¿Amor o enamoramiento?

Cuando el amor irrumpe en nuestras vidas es capaz de remover emociones intensas y muchos de nuestros miedos e inseguridades ocultos salen a la luz. De esa etapa, la de enamoramiento, hablaremos hoy


Las emociones asociadas al amor tienen una gran fuerza y poder, ocasionando en los enamorados sensaciones muy atractivas e irresistibles.

En la fase del enamoramiento, se suele atribuir a la persona amada valores y atributos idealizados con tendencia a ver sólo la parte positiva y no los defectos.

El enamoramiento nos proporciona una gran fuerza y motivación para hacer muchas cosas. Estamos ilusionados y la vida parece más fácil.

Nuestro estado de ánimo sube y por tanto somos capaces de ver lo positivo y estar contentos. Estar enamorado constituye en este caso un gran estimulante para hacer y avanzar.

La atracción y el deseo de intimidad

Surge la necesidad de crear espacios de pareja y encuentros íntimos. Todo es novedad y sorpresa. Súbitamente aparece el deseo de estar en la intimidad con la otra persona y compartir caricias, mimos, y confidencias.

Entra en escena el erotismo y la sensualidad. El deseo de compartir y disfrutar cuerpo y sentimientos. Cobra gran importancia el tacto del cuerpo, las caricias, las miradas, los gestos, las palabras que se susurran al oído.

Se llena la necesidad de sentirse seducido o de sentirse deseada en la pareja. Surge ese deseo como algo irracional, inexplicable y, a menudo, irresistible. El encuentro físico forma parte importante en la expresión de pareja.

La autoestima y la expresión individual

En toda nuestra vida, y en el amor también, es clave cultivar la autoestima personal. Encontrar el equilibrio entre lo que queremos y necesitamos a nivel individual y, a la vez, adentrarnos en el mundo de la pareja conlleva a menudo cierta complejidad.

La autoestima y el criterio propio son muy necesarios para poder expresar y pedir sin miedo a que la otra persona nos abandone. Conocerte a ti mismo para saber lo que te gusta y lo que no y poder expresarlo sin miedo a la posible reacción del otro.

Si nos dejamos invadir por el miedo a no gustarle al otro o a que nos abandone, entonces la relación de pareja se convierte en adaptación a lo que el otro quiere con la consecuente pérdida de libertad y de auto-expresión. A la larga no funciona porque nos llena de frustración al convertirnos en alguien que no somos.

Es importante expresar lo que queremos y necesitamos. La otra persona, si de verdad está interesada, sabrá comprender y valorar nuestros deseos y necesidades, al igual que nosotros los suyos.

El afecto y el respeto

En la pareja aparece el vínculo de afecto. Se quiere que la otra persona se sienta bien, que esté bien. La otra persona es alguien con sus propias necesidades e intereses. También necesita su propio espacio, sus amigos, sus hobbies, sus actividades.

Monopolizar al otro no lleva a nada positivo. Está bien querer pasar tiempo con la pareja y compartir. Sin embargo, si no existen espacios por separado llega un momento en que no podemos aportar nada nuevo a la pareja y entraremos en rutina y aburrimiento.

En definitiva, cuando te quieres a ti mismo, te valoras, y te respetas, es más fácil que otro te quiera y te respete.

Podrás cambiar de pareja, estar con diferentes parejas a lo largo de tu vida, vivir en solitario, pero lo interesante es que, pase lo que pase y estés con quien estés, te encuentres bien contigo mismo. El amor ha de ser para estar a gusto, sentirte querido, escuchado y apoyado, y no para crear sufrimiento.

Por Ana Molina
http://www.anamolina.es/me-ayudas-con-el-siguiente-libro/