Home > Familia > Padres e hijos

Límites y rebeldía

Cómo evitar los accidentes en los columpios

Los niños pueden pasarse horas subidos a una hamaca, sin que sus padres estén conscientes de los riesgos eventuales. ¿Cuáles son los aspectos fundamentales que hay que considerar para prevenir accidentes?

Un niño nunca puede estar solo cuando juega en un columpio. “Es bastante frecuente que los padres o las madres que llevan a los pequeños al parque se distraigan o comiencen a hablar con otras personas mientras sus hijos se están columpiando.

Este juego es uno de los más inseguros que pueden existir ya que muchos accidentes que ocurren son evitables porque responden a negligencias de los adultos.

Siempre alguien mayor tiene que estar cerca del columpio porque un niño se puede resbalar, marear y caer o jugar con otro niño en un mismo columpio.

Aunque parezca extraño, muchas padres no se enteran de lo que los hijos hacen hasta que los ven en el suelo llorando”, explica la pediatra española Ingrid Rocha Vilar.

Recomendaciones de seguridad para columpios

1.- El adulto que acompaña al niño al parque debe sentar al pequeño en el asiento del columpio y sujetarlo con el cinturón de seguridad. Si no dispone de él, lo más acertado es buscar otro columpio que sí lo tenga.

2.- El adulto debe colocarse delante del columpio y no detrás, ya que muchas caídas se pueden evitar si hay alguien delante y no en la parte trasera.

3.- Si el niño se quiere bajar, el acompañante debe parar el columpio por completo. Si no se frena del todo, el pequeño puede sufrir una caída o lesión.

4.- Es preciso asegurarse de que el menor está bien sentado en el columpio. “Muchos niños se paran o se arrodillan. Estas posturas son extremadamente peligrosas, sobre todo cuando se alcanza mucha facilidad.

Los padres no deben permitir este comportamiento y de ser necesario, habrá que bajar al niño del columpio y marcharse del parque”, determina la profesional.

5.- Los columpios no deben presentar roturas, deformaciones o cambios de dimensiones en el asiento.

Tampoco deben utilizarse dispositivos de suspensión rígidos como barras metálicas, sino que deben conformarse por cadenas o cuerdas.

6.- La distancia lateral mínima deberá ser de 1,5 metros en general. Por delante y detrás del columpio debe ser superior a los tres metros.

Los columpios son uno de los entretenimientos favoritos de niños y niñas, pero es fundamental que los padres puedan distinguir entre un columpio seguro y uno que no está en condiciones de albergar a un menor.

No es conveniente subir a un niño a un columpio roto o que no da la sensación de firmeza. Tampoco se recomienda su uso si no dispone de un cinturón de seguridad que pueda sujetar al menor y mantenerlo seguro en la silla.

 

Mario Casale

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Mario Casale

8 claves para educar sin gritar

8 claves para educar sin gritar

La mayoría de los padres tendemos a gritar a nuestros hijos de vez en cuando. Aunque sepamos que no es lo correcto creemos que es la única solución, pero no lo es…

Abuelos cool

Abuelos cool

Una mirada sobre el complejo mundo de los nietos, utilizando su propio lenguaje

La maternidad después de los 40...

La maternidad después de los 40...

La prioridad del estudio o el trabajo, ha dejado a muchas mujeres pendiente la tarea de ser madre una vez superada la etapa convencional de los 20 y los 30. Existen muchos miedos acerca de las llamadas “Madres-Abuelas”, pero sin embargo, la ciencia nos muestra otra cosa...

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: