Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

¿Sólo consigues tipos complicados?

¿Qué pasa contigo?… ¿Por qué desde que tenías quince años y te perseguía el “viejo amigo de la familia”, siempre has conseguido tipos complicados?
  
  

¿Te siguen los casados, los separados, los indecisos?…
Lee esta nota y comienza a pensar que a lo mejor la falla esta en ti.


 

¿Cuántos años tenia usted
cuando empezó a darse cuenta que su ideal de hombre no se parecía en nada a ese
que había conocido?… ¿Quince, dieciséis?…

 

Recuerde que primero fue un
amigo de la familia, “el tío bueno”, un señor mayorcito que parecía muy de fiar
y que era el admirado de sus padres, por su don de gentes y su envidiable
posición económica. La mimaba mucho.

 

Y de pronto,
inesperadamente, él hablo con usted, diciéndole que lo tenía loco de amor y que
estaba dispuesto a separarse de su mujer después de 26 años de matrimonio, para
casarse con “su nena”.

 

Y a usted se le produjo tal
revuelo en la cabeza, que fue una suerte la ocurrencia de sus padres de mandarla
con su abuela, porque usted se pasó tres meses olvidándose del “tío bueno”. De
lo contrario, él la hubiera encandilado y otro gallo cantaría.

 

Después usted empezó a notar
que su medico la perseguía con fines muy poco claros. Usted sabia perfectamente
que se trataba de un hombre inestable, con dos divorcios en su haber y una
separación aparente de su tercera esposa.

 

Y a pesar de estar en
antecedentes de que era un “tipo complicado”, confiese que le costo horrores
desprenderse de él, porque estaba empezando a convencerla que usted si era la
mujer de su vida.

 

Pero salio de la garúa para meterse en el granizo, porque su
nuevo galán, un compañero de trabajo, era tremendamente conflictuado y estaba
analizándose con el tercer psicoanalista por no ser capaz de concretar un
noviazgo u andar saltando de una mujer a otra.

 

Usted vivió ese romance muy
mal, él nunca le dijo nada definitivo y finalmente, emulando al hombre
invisible, desapareció sin dejar rastro, dejándole un gustó a desilusión en la
boca. Entonces usted ha empezado a preguntarse “¿No existen los otros, los
solteros sanos de mente, leales, normales y positivos?…

 

¿Dónde están los maridos que
consiguen mis amigas, esos ejecutivos de porvenir, sonrientes y promocionados,
que tienen el mundo en sus manos para ofrecérselo a sus enamoradas?…

 

¿Por qué, al parecer, los
únicos hombres que usted alcanza son casados, divorciados a medias, rebosantes
de conflictos interiores, apabullados por un complejo de Edipo, indeciso
crónicos, locos sueltos sin permiso del sanatorio y hasta un contrabandista por
si fuera poco?…”

 

Querida amiga, no culpe
solamente al destino que le ha fijado esos galanes como el único depositario de
su amor. Ni piense que llego última al reparto de caras y tiene que conformarse
con lo que le toque, aunque sea lo menos adecuado que existe.

 

Tal vez ha habido una
pizquita de mala suerte, pero piense que también, en casi todos los casos, usted
tuvo su parte de culpa.

 

Tiene que haber una falla en
usted, y se puede corregir. Vamos a pensar un poco.
 

1)
No se lo pase jugando a la”sexy emancipada” en cuanta reunión cena o
charla vea a un hombre que puede interesarse en usted. Piense que si es
provocativa, porque es bien proporcionada y esbelta, se promocionara siendo
discreta y sobria, mucho más que atrayendo las miradas con recursos llamativos.
Por lo general, los hombres que se acercaran a usted atraídos por ese motivo,
serán los que quieren divertirse un rato sin compromiso y, en cambio, pasara
inadvertida ante los otros, que la miraran con reticencia, preguntándose si
usted es tan libre como aparenta.
 

