Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

¿Apostar, ahorrar, o invertir?

Lo que hagas con tu dinero estará determinado por el miedo y la ambición. ¿Cuál es el equilibrio ideal entre ambos para salir ganando?
  
  


Todos en algún momento de nuestras vidas tenemos que empezar a
manejar dinero.
Recuerdo las primeras veces que mi papá me dio dinero, una mezcla de emociones y
sentimientos, que hice … adivinaste me lo gaste todo. Más adelante volví a
recibir dinero, una y otra vez al seguir creciendo.

Como estudiante, como
empleado, como independiente, como empresario, como padre de familia, en fin
siempre ha pasado dinero por mis manos y de una u otra forma he tenido que
administrarlo, ya sea bien o mal.


Sí miramos la forma en que las personas administran y utilizan su dinero podemos
descubrir varias cosas. Existen dos sentimientos que determinan tu actitud con
el dinero y sobre todo cuando se trata de invertir o de generar más dinero,
 estos sentimientos son: EL
MIEDO y LA
AMBICION.


Veamos entonces como calificaríamos a las personas con respecto a estos
sentimientos de Miedo y Ambición (No el deseo legítimo de prosperar, sino aquel
que reza el fin justifica los medios)


AHORRADOR


La persona que reserva parte del dinero que se gana, para futuras necesidades,
con la esperanza que algún día este dinero haya crecido para darle el estilo de
vida que siempre ha soñado. Entiende que ahorrar no es malo, al contrario es una
excelente idea. Aquí el tema es la actitud que tiene el ahorrador, que lo
motiva.


El sentimiento característico de los ahorradores es EL MIEDO, por lo que su
dinero está en un medio de inversión de bajo riesgo y baja tasa de retorno,
justificando por sobre todas las cosas la seguridad del capital. (Ej: como la
cuenta de ahorro, los CDT, el colchón, sí muchos aun guardan la plática en
Bancolchón
por miedo incluso a que en el banco le pase algo.


APOSTADOR


Ellos ven las oportunidades de inversión o de negocios de la misma forma en que
ven un casino. Es solo suerte. Solo arrojan los dados y rezan.


Ellos no analizan el riesgo; se dejan llevar por el sentimiento de AMBICION
desmedida y se involucran en cualquier emprendimiento con ganancias altas sin
analizar los riesgos, venden propiedades, sacan créditos para “apostar” y cuando
pierden culpan a los demás, argumentan que fueron víctimas de un engaño pero
nunca asumen la responsabilidad de sus actos.


Trabajando como corredor de bolsa conocí a muchos de estos, personas que llevan
su dinero a la bolsa de valores, compran acciones como esperando ganarse la
lotería. Lo preocupante de esto es que muchos de ellos pierden. Se dejan llevar
por sentimientos, noticias mal interpretadas, por el consejo de otros que no
tienen la educación.


INVERSIONISTA


Estas personas usan sus recursos financieros con el fin de obtener algún
beneficio futuro. Son conscientes de la necesidad de invertir.

Se involucran
activamente en sus propias decisiones de inversión. TIENEN UN PLAN DE LARGO
PLAZO CLARAMENTE DISEÑADO que les permitirá alcanzar sus objetivos financieros.
Invierten en educación financiera
lo cual les proporciona muchas ventajas, por lo general son hábiles para hacer
crecer su dinero y ver oportunidades en donde otros no.


El inversionista no se deja paralizar por el MIEDO, ni toma decisiones basadas
en la AMBICION, el Inversionista analiza el riesgo, lo asume y lo controla.


Existe una gran diferencia entre estos tres personajes que claramente es la

educación financiera.


De Nuevo la pregunta ¿ERES
AHORRADOR, APOSTADOR O INVERSIONISTA?


Sin importar en donde te sientas identificado, estoy seguro que después de leer
esto quieres ser más del tipo INVERSIONISTA, entonces aquí van unos consejos:


Evidentemente ser inversionista implica ser, hacer y tener mentalidad de
inversionista, NO DEJAR QUE EL MIEDO LO PARALICE, NI TOMAR DECISIONES BASADAS EN
LA AMBICION.


1. Asesórese de profesionales en temas financieros.


2. Entienda bien la inversión que va a realizar. Lea completo y atentamente el
contrato de inversión. Una vez entendido decida si es el tipo de inversión que
desea realizar, si no se siente a gusto con las cláusulas, le sugerimos que
retire su inversión.


3. Determine una estrategia para el retorno de la inversión de corto plazo. El
inversionista profesional sabe que su principal objetivo es recuperar su dinero
en el menor tiempo posible.


5. Capacítese
en temas relacionados con la inteligencia financiera.
Un inversionista
profesional sabe que en un mundo de constantes cambios, la educación en temas
financieros es de vital importancia para lograr sus objetivos económicos más
rápidamente. Invierta un 10% de sus ganancias en temas que le permitan
incrementar su coeficiente financiero.

La cantidad de dinero que usted podrá
generar, será proporcional al nivel económico que su mente esté preparada para
aceptar.


OTROS CONSEJOS


1.  

Mejore su conocimiento sobre inversiones

2.   Investigue antes de invertir
3.   Si tiene claridad y confianza, decídase
4.   Invierta; no apueste ni haga “ensayos”
5.   Diversifique su portafolio, No se disperse
7.   No sea avaro: retire sus ganancias regularmente
8.   Al menos el 50% de su portafolio debe estar en programas conservadores
estables
9.   No invierta más del 10-20%% de su portafolio en programas de riesgo alto
10. No se enganche emocionalmente con las inversiones

Por Sebastián Foliaco, autor de "Tips
financieros – Educación en Inteligencia financiera