¿Un clavo saca a otro clavo?

¿Cómo olvidar a un viejo amor sin hacer daño a nadie?

La búsqueda de una solución externa cuando el problema está dentro es un error frecuente en el cual cae mucha gente que intenta mantenerse en pie sin sucumbir al embate de un mal amor.

Recomendaciones para después de una ruptura

· Tras una ruptura es muy complejo volver a estar solo. “Hay individuos que nunca han estado solos. Siempre han saltado de relación en relación.

Tienen miedo a encontrarse con ellos mismos y tienen muy poca tolerancia al dolor. El duelo hay que hacerlo para poder superar de manera sana un quiebre amoroso y volver a estar pleno para la próxima vez que el amor toque las puertas.

Para eso hay que tomar distancia de todo y comenzar a sanar sin culparse ni culpar al otro
”, comenta la psicóloga española Leticia Belmonte.

· Mejorar la autoestima es clave para no cometer dos veces el mismo error. “Que una relación amorosa llegue a su fin no significa que haya que desvalorarse o querer recuperar en alguien nuevo lo que antes se tenía porque lo que ha terminado ha quedado atrás para siempre.

Hay que volver a construirse y eso se logra basándose en la reconstrucción de uno mismo
”, comenta la terapeuta.

· Centrarse en otras actividades y no focalizar toda la angustia en lo que ha pasado. “Es importante que aquellos que atraviesan un desengaño amoroso o una ruptura sean capaces de tener la fortaleza necesaria para poder quererse lo suficiente y eso solamente se logra con equilibrio.

El trabajo, los amigos, la familia y la actividad de algún deporte o hobby ayudan lo suficiente para salir más rápidamente del momento de crisis que se vive
”, explica Belmonte.

· Si en el camino hacia la recuperación se conoce a una persona, “hay que intentar ser lo más claros posible para no dar falsas expectativas y hacerle a otra persona lo que nos han hecho a nosotros.

Jugar con los sentimientos del otro muchas veces es un acto inconsciente que se realizar como un mecanismo de defensa para no sentir el agobio de la soledad.

Hay que conseguir tener cierta madurez emocional para poder afrontar este momento dignamente sin lastimar a nadie y sin seguir perjudicándonos a nosotros mismos”
, argumenta a psicóloga.

Paso a paso:

· Darse el tiempo para hacer el duelo. “Es la única alternativa para salir sanos de una relación que ha llegado a su fin.

Si por miedo al sufrimiento, la persona se desespera e intenta lanzarse a los brazos de otro para calmar ese vacío o angustia, se estará cometiendo un gran error del que difícilmente se pueda salir indemne.

Se estará involucrando a otra persona que no ha tenido nada que ver con la pena causada sin motivo alguno
”, reflexiona la profesional.

· Ver las cosas positivas que sigue teniendo la vida. Salir con amigos, trabajar, dedicarse a algún hobby o deporte, relajan la mente, atenúan el dolor y brindan un aire renovado a la realidad.

· Una vez que la persona pueda recordar la relación pasada sin dolor ni resentimiento, se estará listo para enfrentar un nuevo vínculo amoroso.

Natalia Fernández, autora del libro “Recuperar Mi Matrimonio”, te ofrece consejos y herramientas para ayudar a las parejas en el desarrollo de una buena comunicación y la resolución de los conflictos que muchas veces llevan a la separación. Encuéntralo haciendo clic aquí