2)
Si usted ha estado esperando con demasiada avidez la compañía de un
hombre, es posible que se equivoque ciegamente, impulsada por su miedo a estar
sola. Ha conocido un tipo casado. Si usted tiene la certeza de que tiene una
libreta de matrimonio y su esposa goza de excelente salud, ¿para que continuar
esa carrera hacia la nada?…
 

Usted empieza a escribir una
canción que ya tiene melodía y, aunque piense que la suya es mejor, lo mas
probable es que termine en el silencio, porque el pentagrama ya esta ocupado. No
se engañe con eso “de que el no es feliz con ella”. Es el cuento mas viejo del
mundo, y lo cuenta todos. No piense que si no se separo es porque no tuvo
oportunidad y que lo hará mañana. No planee empezar su vida sobre las ruinas de
otra, ni se convenza que la imagen de destructora de hogares le queda muy
sentadora y esta muy en onda.
 

3)
Si ya sabe que la cosa no tiene solución, no cultive la esperanza vana.
Corte por lo sano. Las operaciones hechas a tiempo suelen salvar al paciente. Si
él va a ofrecerle algo concreto, que lo haga después, no durante. Si realmente
no ama a su mujer, que la deje cuando se le de la gana. Pero que usted no tenga
que echarse en cara que tuvo la culpa. Si continua metida en ese lió, se vera
cada vez mas enredada y con menos posibilidades de abrirse. Y si hay algún
hombre joven y libre que quiere intentar amarla y a quien usted podría querer si
solo lo conociera, no podrá acercarse, porque usted estará escondida en ese amor
inútil, perdiendo años de su vida.
 

4)
No perdone en exceso. Usted no es el último orejón del tarro para
soportar humores de tipos histéricos o desaires de pretendientes comprometidos.
No se humille para no perder, que a lo mejor el futuro esta justamente en
terminar esa mala relación y empezar una perfecta.
 

5)
No confié demasiado en los sujetos fascinantes que recién conoce. No se
muestre demasiado comunicativa y dispuesta a contarle todas su decepciones
anteriores. Sus muchas aventuras no le añaden encanto, no sea ilusa. Recuerde
que todavía hay hombres que prefieren creer que son los primeros en la
existencia de la mujer que van a amar. Si usted relata sus decepciones habrá
muchos interesados en proporcionarle otras nuevas.
 

6)
No acepte invitaciones equivocas, porque la consume la curiosidad, en su
vida con su inexperiencia habitual. Recuerde que la curiosidad mata al hombre,
pero mucho más a la mujer. “Quiero mostrarte un lugar diferente, donde asiste
gente muy especial, y se vive experiencias muy extrañas”… “Iremos a pasear a
una quinta que tengo, con 47 habitaciones y una pileta olímpica. Sólo los dos,
porque allá no hay nadie…”. Tómese su tiempo para seguir a sus pretendiente
adonde quieren llevarla y no se asuste imaginando “que se ofenderán si no
acepta”. Si se enoja, tienen doble trabajo. Y usted habrá evitado malos ratos
por anticipados.
 

7)
Si asiste a una fiesta, fíjese bien a quien conoce allí, sobre todo si no
se trata de una reunión familiar, sino de una de esas “exquisitas”. Huya de los
raros, que con el sexto vaso de whisky en la mano comienzan a contarle su vida.
Y no les permita, de ninguna manera, iniciar una excursión hacia la suya sin
estar segura de quienes son y como son de sinceros. Es mucho mas fácil creerle a
un mentiroso charlatán, que a uno veraz y silencioso. Sobre todo usted, que
tiene una mano mágica para equivocarse.
 

8)
No es bueno ser perjuicios, pero tampoco descarte el examen previo de la
gente que la rodea. Si ha conocido a un hombre que hace mofa de todo lo que
usted respetaba y pone en retículo lo que usted imaginaba sagrado, no le siga
la corriente creyendo que era usted la equivocada. Huya de los tipos “demasiado
liberados”, que anuncian su total desprecio a la sociedad en que viven, que
carecen de normas de conducta y que todavía lo pregonan como una virtud
sensacional.
 

