Home > Salud y Bienestar > Nutrición

Obesidad y sobrepeso

Trastornos emocionales de la alimentación

¿Eres un comedor emocional?, ¿qué se esconde detrás de ese frenesí alimentario que te lleva a comer a toda hora?

La comida es una fuente de nutrientes y energía. Sin los alimentos no lograríamos llevar a cabo nuestras actividades cotidianas. Nuestros músculos perderían tono, el sistema nervioso fallaría, etcétera. Todos necesitamos comida. 

Sin embargo, la comida además tiene otro rol en nuestras vidas; un rol de confort y entretenimiento. Culturalmente e instintivamente preparamos y servimos comidas para confortar a aquellos que han experimentado pérdidas, para celebrar la alegría y para demostrar amistad o amor.  

¿Qué es la alimentación emocional? 

Ver la comida como algo más que sólo una fuente de energía, y disfrutarla simplemente por la satisfacción que provoca no tiene nada de malo. De hecho, la ciencia muestra que la comida puede promover los buenos sentimientos a través de reacciones químicas ocasionadas en nuestros cerebros.  

Lo que sí es un problema, es cuando un individuo no puede experimentar dolor, ansiedad, diversión o aburrimiento sin que la comida sea un medio para enfrentar esos sentimientos, o cuando se encuentra obsesionado con la comida, el peso y la dieta. 

Los comedores emocionales utilizan la comida como una forma de distraer la atención de determinados sentimientos. No obstante, ingerir esos alimentos conduce a sentimientos de culpa, que sólo pueden ser apaciguados con más comida, dieta restrictiva, ejercicio excesivo o evacuando. 

Esta clase de personas tiende de valorarse según el peso o de acuerdo al cumplimiento o no de una dieta. A raíz de esta relación distorsionada con la comida, los alimentos son calificados como “buenos” o “malos”.  

¿Pero un alimento tiene esas características de bondad o maldad? ¿Acaso una arveja puede salirse de su guiso y golpearnos en el ojo? La alimentación emocional puede derivar en serios desórdenes alimenticios y en depresión. 

¿Eres un comedor emocional? 

¿Te inclinas hacia la comida por otras razones que el hambre? ¿Te obsesionas con pensamientos acerca de la comida?  

¿Pruebas dietas con regularidad y fallas, desencadenando una sensación de culpa y exceso? ¿Piensas en purgarte lanzando o utilizando laxantes? ¿Ejercitas compulsivamente cuando crees que has comido demasiado? 

¿Cómo recuperarse? 

Cuando el comedor emocional falla en mantenerse apegado a una dieta experimenta sentimientos de culpa que sólo pueden ser sofocados con más comida, más culpa y más castigo.  

En lugar de tratar de concentrarse en lo que ingiere, el comedor emocional necesita aprender nuevas técnicas para lidiar con las emociones estresantes. A menudo, se requiere la ayuda de personal profesional o psicoterapia.  

Se trata de encontrar una forma de reemplazar el regocijo que proporciona el alimento y volver a dar a la comida un rol saludable. 

Si quieres conocer las dietas que realmente funcionan, descarga ahora nuestro libro gratis Adelgazar con salud-Las dietas que funcionan, haciendo clic aquí.

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

Llegó el turno de los chistes machistas

Llegó el turno de los chistes machistas

Lo sabíamos, tarde o temprano llegaría el contraataque de “ellos”....

Cómo deshacerte de una PC vieja sin correr riesgos

Cómo deshacerte de una PC vieja sin correr riesgos

Consejos de seguridad para que no te roben información al desechar una computadora

Leyes de Murphy para parejas

Y algunas para la TV, los deportes y la oficina

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: