Un club para los amantes de McDonalds

Puede que alguna vez, al llevar a nuestros hijos a Mc Donald´s y observar los juguetes que le regalaban en la Cajita Feliz, hayamos pensado que era una lastima que terminen rotos y tirados por el piso. Sin embargo, desde 1980, existe en Estados Unidos un club de coleccionistas de objetos de Mc Donald´s, que se encargan de mantener todas sus colecciones completas.

En los años 60, el artista plástico Andy Warhol inmortalizo una lata de sopas Campbell en un exitoso cuadro cuya copia se puede encontrar en la actualidad en varias oficinas con decoración posmoderna.

A su arte lo denomino pop-art, y en ellos incluía todo tipo de iconos de la sociedad de consumo urbana, desde envases de productos alimenticios hasta artistas del cine como Marilyn Monroe y Elvis Presley. Lo que Warhol intentó demostrar es que había arte y belleza en aquellos objetos que estaban condenados a la fabricación en serie y al consumo masivo.

Treinta años mas tarde, la idea de otorgarle una importancia suprema a estos objetos, no sorprende a nadie. Muchos de ellos son parte de nuestra vida diaria y nos ayudan a recordar los tiempos pasados en que, al igual que ahora, disfrutábamos de poseerlos.

En 1990, en la localidad de Fremont, situada en el Estado de Ohio, Estados Unidos, Linda Gegorsky decidió encausar su pasión por los objetos de Mc Donald´s -que coleccionaba desde principios de los 80- en un club que agrupe a todos aquellos que compartían su mismo hobbie.

Así, alquiló la sala de un gimnasio para ofrecer una comida a 50 personas que se habían suscripto a un boletín mensual sobre las nuevas promociones de Mc Donald´s, pidiéndoles que llevasen todas sus colecciones de objetos al lugar.

Asistieron dieciocho coleccionistas, que se quedaron toda la tarde mostrando e intercambiando sus cajitas felices, muñequitos, folletos, uniformes, prendedores, envoltorios, envases o cualquier otra cosa relacionada con la cadena de comidas.

Por la noche nadie se había retirado todavía, y todos estuvieron muy interesados en formar un club para continuar la relación y ayudarse mutuamente con sus colecciones.

Fue elegida como presidente la propia Linda, y Jim Wolfe, también de Ohio, fue elegido como secretario general, puesto que tenía una larga amistad con Linda, y ya era miembro del club de coleccionistas de Coca-Cola. En tanto, la tesorería fue otorgada al hermano de Linda, Jim Gegrosky.

La segunda reunión de sus miembros se realizó en Chicago, y consistió en una exposición e intercambio de colecciones a la que asistieron aproximadamente 50 personas. La tercera, organizada por Rich Seidelman en un hotel tuvo un éxito rotundo, y duró tres días.

En 1997, se realizó en St. Luis la primera reunión nacional de coleccionistas de objetos de Mc Donald´s. Para entonces ya existían clubes regionales en Florida, Rochester, Nueva York, Minnessota, y Georgia.

Al año siguiente, la cantidad de miembros del club ya sumaban 1.300. En estas reuniones, se comenzó a otorgar los prendedores (pins) de miembros del club y de asistentes a las convenciones.

Estos pins son similares a los que usan los empleados de Mc Donald´s en sus uniformes, pero poseen una inscripción que certifica haber participado en el club y los eventos.

En la actualidad, el club cuenta con un boletín mensual de 14 páginas, dirigido por Sharon Iranpour. En la publicación, se incluyen las actividades del club, entrevistas a los coleccionistas, fechas y horarios de las exhibiciones donde además de vende o intercambia material, y una sección para ofrecer en canje o en venta objetos de colección.

Si bien el club tiene una estrecha relación con la empresa Mc Donald´s, funciona de manera independiente. Todos sus miembros son voluntarios, nadie cobra ningún sueldo, y no tiene ningún tipo de lucro.

Compartir |