Vintage, el retorno de la moda de los años gloriosos

El vintage, revival de la moda de décadas pasadas, es un tributo a la nostalgia, y también una forma de ahorrar dinero y vestirse con personalidad.

Algunos, las elegirán por razones económicas. Otros, como una forma de lograr un toque de distinción y personalidad. También estarán quienes las utilizarán para presentarse en fiestas y shows. Y por último, se pueden encontrar quienes optarán por ellas para volver a sentirse como en los gloriosos años de su juventud.

Lo cierto es que, sea cual sea la razón, cada vez son más quienes, al momento de comprar ropa, optan por dirigirse a tiendas de segunda mano para hacerse de prendas muy nostálgicas, confeccionadas según los dictados de la moda de otros tiempos, pero que conservan su brillo y hermosura y adquieren un nuevo significado hoy en día.

Por eso mismo, también es cada vez mayor la oferta de este tipo de productos, tanto en ferias como en negocios a la calle o sitios de subastas por Internet, como Mercado Libre. Allí, se puede encontrar tanto ropa usada como sin uso, -rescatada de fábricas cerradas, lotes de remate, o productos levemente fallados-, pero que tienen un aspecto en común: haber sido diseñada para otras épocas, y por lo tanto, con un concepto de diseño diferente al actual.

Según señalan los adeptos al vintage, una de las cosas más lindas de comprar este tipo de productos, es descubrir y aprovechar las oportunidades que se pueden encontrar en los comercios, siempre a precios muy rebajados, para luego enviar las prendas a la tintorería, y, en el caso de que necesiten unos retoques, al sastre, para lograr así tener prendas como nuevas.       

Estos son sólo algunos de los productos que pudimos observar, en una recorrida por los distintos negocios, tanto de la ciudad como en línea, a precios que, en promedio, eran un cincuenta por ciento menor que el costo de sus similares en los negocios tradicionales.

Se pueden encontrar marcas que ya no se fabrican en muchos países, como Lee, Fiorucci, Kansas, By Deep, Flecha, o Rahinia, pero también firmas de diseñadores como Pierre Cardin, Yves Saint Laurent, e, incluso, prendas de rezagos militares:

  • Sombreros de rafia
  • Anteojos de los setenta, y otros con marco retro
  • Remeras rayada, de principios de los noventa.
  • Trajes con costura a mano y apliques, de la década del cuarenta.
  • Vestidos fibran con cuello polo
  • Polleras de Jersey triple.
  • Twinset Valentino de los sesenta
  • Camperas de denim
  • Pantalones Oxford y pata de elefante
  • Zapatos abotinados de cuero trenzado, de los años setenta.
  • Zapatos con plataforma
  • Botas blancas y plateadas estilo western
  • Abotinados con puntera a contratono de los cincuenta.
  • Zapatillas de lona de los setenta y ochenta