9)
Tampoco se fíe demasiado de los que hacen ostentación de su derroche,
juegan sin descanso y misteriosamente obtienen dinero de lugares invisibles.
Recuerde que el ser humano que se sacrifica para ganar lo que tiene, lo mide
para gastar con idéntico cuidado. ¿Y el que lo tira de esa manera
descontrolada, podría usted jurar que lo ha ganado de una manera recomendable?
Si no heredo de un tío rico que murió en España, cosa cada vez menos frecuente,
escápele a un tipo así, porque le va a traer complicaciones.
 

10)
No se aferre al hombre que le acaban de presentar, convencida de que es
el hombre de su vida. No se ciegue con lo primero que le ofrece, sin analizar el
resto. La soltería puede resultar más llevadera que una unión con uno de esos
“complicados”. Y la soledad más tolerable que esa compañía plagada de problemas
de toda índole, acarreados por un sujeto que introdujo.
 

11)
No se acepta demasiados regalos, ni le debe excesivos favores a un
hombre. Sobre todo si no esta bien segura de cómo es y quien es. No se obligue a
devolver con afecto lo que pudo conseguir de manera menos comprometida. Ocupe su
lugar desde el comienzo y déle a él el suyo. Que no salte etapas y no se apodere
de su vida como si usted le perteneciera por derecho propio. Dar puchito es
fácil. Ofrecer paréntesis es muy cómodo. No se conforme con abreviaturas de
amor, mi amiga. Pida el total de una persona que eso es lo que le corresponde.
No un pedacito de un hombre que pertenece a otra. No los restos de un sujeto que
siempre supo amar mal y es inestable emocionalmente.
 

12)
No perdiste en una situación donde se siente agredida. O indigna. O
ridícula. No esconda la cabecita como el avestruz, pensando que nadie lo sabe y
ninguno se da cuenta. ¡Si el amor engrandece a la gente, la ayuda a hacer cosas
positivas, la hace levantarse con animo!… Y cuando una mujer una mujer esta
sumida en un complicado amor sin salida, se siente tan pequeñitas e
insignificante como una ameba y con idéntica capacidad de creación.
 

13)
No se mete a redentora con el marido de su intima amiga “que se siente
solo durante unas vacaciones”, ni le de excesivo afecto a su primo de novio,
que vino a la ciudad por unos días. Piense que esta empezando una tarea
destinada a complicarla y que en un caso así no son ellos los que llegan
complicados, sino usted, que deliberadamente quiere complicarlos.
 

14)
No vive convencida de que eso que le ha pasado le tiene que pasar
eternamente, y que cuanto tipo complicado anda suelto por la calle será su
pareja tarde o temprano. Usted no lleva ese destino marcado en la frecuente,
sino que esta contribuyendo a construirlo .Tenga fe en sus posibilidades de amar
con dignidad y de ser amada con integridad y lo demás aparecerá solo.
 

15)
No piense nunca que si deja a ese hombre se termina el mundo. Ese hombre
solo le trajo problemas abrumadores y fueron mas las veces que lloro que las que
se rió. Es muy probable que poniéndole los puntos sobre las íes, gane siempre .O
resuelve en contra. Y en ambos casos, será para mejor, porque no hay nada peor
que mantener una situación equivoca largo tiempo.


Y por último, mírese al espejo y sonríale. Usted es una mujer en todo sentido de
la palabra. Si es bella, muy bien, y si no lo, reúne muchas otras condiciones y
muchos meritos para ser una esplendida compañera.

 

No se conforma con menos de
lo que merece. No se complique la existencia equivocándose. Hay muchos tipos
complicados. Pero también hay de los otros. Y uno de esos es para usted.


¿Quieres conocer los Pasos
para Encontrar a la Pareja Perfecta
?
Inscríbete ahora en nuestro curso gratis,
imprescindible para todo el que
busca pareja

sin encontrarla,
haciendo
clic
aquí
.