Virtuoso del encanto

A la vista sagrada de cualquier pájaro en el ojo de su vuelo puedo ver el todo
Pagina nueva 1

Los vagones que llevan y traen

de mi casa a mi casa

lo que requiero

A veces lentos

A veces otros

A veces nunca

Me percato de mis miserias

Y en la mentira

de mis trajes de orgullo

siento un profundo amor

por las heroínas de la televisión

Por las madres de los cuentos

que me duermen cada noche

Mi pareja roba conmigo

todo lo común

pero es una treta separada

Se apropia

de la liturgia de los nombres

Es la que me lleva del misterio

de cada una a la otra

en la madera esclavizada y recia

donde se levantan las paredes

de mi día

Tramando su salvación

el agorero busca un canto

donde pueda confesar sus verdades

Lo certero de su tono

-siempre impersonal

Suya siempre la palabra definitiva

Me pongo, entonces, a hacer amigos

Hurgando en todos

quiero pulir mis posesiones

Me visto de jugador

pero nadie me cree

Me visto de hambre

pero no logro convencer a nadie

Escapo del alma

y no se habla

del animal prófugo

del infiel

Vuelve

regresa el perro

cansado

a su condición

y todos se burlan

y me quieren echar

DECADENCIA

Ese que se detiene en la angustia

de tu grito

¿es un hombre en realidad

o el destrozo

del sueño que no sabes conciliar?

Si por tus arterias corres

siendo la sangre una y tu compañera

¿por qué no te detienes

antes de agotar

la sombra que hoy, amable

te quiere cobijar bajo el papel

en el que nunca podrás escribir?

Serás millonario

y bandolero

y todo lo que siempre queda

entre ambos

y se contiene en los dos

Escudero

con iniciales en las armas

portando la lanza

que redobla al viento

y agrieta las murallas

Serás organista en el salón principal

comprando amor sin conquistar a nadie

Caballero y espía muy encubierto

Labrador y dueño de ti

hasta los cimientos

Lo que te llega no lo manda nadie

está cerca

simplemente

porque lo pediste

y lo que aúlla en tu deseo

es la cintura de esa hembra

que nunca podrás tocar

Cantor sin música ni distancias

con ingenio forjando versos en fierro

Herrero del atardecer

Entonces concluyes

que lo de vampiro

no viene por la sangre

sino por ese afán tuyo

de viajar ciego y sin sonido

Lo lamentable de tu condición

no es otra cosa que el resultado

de tu amor por las plañideras

y el llanto no es de nadie

aunque lo tengas bien pagado

y lo creas merecer