Acondicionamiento físico para mujeres: todo depende de lo que tu cuerpo esté necesitando.

No todas las actividades físicas solucionan el mismo problema: Vernos un poco más gordas, más "blanditas" o menos resistentes... No todo tiene la misma "cura". Entérate cómo solucionar tu punto débil.

Al decidirnos a ir al gimnasio para ocuparnos de nosotras mismas, nos encontramos ante la divergencia de 2 caminos.

Uno que representa el camino del acondicionamiento físico mediante las actividades que involucran de manera predominante el sistema cardiocirculatorio.

Cuando hablamos de sistema cardiocirculatorio, nos referimos al corazón y a los vasos sanguíneos; el corazón no es sólo un lugar en lo que según muchos seres humanos se guardan los sentimientos, el amor y la pasión, sino que además funciona como un órgano vital y constituye la piedra angular para el abastecimiento de oxígeno y nutrientes para todos los tejidos del organismo.

El otro camino del acondicionamiento físico es aquel que se orienta a las actividades destinadas a mantener, incrementar y desarrollar las estructuras musculares y osteoarticulares.

Cuando hablamos de fortalecer las estructuras musculares nos referimos al acondicionamiento y manutención de los distintos grupos musculares. (Dicho de otra manera, todos los músculos que conforman las distintas partes de tu cuerpo.)

De todos modos, no te preocupes, que a medida que nos vayamos conociendo mejor te voy a ir contando algunos secretos para que aprendas a conocer mejor a tu cuerpo, identificando no sólo tus piernas, sino además los principales músculos que la conforman; y así sucesivamente con todas las demás partes.

Las estructuras osteoarticulares son las distintas articulaciones que conforman tu cuerpo. Entre las más conocidas, se encuentran la articulación del hombro, de la rodilla, del tobillo y de la cadera, para hablarlo en un lenguaje simple.

Tanto la estructura osteoarticular como muscular, pueden ser trabajadas eficientemente en una sala de musculación mediante el trabajo con sobrecarga, o con una gimnasia de tipo modeladora. Puedes practicarlas en cualquier gimnasio.

Lo más importante es que tengas bien claro cuáles son tus necesidades y cuáles son tus deseos. Conociendo de antemano tus preferencias, podrás hacer la elección correcta.

Siguiente