas.
* El tipo de ambiente en el cual se desenvuelve el paciente.
* La profesión u ocupación.
* La edad.

Hoy en día existen modelos más sofisticados, capaces de proporcionar un sonido muy natural, con total comodidad para el usuario.

Audífonos que ayudan a disfrutar mucho mejor y más claro de todos los sonidos, a mejorar las relaciones personales y en definitiva; vivir con plenitud.



 

Graciela Toledo

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Graciela Toledo

La exposición al ruido y la hipoacusia

La exposición al ruido y la hipoacusia

No todas las personas que viven expuestas a altos niveles de ruido padecen de hipoacusia (disminución de la capacidad de audición) como consecuencia.

Fatiga vocal: cuando hablar es un esfuerzo

Fatiga vocal: cuando hablar es un esfuerzo

Hay momentos en las que hablar mucho se vuelve un problema. Los profesionales que la utilizan suelen padecerla dado el esfuerzo constante de su aparato fonador.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: