Trucos para bajar los costos fijos de su PC

El ordenador demanda diferentes insumos, imprescindibles para su funcionamiento y que tienen su costo. Pero muchos usuarios desconocen que podrían obtener los mismos resultados gastando mucho menos.

Ha pagado los 500 o 1000 dólares que le costó su computadora. Ha sido una fuerte inversión, pero ya está. ¿Ya está? En realidad, una computadora requiere de un gasto mensual fijo, que dependerá del uso que se le de, pero que nunca será de cero.

 Comenzando por la electricidad, y finalizando por el hardware de actualización, cualquier tipo de computadora requerirá que paguemos un “tributo” a su uso. Sin embargo, conociendo algunas claves, ese monto puede reducirse considerablemente, hasta llegar, dependiendo del uso, a ser de unos pocos centavos.

 Electricidad

Si bien las computadoras tienen un bajo nivel de consumo de energía, se puede,  desde el icono Administración de energía en Mi PC-Panel de control, lograr un consumo mínimo. Para esto, deberá definir cual es su tiempo de uso, es decir el que deberá esperar el Sistema Operativo para apagar el monitor y el disco rígido. De esta forma, la computadora no consumirá energía para cerrar o abrir los sistemas, y no quedará prendida luego de su horario de uso.

 Una variable manual para esto, es la opción Suspender el sistema (en Inicio-Apagar el sistema) donde se puede apagar el monitor y disco rígido, dejando solo encendida la memoria RAM. Nuevamente, se ahorrarán los voltios que consume la computadora en su proceso de arranque o cierre de programas.

 Si se desea que la suspensión sea por muchas horas o días, deberá optar por la opción Hibernar (solo disponible en Windows 2000 y XP), en donde la información del RAM pasará al disco rígido, y todos los componentes se apagarán, prendiéndose automáticamente, junto con los programas que se han dejado abiertos, al tocar el botón de encendido.         

 Tal vez sean muy lindos los protectores de pantalla animados que exhibe su computadora. Pero mientras estos funcionen, se estará consumiendo la misma energía que cuando se utiliza la computadora. Por supuesto que apagarla no es la solución, ya que demandaría un gran trabajo por el solo hecho de ausentarnos unos minutos, pero sí se puede optar por sacar el protector de pantalla, en MI PC–Panel de control-Pantalla-Protector y eligiendo la opción Ninguno.

 Papel 

Sea por la síntesis que debemos entregar mañana en el trabajo, la monografía que los chicos deben hacer para la escuela, o simplemente la foto digital que queremos mostrarle a nuestras amigas, siempre necesitaremos usar papel.

 Sin embargo, el mayor consumo del mismo no suele ser destinado a los trabajos finales, sino a los borradores previos, con lo cual la mayoría de las hojas no terminan en manos del jefe ni del maestro ni de la abuela, sino en la basura. Por eso mismo, siempre se deben reutilizar las hojas que se descarten, del lado que no hayan sido impresas, hasta el momento en que estemos seguros de que tener en pantalla la versión definitiva. Esto reducirá e consumo de papel en un 50 por ciento.

 Tinta

 Este es uno de los temas más delicados para cualquier usuario de computadoras. El precio de los cartuchos es, junto a la conexión de Internet, uno de los mayores gastos de la computadora. Sin embargo aquí también hay varias opciones de ahorros.

 En primer lugar, se debería definir para qué se utilizará la impresión. Si es una versión definitiva para hacer una entrega, habrá que dejar todo como está, pero si se trata de un borrador previo a esa versión, o bien de un texto para uso personal, se podrá optar por la opción de bajo consumo de tinta. Esto se realiza dirigiéndose a Inicio-Configuración-Impresoras. Luego, con el cursor sobre la impresora cargada en su computadora, se debe apretar el botón derecho y dirigirse a Propiedades donde se seleccionará la opción de consumo económico.

 De esta forma, la impresora imprimirá menos puntos negros por pulgada, con lo que bajará la calidad de la impresión, pero también el consumo de tinta.

 Cuando se necesite reponer el cartucho, también habrá varias opciones. La más económica, es inclinarse por los reciclados que se suelen vender en los quioscos. Para esto, deberá llevar su cartucho vacío, y dejarlo unos días en el comercio, hasta que se lo recarguen.

 Si prefiere trabajar solo con productos de fábrica, la opción más económica son los genéricos, es decir cartuchos nuevos pero “sin marca” que se pueden utilizar en varias marcas de impresoras.

 En el caso de que se imprima un gran volumen de hojas, podría ser conveniente cambiar la impresora por una impresora láser. Si bien los cartuchos de las láser son más caros, estos deben ser repuestos con mucha menor periodicidad, y además se gana en velocidad, y sobre todo en calidad de impresión.

 La opción de impresoras Matriz de Punto también son una buena alternativa para dejar de consumir los cartuchos de tinta, pero la calidad de impresión es realmente mala, y los aparatos son excesivamente ruidosos. 

Internet 

Este es el otro de los ítems que más dinero consumen mensualmente. Nuevamente (aunque más que nunca) todo depende del uso que se le dé.

 En el caso de que solo se chequee el e-mail diariamente, y/o se naveguen unos pocos minutos al día, la mejor opción será la de suscribirse a un servidor de “Internet gratuita”.

 En estos casos, no deberá pagar ningún abono, sino sólo el consumo telefónico, con la misma tarifa que si estuviera realizando una comunicación telefónica de voz. Como usará el servicio pocos minutos, también pagará poco.

 Pero si el uso que le da a Internet es más frecuente, sí le convendría suscribirse a algún abono de Internet.

Según la ciudad y país, las compañías telefónicas tienen diversos planes, como navegación nocturna con tarifa fija o a precios reducidos, por lo que debería averiguar con su proveedor de servicios local.

De todos modos, examine lo que le proponen con lupa y calculadora a mano, no todas las ofertas (de las telefónicas) que relucen son oro !!

 Finalmente, si suele estar conectado a Internet más de dos horas diarias, entonces le convendrá suscribirse a un servicio de ADSL o Banda Ancha. En estos casos, pagará un importe mayor que el de un abono de Internet telefónico, pero no consumirá factura de teléfono, y tendrá las ventajas adicionales de no tener ocupada la línea telefónica y poseer una conexión más rápida.

 Software 

En este último punto, la clave está en instalarlos con juicio. Si bien es cierto que los últimos Sistemas Operativos de Windows (2000 y XP) son bastante más vistosos y prácticos que sus antecesores 98 y 95, no menos real es que muchas veces no son en absoluto necesarios para el usuario hogareño, y sólo ocupan espacio en el disco rígido.

 De hecho, incorporar este nuevo software no solo tiene un costo en la compra del soft mismo, sino que, muy probablemente, también se deberá actualizar el hardware de la maquina, puesto que el Windows 2000 y XP requieren de mucho mayor espacio y memoria RAM.

 Por eso mismo, si la “vieja” computadora sólo se usa para chequear el correo electrónico, navegar unos minutos por Internet, ver fotografías, utilizar el procesador de textos, u otras aplicaciones igualmente sencillas, no habrá mayores problemas en seguir con las antiguas versiones de 95 o 98. 

Si de todas maneras la computadora funciona algo lenta, podría probar con eliminar o desactivar programas que no se utilizan, pero que sí ocupan espacio en el disco rígido o memoria RAM, y enlentecen toda la computadora.

 Por ejemplo, muchos de los íconos que aparecen en la punta inferior derecha de la pantalla ocupan lugar en la memoria RAM, y si bien son cómodos puesto allí, usted podría lograr mayor velocidad eliminándolos (botón derecho del mouse, eliminar o desactivar). Muchos gusanos y troyanos introducidos al navegar por Internet también ocupan espacio y hacen a la computadora más lenta, por lo que no sería malo ubicarlos y eliminarlos.

 Sin embargo, para todos los casos de eliminación de software, debería solicitar la asistencia de un experto, ya que podría estar equivocadamente borrando elementos imprescindibles del software, y por ende afectando todos los programas.      

 Hardware

 La clave aquí es no concebir a la computadora como un Todo inseparable, sino como la suma de diversos elementos, algunos de los cuales pueden ser necesarios renovar, pero otros no. En consecuencia, frente a alguna posible falla, la solución no será reemplazar la CPU por completo, sino solo en algunas partes. 

La velocidad de procesamiento de datos es sin dudas lo que más afecta a cualquier usuario de computadoras. En primer lugar, se deberá tener en cuenta la memoria RAM. Esto es lo que más influye en la velocidad de cualquier computadora, por lo que seguramente, ampliando la misma, logrará obtener la velocidad deseada, o por lo menos una mayor a la actual. Para Windows 98, alcanzará con ampliarla hasta 128 MB, y para el 2000 o XP, hasta 256 MB.

 Si todavía la computadora no ha llegado a la velocidad deseada, tampoco hará falta renovarla por completo. En este caso, podría probar con cambiar el microprocesador (como mínimo un Pentium II o K6-2), o el disco rígido, a uno que tenga un RPM de cómo mínimo 7.200 y un ATA de 100, y por consiguiente pase la información a la memoria RAM de forma más rápida.

 Teniendo en cuenta todos estos secretos, podrá realizar maximizar o mantener el uso diario que le da a su computadora, pero sin dudas minimizando el que le da a su billetera… ¡No los pase por alto!