Sobre los hábitos y las actitudes

Y de cuánto dependemos de nosotros mismos sin siquiera saberlo.

¿Quién soy?

Soy tu compañía constante. Soy tu mejor ayudante o tu más pesada carga. Te impulsaré hacia adelante o te arrastraré al fracaso. Estoy a tus órdenes por completo. Puedes dejarme sin problema la mitad de lo que haces y lo haré, rápida y correctamente.

Soy fácil de manejar, sólo debes ser firme. Dime exactamente cómo hacer algo y con pocas lecciones lo haré automáticamente.

Soy el que sirve a los grandes hombres. Así también, a quienes son grandes, yo los he hecho grandes. A los que son un fracaso, yo los he hecho fracasar.

No soy una máquina, aún cuando trabajo con la precisión de una máquina con la inteligencia de un hombre. Puedes usarme para ganar o puedes usarme para la ruina; para mí, es lo mismo.

Tómame, entréname, sé firme conmigo y pondré el mundo a tus pies. Sé flexible conmigo y te destruiré.

 ¿Quién soy?

Soy… tu hábito.

Parabola del caballo

Un campesino, que luchaba con muchas dificultades, poseía algunos caballos para que lo ayudasen en los trabajos de su pequeña hacienda.
Un día, su capataz le trajo la noticia de que uno de los caballos había caído en un viejo pozo abandonado.

El pozo era muy profundo y sería extremadamente difícil sacar el caballo de allí. El campesino fue rápidamente hasta el lugar del accidente, y revisó la situación, asegurándose que el animal no se había lastimado.

Pero, por la dificultad y el alto precio para sacarlo del fondo del pozo, creyó que no valía la pena invertir en la operación de rescate. Tomó, entonces, la difícil decisión:

Determinó que el capataz sacrificase al animal tirando tierra en el pozo hasta enterrarlo, allí mismo. Y así se hizo. Los empleados, comandados por el capataz, comenzaron a lanzar tierra adentro del pozo de forma de cubrir al caballo.

Pero, a medida que la tierra caía en el animal, éste la sacudía y se iba acumulando en el fondo, posibilitando al caballo para ir subiendo.

Los hombres se dieron cuenta que el caballo no se dejaba enterrar, sino al contrario, estaba subiendo hasta que finalmente, consiguió salir!

×

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :
Y selecciona Agregar a la pantalla principal

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado

SOLO HAZ CLIC EN : Responsive image
Y selecciona Agregar a la pantalla principal