Vestidos y accesorios: los mejores para tu personalidad

Las claves para el uso y combinación de los accesorios: zapatos, bolsos, collares...

Los accesorios son el complemento de cualquier vestuario, pues contribuyen a resaltar la imagen femenina. Por lo tanto, hay que prestarles especial atención.

Los accesorios deben combinar en diseño, tamaño y color con el resto del atuendo e integrarse a su estilo personal. Inclusive, deben armonizar con su maquillaje y peinado. Recuerde que no son puntos para llamar la atención. Por lo tanto deben ser discretos.



La armonía es esencial al elegir sus accesorios. Si es de estatura más bien bajita, sería ilógico que eligiera un bolso gigantesco.

Si el tono predominante de la ropa que ha elegido es el rojo, evite los zapatos azules y un bolso verde. ¡No armonizan!

Tenga bien presente la hora del día. Por ejemplo, evite la formalidad de las perlas y el brillo del cristal de roca en la mañana; sáqueles mejor partido en la noche.

Sin embargo, puede elegir un collar de cuentas de colores -que armonicen con otros tonos predominantes en su atuendo- y que se convierta en el complemento perfecto de su vestuario. Es lo más apropiado. 

¿Los zapatos…? ¡¡Importantísimos!! Elija siempre diseños actuales, pero que no resten espontaneidad a sus movimientos. Por supuesto, los zapatos, el bolso y el cinturón deben guardar cierta armonía. 

En cuanto a las joyas, hay una regla infalible: discreción al máximo. ¡Sígala!

Y, por supuesto, es fundamental desarrollar un sentido del balance, del equilibrio de diseños, texturas y colores. Por ejemplo, un collar de piedras legítimas no debe ser opacado por una profusión de brazaletes, anillos y prendedores (aunque también sean legítimos), porque le restaría impacto.

En el trabajo, proyecte una imagen siempre elegante pero conservadora, sobre todo si se trata de una mujer ejecutiva.

Rechace todos aquellos diseños que puedan llamar excesivamente la atención, aunque quizás sean los más apropiados para otras ocasiones. Evite los escotes exagerados, las telas demasiado reveladoras, así como el exceso de maquillaje, joyas, etc.
La oficina tampoco es un lugar apropiado para llevar zapatillas, jeans o modelos muy deportivos o informales. 

Fuente: www.mujerbonita.com

Y si quieres aprender a resaltar tu belleza, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Maquillaje, haciendo clic aquí.