Soluciones arquitectónicas para familias múltiples

Los míos, los tuyos y los nuestros: cómo hacerles un lugar.
El aspecto de la sexualidad que sí puede verse condicionada con el paso de los años es la genitalidad

Los cambios en la estructura de la familia moderna hace que sean cada vez más frecuentes las parejas que tienen hijos propios y de matrimonios anteriores, con quienes conviven a tiempo completo o parcial.

Llegado el momento de compartir un hogar, se presentan una variada gama de inconvenientes, entre ellos el habitual “mis hijos vienen dos días a la semana, ¿dónde los meto?”.

Lo importante es que en la vivienda exista la posibilidad de brindar a cada uno un espacio propio por pequeño que fuere, adaptándose al mismo tiempo a las diversas situaciones particulares que puedan presentarse.

Los hijos de los primeros matrimonios tienen, por lo general, bastante diferencia de edad con los chicos de la nueva familia. Lo ideal es destinarles un lugar independiente: por ejemplo construyendo o reciclando un desván o un quincho separado del resto de la casa.

Muchas casas y PH, sobre todo las más antiguas tienen espacio en las terrazas que pueden servir de habitación alternativa, si no como dormitorio al menos como salón multiuso para las actividades que necesitan aislamiento (como el estudio) o mayor privacidad para no generar conflictos (como tocar música, no sean mal pensados).

Opciones para sortear el problema del espacio escaso

* Habitaciones camarote: Son dormitorios de 2 por 3 metros que permiten que todos los hijos tengan, como mínimo, un lugar íntimo para dormir y guardar la ropa. Obliga a integrar este ambiente al resto de la casa cuando los hijos no están por varios días. 

*Paredes corredizas, en reemplazo de una pared. La puerta puede tener dos hojas de 70 centímetros cada una: al abrirse por completo, van embutidas en la pared y el dormitorio quedará integrado a otro ambiente.

* Para evitar que los ruidos de afuera invadan el cuarto, las puertas pueden incorporar elementos absorbentes, como espumas de celulosa o lanas de vidrio.

* Un entrepiso o mezzanine. Si los dormitorios más amplios les tocan a los hermanos que van a la casa esporádicamente, la posibilidad es armar un entrepiso sobre una parte de la habitación. Con lo que resta será suficiente para que uno de los hijos, ubique su cama en la parte de arriba.

De esta forma, todo el espacio de abajo se puede usar como escritorio o lugar de juegos sin perder ni un centímetro de espacio. Y además, la cama de arriba se convertirá en un lugar propio para dormir.

Cómo resolver conflictos de hermanos por las instalaciones

Un asunto importante para toda familia numerosa es resolver de antemano las instalaciones. Por cuestiones prácticas, es bueno tener previstas las salidas del teléfono en todos los ambientes y también las tomas para las computadoras y los televisores. 

  • “Apúrate que llego tarde al colegio”, “tengo que ir a trabajar”, “¿no me dejas entrar que recién llego?”. El eterno problema de los baños. Si el presupuesto, y el espacio, lo permiten, se pueden organizar los toilettes de a grupos: uno para el matrimonio, otro más pequeños para los chicos que viven en la casa y otro para los hijos mayores.

  • En el caso, más corriente, que esto no sea posible, se puede dividir el baño en dos o en tres partes, como en los baños con toilette: a la entrada puede ubicarse el lavatorio y, a los costados, puede haber un mini espacio para la ducha y otro para el inodoro y el bidet.

    De esta manera, varios hermanos pueden usar el baño al mismo tiempo, mientras no quieran hacer todos lo mismo.

Y si quieres aprender a realizar por ti mismo todos esos arreglos que tu hogar está necesitando, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Arreglos del Hogar, haciendo clic aquí.