Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Aliarse con los compañeros de trabajo, una buena estrategia

Las relaciones con los compañeros de trabajo son esenciales para el desarrollo en las empresas modernas, no importa que sean subordinados o superiores, lo importante es tener buen trato con todos
  
  

Desarrollar
aliados en el lugar de trabajo es vital para el éxito en la carrera. Las
organizaciones y los departamentos cada vez tienen sus funciones más
entremezcladas y la interacción entre trabajadores es cada vez más importante.
Hacer aliados es más fácil concentrándose en las buenas cualidades de la
gente, más que en sus deficiencias.

Lo
mejor es crear un ambiente colaborativo y una política de puerta abierta. El
ser accesible para los demás ayuda a estar al tanto de la información negativa
y positiva que flota en una organización.

Un trabajo impecable, buena reputación
y accesibilidad van a permitir
mantener al corriente y navegar las aguas en este medio de trabajo tan
cambiante.

Recomendaciones
que ayudan a hacerse de aliados y colaboradores en el lugar de trabajo:


Demostrar un interés sincero en los
colaboradores y en lo que es importante
para ellos.


Demostrar respeto para todos, aún con la gente con la cual no se está de
acuerdo y no se entiende.


Demostrar cortesía, aún la simple frase "por favor"
"gracias".


Demostrar respeto por las ideas y experiencias de los demás, preguntándoles
por su opinión y su
participación.


Reconocer sus contribuciones. Se puede mejorar las relaciones en el trabajo y
conseguir muchos aliados con solo solicitar la opinión de los demás. Debido a
que esta solicitud puede ponerlos en una posición defensiva, hay que hacerlo en
una forma informal que no represente una amenaza.


Para solicitar la retroalimentación de los colaboradores, se pueden planear
reuniones individuales e informales con cada empleado para discutir la relación
de trabajo. Estas pequeñas reuniones se pueden sostener en territorio neutral
como la cafetería.


Planear tiempo para conversaciones informales con los colegas en los pasillos o
durante visitas breves, no estructuradas. Preguntarles sobre sus intereses
personales – su familia, sus pasatiempos, sus metas. Darle seguimiento a las
mismas.

– Planea organizar alguna reunión social, como un almuerzo o
una fiesta del departamento, donde todos puedan discutir sus intereses
personales y no solo los de la oficina.


Si los compañeros desean hablar de sus problemas personales, habrá que
escucharlos. Sin embargo, se debe tener cuidado con las opiniones y de no
participar demasiado en la resolución de los mismos.


Si se presenta alguna disputa, hay que tratar de resolverla tan pronto como
empieza. A veces es bueno alejarse de la disputa por un par de horas y
prepararse una conversación tranquila para aclarar el punto. No hay que dejar
las cosas en el aire, sino buscar la aclaración de los problemas.


Se deben hacer preguntas tales como "Ayúdeme a entender que es lo que
usted está diciendo"; "Explíqueme un poco más…."; esto puede
brindarle mas balance a la discusión y ayudará a mantener las líneas de
comunicación abiertas.


Demostrar una sólida ética de trabajo, enfocando las labores
y los proyectos
en forma seria y responsable. El desarrollar aliados también va a estar sujeto
a la reputación sólida que se demuestre y a la forma en que se lleva a cabo el
trabajo.


Se debe evitar a toda costa hablar mal de nadie, aunque a ratos pareciera que se
está cultivando aliados al compartir un chisme con los compañeros. En
realidad, se está quemando la propia reputación. Si desarrolla la reputación
de alguien que no le gustan los chismes y los compañeros ven a tener muy buena
estima.

Hacerse
de aliados en el trabajo es más fácil de lo que se imagina. Es una cuestión
de tener la actitud adecuada y de crear una reputación positiva en la empresa.
Estas son cualidades importantes en cualquier carrera.