Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Vibradores

Una guía para que te den el máximo placer

En realidad cualquier cosa puede ser utilizada como un “juguete sexual”, siempre y cuando esté bien aplicada y no transmita enfermedades. Cada elemento que se use como un juguete sexual debe reunir las condiciones mínimas para realmente cumplir esa función. Los juguetes más populares pueden incluir comidas, bolas anales, aceites, lociones masajeadoras, ropa interior, vibradores, cuero, cuerdas, bufandas, corbatas, etc.

En realidad usar algún juguete sexual sirve para encontrar una nueva forma de excitación en la pareja y para probar variantes a la hora del sexo. Cuando uno supera el miedo inicial a usar este tipo de juguetes, podrá disfrutar mucho de esta nueva experiencia. Obviamente hay una etapa de acostumbramiento de ambos hasta que se familiaricen con estos objetos.

Algunos hasta prefieren primero familiarizarse solos con el juguete, y una vez que lo logran recién ahí compartirlo con su pareja o con otras personas con quienes jamás pensó que lo iba a hacer, pero al tener seguridad usted lo podrá compartir sin vergüenza alguna. En realidad esto es un asunto privado entre usted y su juguete.

EL VIBRADOR

El famoso juguete conocido como vibrador no es de uso exclusivo del género femenino. Cualquier persona puede disfrutar de un juguete que vibre. Estos objetos agregan una sensación diferente a la hora del sexo. Producen un estímulo mucho más intenso del que una persona pueda brindar oral o manualmente.

Como se sabe, el cambio de movimientos y velocidad es muy importante en el sexo, y que mejor y más fácil manera de hacerlo que usando un vibrador.

Mucha gente tiene miedo de utilizar este juguete sexual porque se preguntan si una vez que le gusta el vibrador y llega rápido al orgasmo, después podrá lograrlo sin su utilización.
La respuesta es sí. Lo primero que hay que aprender es cómo llegar al orgasmo. Luego hay que habituar al cuerpo a lograr un orgasmo con sólo ser tocado o estimulado sin ningún elemento extra. En  definitiva un orgasmo es un orgasmo y cualquiera lo puede obtener con o sin vibradores.
En realidad, usar un vibrador sólo agrega una forma alternativa de llegar al orgasmo. No por esto usted perderá sensibilidad al tacto de su pareja. El vibrador no es mejor o peor que el pene del hombre. Solamente agrega otra variante más para el disfrute sexual.

Es una elección personal. Como algunas personas prefieren el sexo anal más que el sexo oral, u otras prefieren el sexo “normal” al sexo “alocado”, hay muchas personas que prefieren la utilización del vibrador. Eso depende de cada uno.

El sexo es como la comida, si no la probaste ¿cómo sabes si realmente te gusta? Lo importante del sexo es no aburrirse y el cambio es importante, por eso hay que probar variantes y el vibrador es una más entre las miles que hay en el mundo sexual. 

Mientras usted juegue con el vibrador también es importante la atmósfera y el clima que se cree, para lograr una mayor concentración en lo que esté realizando. Puede bajar las luces, taparse con las sabanas o no, poner música suave o fuerte, estar totalmente solo o con su pareja, etc. Es importante que usted sepa cuales son las mejores formas para que usted se sienta confortable. Eso varía de persona en persona.

Poder crear una atmósfera determinada puede modificar su humor. También puede sentirse confortable o excitarse más mientras lee un libro, mira una película o simplemente habla con su pareja de manera “caliente”. 

La respiración es muy importante. Respire profunda y pausadamente. Fíjese como la respiración puede cambiar su estado de excitación.
Cambie su posición en la cama, pruebe diferentes posturas: totalmente acostada, de rodillas, con las piernas arriba, parada, etc. Cambie la posición y la velocidad con la que su pareja la toca con el vibrador. Váyase fijando cual es la manera más satisfactoria para su pareja y para usted. Eso va a depender de cada persona.

Algunas prefieren que el vibrador toque directamente sus genitales, otras no. Una vez que encuentre la posición y la forma hágale saber a su pareja cual le resulta más excitante. Usted incluso puede ir variando día a día. Eso es lo interesante del sexo. Y si en un principio no consigue tener un orgasmo no se preocupe, porque la base de sentir placer no es tener un orgasmo sí o sí, sino sentir placer al hacerlo. Tener un orgasmo es sólo una fase del placer, pero acuérdese de todas las anteriores. Una no es mejor que la otra, solamente son diferentes. En la variedad se encuentra el verdadero placer.

El clásico vibrador es el que tiene forma de pene y la mayoría están hechos de plástico. Éste viene con pilas recargables y a la mayoría de la gente que lo usa le parece un elemento que brinda mucho placer. El único defecto que tiene es que la mayoría de las pilas tienen una corta vida de uso, y el aparato puede dejar de vibrar mientras usted lo este utilizando.
Existen otros más caros que traen batería recargables que duran más. Pero si usted recién empieza a conocer este mundo con uno barato y a pilas le será suficiente. Ahora, si a usted le gusta mucho y lo considera un elemento indispensable a la hora de tener sexo, lo recomendable es adquirir uno mucho más caro.

Estos últimos vibradores tienen una vida útil mucho más extensa que los otros. Hasta algunos también se pueden enchufar en las paredes. La mayoría de los vibradores son largos y delgados, y vienen con una bola suave en la cabeza, que generalmente es la que causa el mayor placer. Generalmente vienen con dos velocidades. Esto permite un estímulo más preciso, dependiendo del gusto de cada persona. Si le gusta más rápido o más lento. 

Existen otros con cabezas desmontables e intercambiables, desde más suaves hasta las más duras, para poder experimentar diferentes sensaciones. Estos son los más caros del mercado, pero son de un material muy bueno y raramente dejan de funcionar.

Una buena oportunidad para mejorar tu vida sexual, es realizar un Taller de Sexualidad y Erotismo como el que puedes realizar gratis haciendo clic aquí.

También puedes encontrar otros cursos gratis que te ayudarán a mejorar tu sexualidad y tu relación de pareja en:

Sexo y comida: el Tantra del amor

Cocina afrodisíaca

 

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
EnPlenitud ©Copyright 2000-2018