10 cosas que los hoteles no quieren que sepas

Hay ciertas cosas sobre los hoteles que pueden hacer que tu estadía sea menos agradable. Pero conociendo estas 10 cosas -que los hoteles preferirían mantener en secreto- podrás ahorrar dinero, evitarte sorpresas desagradables y aprovechar al máximo tu estadía…
Es bastante fácil encontrar descuentos en la web

La
llegada de internet ha resultado muy útil para los viajeros que buscan ahorrar un poco de dinero en sus tarifas hoteleras.

Para empezar
, resulta más fácil comparar las tarifas durante diferentes fechas, o ver qué días de la semana suelen ser menos costosos.

Muchos sitios
web nos muestran de forma automáticamente las tarifas de diferentes hoteles, basándose en la cantidad de dinero que esté dispuesto a pagar y las comodidades que necesita, además de las fechas de su viaje.

Si
sus planes de viaje son flexibles, échele un vistazo a la sección de "ofertas" del sitio -a menudo se pueden conseguir mayores ahorros adquiriendo de manera conjunta el pasaje aéreo, el alojamiento y otros servicios.

Usted puede obtener una tarifa más conveniente

Si
usted ya tiene un hotel o una cadena específica en mente, no llame al número 0800 para reservar. En su lugar, realice una pequeña investigación sobre sus tarifas publicadas y, luego, llame directamente a la recepción del hotel.

Pregunte qué
ofertas especiales ofrecen en ese momento y si ofrecen algún descuento.

El empleado
podrá decirle cuántas habitaciones se han reservado para ese momento específico y, si el hotel no está completo, probablemente le ofrezcan una tarifa más conveniente para asegurarse una reserva.

Si
usted es miembro del club de recompensas de ese hotel, no olvide mencionarlo -si no es así, averigüe acerca de la suscripción, para ver si eso le permitirá reducir el precio aún más.

Aproveche los servicios gratuitos (y tenga cuidado con los que no lo son)

Es fácil
gastar un monto mucho mayor al de la tarifa básica en un hotel, si usted utiliza el minibar, el estacionamiento y quién sabe qué más.

Aproveche
los servicios gratuitos, como el desayuno continental, y averigüe si hay alguna oferta para el resto.

Por ejemplo
, si usted nota que el estacionamiento está lleno, pregúntele al personal si, a cambio, pueden hacerle un descuento en la tarifa diaria.

Algunos
hoteles cobran una "cuota por servicios cotidianas", que cubre una amplia variedad de servicios, como el acceso al WiFi, cócteles de cortesía, impresión y entrega de diarios.

Si su hotel
le cobra una tarifa de este tipo, asegúrese de pedir una lista de los servicios incluidos. De esa manera, usted podrá aprovechar al máximo los servicios por los que ya ha pagado.

Su habitación no está tan limpia como parece

Uno de los beneficios
secundarios de alojarse en un hotel es que incluye el servicio. Usted no tiene que hacerse la cama, barrer ni limpiar el baño -otra persona hace todo esto y más por usted.

Pero, a pesar de lo
ordenada que pueda parecer su habitación, ¿está realmente limpia?

Es
importante recordar que cientos de personas pasan por una habitación de hotel a lo largo de un año, y que es prácticamente imposible eliminar toda evidencia de los huéspedes anteriores.

En general
, eso no es algo por lo que haya que preocuparse. Pero hay algunos lugares de la habitación de su hotel que merecen un poco más de atención.

Los vasos,
por ejemplo -puede que sea recomendable no confiar en que han sido limpiados adecuadamente.

Fox
News informó en 2007 que una investigación por medio de una cámara oculta en varios hoteles de Atlanta reveló que los vasos y copas no suelen ser lavados adecuadamente, o que eran tratados con sustancias potencialmente nocivas.

Evítese
esta preocupación y lleve sus propios vasos.

Puede que obtenga un mejor servicio si le da propina a las mucamas

Las mucamas
de los hoteles tienen uno de los trabajos más subestimados en el rubro de los servicios. También se encuentran entre los peor remunerados.

Es por esto que
dejarle una propina a la persona encargada de la limpieza de su habitación es una buena manera de complementar sus ingresos.

La mayoría de las
mucamas probablemente no vayan a brindarle un mal servicio sólo porque no les dé propina, pero puede que obtenga un servicio excepcionalmente bueno si lo hace.

