4 consejos para convertir en un aliado a tu ex-jefe

El éxito al pasar de empleado a empresario o a trabajar por cuenta propia depende muchas veces de tu empleador habitual. Consejos para convertirlo en un activo, y no en un enemigo:
La decisión de renunciar a su trabajo y poner en marcha su propio negocio es riesgosa, pero puede resultar mucho más fácil si usted inicia su actividad en un sector en el que ya disponga de conocimientos, contactos y credibilidad.

En ese sentido, la empresa que usted abandone puede convertirse en un recurso clave para su nuevo emprendimiento – o un obstáculo para su éxito.

A continuación, le ofrecemos un listado de consejos para que usted pueda convertir a su exjefe en un activo, que lo ayude para tener éxito en su nuevo negocio:

1. Muestre respeto

Su jefe debe saber que, mientras usted trabajó para él, dio su mejor esfuerzo para servir a los intereses de la compañía.

En términos prácticos, esto implica no hablar con clientes o proveedores de la empresa ni con sus compañeros de trabajo (además de sus co-emprendedores) sobre su nueva empresa, al menos hasta que haya renunciado oficialmente.

Si la administración se entera de su nuevo proyecto por un comentario de un cliente, es muy probable que su relación termine en pésimas condiciones.

Antes de renunciar, limite sus actividades a investigar, elaborar estrategias, planificar y obtener fondos.

Para evitar la tentación de hablar con los clientes potenciales antes de renunciar, Ian y sus socios establecieron una fecha específica para comenzar con su nuevo emprendimiento.

Saber que se estarían dedicando a su nueva empresa en tan sólo un par de semanas les permitió terminar su trabajo de buena manera.

2. Comparta su plan cuando se vaya

Cuando los propietarios y gerentes de su empresa se enteran que usted va a renunciar para iniciar un proyecto en el mismo sector, pueden sentirse preocupados de que usted vaya a robarles sus clientes, o proporcionar un servicio idéntico.

Aunque puede haber cierta superposición, su actual empleador probablemente tenga una propuesta diferente u otro enfoque en cuanto a su relación con los clientes.

Explicarle su plan a su jefe y, posiblemente, a un alto ejecutivo o al propietario, le da la oportunidad de hacerlos sentir menos amenazados por su nuevo emprendimiento.

Si bien pueden seguir sintiendo que usted se transformará en una competencia, esto demostrará un alto grado de integridad.

Además, si se oponen rotundamente a su plan y creen que tienen el derecho de impedir su nuevo negocio por vías legales, tendrá la oportunidad de llegar a un acuerdo amigable.

3. Ofrézcase a ayudar durante la transición

Usted probablemente tenga un papel importante para su empleador actual, y su salida puede dejar un agujero, que tardará un tiempo en ser cubierto.

Al renunciar, puede ofrecerse a completar algunas tareas u ocuparse de ciertas responsabilidades durante un tiempo, como una especie de consultor externo.

Si bien su jefe puede optar por rechazar su oferta, su propuesta dará la imagen de que usted se preocupa por la empresa y quiere mantener una buena relación a futuro.

4. Hágales saber cómo pueden ayudarlo

Uno de los principales beneficios de renunciar en buenos términos es que usted puede pedirle ayuda a su ex-jefe. Puede proporcionarle referencias para su nueva empresa, o contactarlo con proveedores.

¡ Aprenda cómo ganar más dinero haciendo que el dinero trabaje para usted !! (que es lo que hacen los inversionistas)
Para ello, le invitamos a inscribirse ahora en nuestro curso en Internet para Inversores gratis Aprenda a Invertir y Administrar su dinero