Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Al rescate del archivo extraviado

La PC nos suele facilitar la mayoría de las tareas, pero a veces también puede complicárnosla, por ejemplo cuando se cuelga o se daña el disco rígido y se extravía algún trabajado archivo. En esta nota, claves para lograr recuperarlos.
  
  

Desde el primer momento
en que llegó la PC a nuestro hogar, le tuvimos desconfianza. ¿Dónde quedarían
guardados todos nuestros textos, que con tanto esfuerzo habíamos creado? Con la
máquina de escribir o la vieja cámara de fotos era más sencillo, por qué todo lo
que producíamos estaba ahí, al alcance de nuestras manos, y lo podíamos
palpar y guardar en el cajón más seguro.

 Pero los tiempos
cambiaron y tuvimos que adaptarnos. Y parecía que incluso ya estábamos
enamorándonos, olvidando nuestra antigua compañera, cuando, justo en ese
momento, la máquina reactivo nuestras peores pesadillas. Así, los trabajos de
oficina, del colegio, los mensajes de correo electrónico, las fotos de las
fiestas, música, o las creaciones literarias, parecerían haber desaparecido por
completo.

 Sea por una causa propia
(borrar el archivo en cuestión) o externa (rotura del disco rígido, “colgadura”
de la máquina) es posible que en algún momento se extravíe algunos de los
archivos creados. Sin embargo, no hay que desesperarse, por que en todos los
casos puede haber solución. 

La importancia de la prevención

Pero lo ideal sería no
pasar por el mal trance de tener que iniciar la búsqueda de una archivo perdido,
lo cual se puede lograr mediante un correcto sistema de prevención de extravíos.

 En primer lugar, es muy
importante que guarde constantemente, hasta lograr hacerlo como un acto reflejo,
a medida que realice cualquier tipo de trabajo. Esto puede hacerse de forma
manual y/o automática, dirigiéndose a HerramientasOpcionesGuardar

También, podría sumarle a
esta medida de seguridad la puesta en práctica de un backup -es decir una
copia de toda la información almacenada- automático, que servirá para crear una
copia de seguridad de los archivos que se encuentren en uso. 

De esta forma, se
guardará automáticamente una copia de la última versión guardada con la
extensión .bak, y si por alguna razón el original se borra, sobrescribe,
o regraba con algo de lo que nos arrepentimos, siempre estará a mano, en otro
archivo, la copia de la última versión grabada.

Si tiene el Office
de Microsoft, podrá observar que, frente a la posibilidad de que se cuelgue la
máquina, surgirá un archivo con el mismo nombre que el que estaba trabajando,
pero con la leyenda recuperado. Si bien el mismo no tendrá la última
versión trabajada, si almacenará parcialmente varios datos, incluso algunos no
grabados.    

 Para lo trabajos ya
archivados, también podría crear un backup. En este caso, deberá pasar la
información a otro soporte, como un disco rígido secundario de su computadora,
un zip, un disquete 3.5 o un CD-ROM, tan solo arrastrando el icono del archivo
al de las disqueteras, compacteras, u del otro disco rígido, lo cual puede ser
también hecho usando la aplicación automática de Copia de seguridad en
Windows
en Inicio-Programas- Accesorios-Herramientas dentro del
sistema. En el caso de que no esté disponible, deberá dirigirse al Panel de
Control-Agregar o quitar programas-Instalación de Windows

En busca del archivo perdido

 Sin embargo, puede que ya
sea demasiado tarde para advertencias. En ese caso, será necesario comenzar todo
un operativo de rescate, que podría, por que no, arrojar buenos frutos.

 En primer lugar, debe
saber que a partir de Windows 95, los archivos supuestamente borrados, van en
realidad a otra carpeta, denominada “Papelera de reciclaje”. Si se los
desea eliminar realmente, se los debe borrar desde esa carpeta, o bien presionar
la tecla Supr, como de costumbre, pero junto con la tecla Mayúscula.

 Por cierto, no tiene
sentido hacer esto último, ya que lo ideal es mantenerlos en la Papelera,
donde no ocuparán demasiado lugar y podrán estar a nuestra disposición, si,
inesperadamente, debemos volver a recurrir a ellos.

 Sin embargo, igualmente
se podría cometer el error de borrarlos definitivamente, o bien de que el disco
rígido se rompa, en cuyo caso el proceso de recuperación deberá ser un proceso
mucho más artesanal y complejo. 


 Eliminando la eliminación

 En el caso de que el
problema surja a raíz de la eliminación del archivo, por una decisión propia o
por el hecho de que se haya colgado la máquina, la recuperación podrá ser
realizada de forma personal. 

En rigor, ningún archivo
se borra del disco rígido, sino que se reescribe. Esto es así por que para la
computadora, el proceso magnético de “destruir” la información le llevaría más
tiempo que sobrescribirla. Por lo tanto, es muy probable que si el archivo acaba
de ser borrado (incluso de la Papelera) todavía se encuentre grabado en el disco
rígido.

 En realidad, como se
señaló, los archivos recientemente borrados no han desparecido del disco rígido,
sino que solo han desaparecido de la FAT (File Allocation Table) que como
su nombre lo indica es una tabla de ubicación de archivos, es decir un índice
que muestra los archivos que están grabados.

 La información de todas
formas, sigue estando, porque es más sencillo para la PC modificar el FAT que
cambiar los bit de los archivos. La diferencia, es que ahora el espacio de esos
archivos será apto para regrabar. 

Por eso, lo más
importante, es actuar de forma inmediata cuando desee recuperar un archivo
extraviado, y dejar de trabajar, en cualquiera de las formas, con la PC, ya que
podría estar regrabando ese archivo, aunque no active ninguna función de
grabación. Por eso, tratar de recuperar un archivo que ha sido borrado mucho
tiempo atrás no tiene mayor sentido.

Luego, de dejar de hacer
trabajos personales con la PC, deberá bajarse de Internet (puede ser en un
disquete, sin instalar) los programas gratuitos de
Drive Rescue, encontrará también una sencilla explicación de cómo se usa en
http://www.vsantivirus.com/drive-rescue.htm
y
Restoration, que buscarán en el disco rígido
los archivos no incorporados en el FAT, es decir los borrados, e informará el
estado en que se encuentran.

 Si el que busca aún está
sin reescribir, se lo deberá seleccionar y asignarle un directorio, lugar en el
cual será restaurado automáticamente por el mismo programa.


 Reviviendo al disco rígido



 
Si el problema surgió por
haber formateado equivocadamente, o bien por  la inesperada rotura del disco
rígido, ya será tiempo de recurrir al “hospital”. Esto es así por que aquí será
necesario aplicar un gran conocimiento tanto en el software, para interpretar
datos sin extensión ni nombre, como en el hardware para recuperar información
magnética.  

 Además, para trabaja este
último ítem, es necesario contar con una habitación presurizada, donde el aire
se renueve constantemente, y haya por lo tanto muy pocas partículas grandes que
puedan dañar los componentes del disco rígido abierto. Por eso, jamás se debe
abrir un disco rígido, ya que cualquier elemento del medio ambiente, podrá dañar
rápidamente algunos de los componentes de este hardware. 

Según los especialistas,
la información grabada en un disco rígido suele ser recuperable, salvo que, como
se señaló anteriormente, haya sido re-escrita, o bien el sector del disco rígido
que ocupaba el archivo este dañado físicamente. El costo suele oscilar entre los
100 y 500 dólares (según el país), pero, seguramente, bien valdrá la pena el
pago.