Dependiendo de
qué tan cara sea la tarifa del hotel y qué tan sucia vaya a quedar su habitación, dejar entre US$2 y US$ 5 de propina resulta apropiado.

Recuerde que es preferible dejar una propina
todos los días y no sólo al dejar el hotel. Es posible que usted tenga diferentes mucamas a lo largo de su estadía, y es recomendable darle propinas por igual a todas.

También
asegúrese de dejar la propina en un sitio claramente visible, sobre la almohada, o en la mesa, y con una nota. De esa manera, la mucama sabrá que es para ella y no dinero que se ha olvidado sobre la mesa.

Sus objetos de valor no están necesariamente a salvo en su habitación

Recuerde que usted no
es la única persona que tiene acceso a su habitación. Casi todos los miembros del personal del hotel pueden entrar en su cuarto sin su conocimiento.

Así que
, cuando salga de la habitación por un tiempo considerable, no deje nada de valor. Algunas habitaciones están equipadas con pequeñas cajas fuertes, pero no todas están aseguradas contra robo.

Si
usted tiene objetos de valor, pregúntele a los encargados del hotel si puede colocarlos en la caja fuerte del hotel, y pídales que le den un recibo.

La caja fuerte
principal suele estar asegurada, y es accesible para un número mucho menor de miembros del personal.

Los precios de las habitaciones pueden ser más baratos por la noche

Si
usted no ha hecho una reserva, podría llegar a conseguir una tarifa menor si es oportuno. Después de las 5 ó 6 de la tarde, usted tiene la posibilidad de conseguir una habitación más barata si el hotel todavía tiene lugar.

Algunos hoteles
tienen políticas que les impiden ofrecer habitaciones con descuentos, incluso si eso implica perder un cliente. Pero usted podría conseguir una habitación más costosa o una suite por el precio de una habitación común.

Por el contrario
, si ya son las 9 ó 10 de la noche, es mucho menos probable que consiga un descuento, porque el recepcionista sabe que usted no tiene tantas opciones alternativas. El momento es clave.

Puede que aún haya habitaciones disponibles, aunque el cartel diga “no hay vacantes”

Usted está desesperado buscando una habitación de hotel
a última hora, y el cartel de "no hay vacantes" aparece frente a sus ojos.

Eso significa que
absolutamente todas las habitaciones del hotel están ocupadas, ¿no es así?

Bueno,
no necesariamente. En algunos casos, una habitación puede figurar como reservada en la computadora del hotel debido a un problema de mantenimiento.

Pregúntele al recepcionista si hay alguna habitación con algún problema estético, en lugar de una habitación con un problema funcional, como un inodoro que no funciona.

Si se trata simplemente de
una alfombra manchada o una mesa rota, usted podría persuadir al recepcionista de que le permita utilizar la habitación. Si se lo pide de buena manera, incluso podría hacerle un descuento por el (pequeño) defecto.

Su cama tiene chinches

Cuidado:
las chinches se están expandiendo. Estos insectos están causando grandes problemas en hospitales, edificios de departamentos y, como puede imaginarse, en los hoteles.

El hecho de que
un hotel sea costoso no significa que sea inmune a estos bichos. Las chinches son difíciles de detectar y se propagan rápidamente.

Antes de reservar
una habitación, revise el
Registro de chinches. Este servicio gratuito realiza un seguimiento de todas las apariciones registradas de chinches en diferentes sitios, incluyendo hoteles.

Los
informes están fechados, y en algunos casos se incluyen las respuestas de los hoteles, e incluso los cambios en el personal. De esta forma, usted podrá juzgar si el problema ha sido tratado adecuadamente, y si se siente seguro hospedándose allí.

No crea todo lo que lee

Las reservas en los hoteles suelen
hacerse a ciegas. Por lo tanto, usted tiene que confiar en la información que el hotel ofrece a través de su sitio web.

Y, por supuesto
, estos sitios web están diseñados para convencerlo de hospedarse en ese establecimiento en particular, por lo que probablemente no sea del todo honesto.

Si lee que un hotel
está ubicado "a minutos" de una atracción o un lugar en particular, ¿qué significa esto realmente?

Ingrese a
Google Maps para ver si eso significa "a 60 minutos caminando" o "a 10 minutos en taxi." Averiguar este tipo de datos antes de realizar la reserva puede ahorrarle una desagradable sorpresa al llegar.